Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

jueves, 2 de abril de 2020

“El régimen lo que quiere es promover la expansión del Covid-19 para “fortalecerse” denuncia Félix Maradiaga de la UNAB.


Por Danny Pérez García. Especial para SNN / Félix Maradiaga, defensor de derechos humanos, analista, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco -UNAB-  ha estado en el ojo del huracán, al ser objeto de repetidas y severas críticas, por parte de diversos sectores políticos de oposición, tras advertir que, en estos momentos en Nicaragua, la “prioridad” es la lucha en contra de la pandemia del Covid-19.

“Entiendo que estamos en una sociedad de “heridas abiertas” y hay sectores de la oposición que, con justa razón, y de manera totalmente comprensible, tienen temor que el coronavirus nos “distraiga” o nos desvié de las otras luchas cívicas”.

“En lo personal he tenido que recibir muchas críticas, cuando he hablado de la importancia de ponerle prioridad a la prevención del Covid-19 y que eso no está desvinculado de la lucha cívica” asegura Maradiaga, en entrevista exclusiva para Impacto 540, de Radio Corporación, bajo la dirección del periodista, licenciado, Gustavo Bermúdez Herrera.

“Priorizar la lucha –reitera- en contra del contagio del coronavirus, no está desvinculado de la lucha cívica, por la sencilla razón de que el régimen Ortega-Murillo saldría “fortalecido” con una pandemia, yo estoy convencido y esto no había querido decirlo, estoy convencido –insiste- que el régimen lo que quiere hacer es “promover” la pandemia, quiere la expansión masiva de esta enfermedad” advierte enfáticamente, Félix Maradiaga, miembro del Consejo Político de la UNAB.

Reportes periodísticos del diario La Prensa, han establecido que mientras en el mundo entero, aquí mismo en la región centroamericana, se implementaban urgentes y drásticas medidas de prevención al contagio del Covid-19, el pasado 14 de marzo el régimen realizó masivas movilizaciones con el lema “Amor en Tiempos del Covid-19, apenas dos días después el 16 de marzo, el Instituto Nicaragüense- de Turismo -INTUR- anunció la realización de más de 80 actividades en todo el país.

Entre las actividades de semana santa promovidas por el INTUR está la de misas campal, alfombras pasionarias, viacrucis acuáticos, judeas, conciertos, bailatones, concursos y torneos, y a esto debe agregarse el anuncio hecho por el Instituto Nacional Forestal -INAFOR- de la realización de campañas de prevención y control de incendios forestales, tres días después en Catarina, Masaya, niños y adultos realizaron una caminata como lanzamiento de la campaña de control contra incendios.

La lista de actividades gubernamentales, en las que se han dado aglomeraciones de personas, en medio de la pandemia del coronavirus, se prolonga con la realización de la inauguración del parque acuático Apapuerta de Xinotecatl en Jinotega -20 de marzo- esto apena dos días después de la confirmación oficial del primer caso de Covid-19 en el país.

En la continuación de su intervención en el programa estelar radial Impacto 540, de Radio Corporación, Félix Maradiaga, miembro del Consejo Político de la UNAB, señala que una forma de promover la libertad en Nicaragua y el bienestar de todos los nicaragüenses, ante esta campaña de actividades masivas que promueve el régimen, es que la población haga todo lo que se tiene que hacer, para evitar que el virus entre a sus hogares.

“Por otro lado –agrega Maradiaga- si creo que hay que mantener mucho cuidado en no restarle atención a otros temas estratégicos del país, y es que en materia de derechos humanos me preocupa la actual grave situación que viven los presos políticos del régimen, no podemos dejar de hablar de ellos, los presos políticos son uno de los sectores más vulnerables del país”.

“No podemos dejar de hablar también de las personas –añade- que están siendo asesinadas en el norte de Nicaragua, sino veamos el caso de Rommel Hernández, asesinado en plena crisis del Covid-19, en Wiwili, asesinado de dos balazos a manos de dos sicarios vinculados al régimen”.

“Con esto lo que quiero decir -subraya- es de que no se trata de abandonar bajo ningún punto de vista la lucha, aquí lo que se trata es de unir esfuerzos para salvar vidas con o sin la ayuda del estado y eso requiere que todos los nicaragüenses, independientemente de nuestros signos políticos, unamos nuestros esfuerzos para “exigir” que el estado actué con toda seriedad, y eso desde mi óptica, significa buscar la unión de todas las organizaciones del país, para dar una respuesta coordinada a esta crisis sanitaria” urge.

Félix Maradiaga, enfatiza que este es el momento de demostrar con “sinceridad” el compromiso con el bienestar de los nicaragüenses sin excepción alguna, porque en estos momentos, mientras exista el riesgo real de una propagación masiva del Covid-19 en el país, y ante este riesgo latente, la “prioridad” debe ser salvar vidas.

“Yo creo que salvar vidas, es la esencia de la política, no se trata de que esto no es un tema político, porque es el régimen es el que ha politizado el tema del Covid-19, que es un tema humanitario, esto lo ha convertido en un tema político –reafirma- por su “negligencia” por su actitud “criminal” de no haber tomado medidas, en ese sentido –agrega el opositor- este momento de grave peligro, obliga a que todas las fuerzas vivas de la nación “hagan política de otra forma”.

Maradiaga, explica que las lecciones aprendidas en el manejo de pandemias, dicen claramente que necesitamos menos “confrontación” y más colaboración entre los ciudadanos, y este es el momento de ser más solidarios, es el momento de pensar en los demás, es el momento de buscar soluciones en conjunto, eso es lo que se debe de hacer, dada la falta de una respuesta del estado.

Continúa el silencio total del gobierno, ante la propuesta de un plan de acción de lucha en contra del Covid-19 que hiciera la Unidad Médica Nicaragüense, al igual que la propuesta de colaboración al gobierno para la lucha en contra de la emergencia sanitaria, por parte de un Comité Científico Multidisciplinario, conformado por epidemiólogos, pediatras, ginecólogos, neumólogos, y otros especialistas en temas de salud, y también a la propuesta de apertura de una Mesa Nacional, en donde estarían todos los sectores de la sociedad nicaragüense, enfrentando la pandemia.

Ante el silencio del régimen de Ortega a estas propuestas, de estos llamados constantes, de atender este puente y se enfrente de forma unida la grave situación de emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, Félix Maradiaga, afirma de manera categórica, “no creer” que el régimen responda a estos llamados, además es un firme convencido de que se debe ser bastante pragmáticos, no se le puede pedir caridad, ni esperar que responda el régimen, que es el mismo que asesinó a Alvarito Conrado.

“El mismo régimen –recalca Maradiaga- que continúa asesinando a hermanas y hermanos del campesinado nicaragüense, al igual que a hermanos y hermanas de las comunidades indígenas del norte de Nicaragua, y esto obliga a que con, o sin el estado, nos organicemos, que con, o sin el estado, desarrollemos mecanismos de respuestas a esta pandemia del Covid-19.

“Aquí ya tenemos unos avances –recuerda Maradiaga- como es el Comité Científico Multidisciplinario, que es una iniciativa “independiente” y autónoma de especialistas nicaragüenses, al igual que las acciones que está preparando la Unidad Médica Nicaragüense, y los grupos que han estado trabajando en la UNAB.

El opositor, urge, a que se debe de pasar a una fase de preparación en la lucha contra la pandemia del Covid-19 con mucha más intensidad, y esto quiere decir que aquí hay que preparar hospitales comunitarios a través de médicos de nuestras comunidades, voluntarios, al igual como se hizo en abril del 2018, cuando el sistema nacional de salud le dio la espalda a la población y no atendió a opositores.

 “Tenemos que empezar a tratar de identificar lugares de acopio –insta- en las iglesias de distintas denominaciones para poder hacerle frente a una eventual escasez de alimentos que se va a dar –subraya- tenemos que identificar lugares que nos puedan servir para guardar cuarentenas, tenemos que desarrollar mecanismos de apoyo a nuestros abuelitos y abuelas, a personas de tercera edad, que quedan en casa, y que para ellos debemos generar mecanismos preventivos” pormenoriza.

Maradiaga, avizora que el 80% de los casos de contagio no requerirían de hospitalización, estos se van a manejar desde las casas, y se debe de tener un protocolo de atención médica a ese 80% de personas contagiadas por el virus, para que puedan estar aisladas y para que puedan tener la atención adecuada y que no haya necesidad de que “inunden” el sistema de nacional de salud.

“En Nicaragua el 70% de la población es menor de 30 años de edad, y eso quiere decir que no están en el grupo de riesgo, así es que hay bastantes oportunidades de que se pueda evitar esta pandemia, pero eso requiere que trabajemos juntos-insiste-.
Ante la reticencia del gobierno de no suspender temporalmente las clases en el sistema educativo nacional, Félix Maradiaga –también es educador-  confirma ser necesario evitar lo más posible todo tipo de aglomeraciones, y esto de la suspensión de las clases es un tema bien controversial, pero a la vez necesario, como es el de mantener a los niños y niñas en el “distanciamiento social”.

“Eso tiene una motivación médica fundamental -añade- y es el hecho de que los niños son casi en su totalidad “asintomáticos” y estaba viendo un comunicado reciente del Ministerio de Salud de España, en donde se confirma el hallazgo de que prácticamente los niños no muestran ningún signo de sintomatología, salvo en algunos casos excepcionales, no obstante, estos tienen una alta carga viral, esto lo que quiere decir es que si en la casa hay un abuelito, abuelita, un familiar de la tercera edad, una persona con enfermedades crónicas, ese mismo niño será un vector de contagio” advierte.

“En honor a la verdad –admite Maradiaga- siendo absolutamente transparente, la Organización Mundial de la Salud –OMS- todavía no ha recomendado como una medida “generalizada” la suspensión de clases, esto lo ha dejado a criterio de los gobiernos y a criterio de los ministerios de educación, yo soy de los que optaría por medidas como las que ha tomado el presidente de El Salvador –Nayib Bukele- como las que ha tomado el gobierno de Costa Rica y como la que ha tomado el 80% del mundo, que han asumido medidas de mitigación”.

“Esas medidas de mitigación –agrega- son educación en casa, ahora en el caso concreto de Nicaragua, hay una complejidad adicional y es el hecho de que una buena parte del sistema público educativo de educación primaria reciben alimentación en la escuela, y por tanto, en las familias más pobres, a veces esa es la única comida que tienen estos niños, entonces hay que establecer de manera creativa –sugiere-  un mecanismo para que el sistema de educación, que tiene a través de las escuelas públicas desde hace prácticamente más de 20 años, ese modelo, que es el de la “merienda escolar” lo continúe dando”.

“Lo que se podría hacer –re sugiere- es hacer paquetes semanales que los padres de familia los retiren y se continúe dando la merienda escolar con las tareas en casa, en donde por ejemplo podría llegar el padre de familia una vez a la semana a las escuelas a retirar la asignación de tareas escolares en casa y a la vez la merienda escolar, esto es maneras creativas de hacerlo, e insisto, en que aunque la OMS no ha recomendado la suspensión de las clases, como una medida central hay un dicho que dice: “lo que el sabio hace al inicio, el tonto lo hace después”, no esperemos a que el contagio sea tan alto, para tomar esas medidas” sentencia.

Maradiaga, dice creer que en Nicaragua ya hay un alto contagio del Covid-19, pero que el régimen de manera “irresponsable” estaría ocultando las cifras, y ante esto se debe tener designada una zona de aislamiento en las casas, agregando saber que esto es difícil hacerlo por que muchas casas son pequeñas, pero se deben de tener algunos protocolos básicos de aislamientos, cuando haya un familiar contagiado, porque si hay una persona con el contagio y esa persona no es hipertensa, no es mayor de 70 años de edad, esa persona no tiene sobrepeso, no tiene historial de enfermedades respiratorias agudas, se vendría a recuperar con  relativa facilidad.

“El problema es –advierte- que, si en el hogar no se toman todas las medidas de precaución, el resto de toda la familia va a estar infestada por el virus y esto se va a tornar mucho más complejo, por tanto, el Ministerio de Salud debería estar al frente de toda esta situación, explicando esas medidas preventivas”.

“Y eso es precisamente lo que lamentamos, como es el hecho de que hay un “total vacío de liderazgo estatal” y es por ello que pido a las familias nicaragüenses, que, sin entrar en pánico, nos empecemos a preparar con información, educándonos con los mecanismos de prevención” concluye afirmando, en esta amplia síntesis de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, Félix Maradiaga, educador, analista, y miembro del Consejo Político de la UNAB. -

 

miércoles, 1 de abril de 2020

Esos molestos viejos vulnerables.


Por Sergio Ramírez Mercado / El País - La pandemia hace que se establezcan nuevos parámetros para medir a los ancianos, que se convierten, de pronto, en una piedra en el zapato, porque son el segmento social más vulnerable al contagio.

El personaje del cuento Una historia aburrida de Antón Chéjov, ostenta el alto rango de consejero privado en la nomenclatura imperial, y ha sido honrado con todas las condecoraciones deseables. Se trata de un anciano que nos relata sus memorias. Un anciano de 60 años de edad.

Todavía a inicios del siglo pasado, el que llegaba a los 40 años se dejaba crecer la barba, se buscaba un bastón, y olvidaba impulsos y ardores juveniles. Ya no se diga una mujer que a los treinta no se hubiera casado, era declarada oficialmente solterona y tenía que resignarse a que su vida sería la de vestir santos.

Una de las grandes proclamas humanitarias de la civilización moderna, basada en los formidables avances de la ciencia, ha sido la conquista de índices cada vez más altos de longevidad, sobre todo en los países del primer mundo. En Estados Unidos la esperanza de vida en 1900 era de 47 años, cuando hoy es de ochenta; y España, en el mismo periodo, pasó de 32 a 83 años. En medio siglo, aún América Latina ha ganado 25 años en expectativa promedio de vida, para situarse en 75 años.

El concepto de vejez temprana, entendida como senilidad, duró por muy largo tiempo en la historia de la humanidad, salvo si aceptamos como válidas las copiosas edades que se mencionan en el Antiguo Testamento, que deberíamos atribuir mejor a un error en las cuentas de los escribas.

A la misma edad del ilustre viejo de Chéjov, que a los sesenta siente que ha llegado el fin de su vida, fue que Cicerón escribió, veinte siglos atrás, su canto de cisne en De senectute. A ese anciano que mira reflexivo hacia el pasado como una forma de prepararse ante la inminencia de la muerte, desahuciado por sí mismo, se le encuentra hoy en el gimnasio.

Atlético, bien bronceado, puede servir como modelo de ropa deportiva, con un palo de golf en la mano. La gloria de la tercera edad empieza a parecer tan inmarcesible, que hay quienes piensan necesario inventar una cuarta. Y también las parejas felices de ochenta están en la publicidad, anunciando seguros de salud, vitaminas milagrosas y cremas rejuvenecedoras, ya no se diga el Viagra, porque el sexo entra también en el catálogo de derechos restituidos.

Es que la longevidad es también toda una industria de miles de millones de dólares. Norberto Bobbio, el gran pensador italiano, quien osó acercarse a la centena con plena lucidez creativa, y escribió también su propio De senectute, habla precisamente de esa inserción de los viejos en el mercado, porque son una clientela, y son cortejados como portadores de nuevas demandas de mercancías.

Los viejos tienen sueños, esperanzas, necesidades espirituales, y también materiales, y hay que satisfacerlas. Ese ha sido un notable reconocimiento que se han ganado viviendo más; son un segmento no despreciable del consumo.

Pero la pandemia del coronavirus, que saca filo al sentido de supervivencia, hace que se establezcan nuevos parámetros para medir a los viejos, que se convierten, de pronto, en una piedra en el zapato, porque son el segmento social más vulnerable al contagio. Es el grupo de riesgo por excelencia, y de allí se tiende a extraer las más variadas y coloridas conclusiones.

La que más me cautiva es la que establece que hay una urgente necesidad de escoger entre la economía y los viejos. O sacrificamos la economía, o sacrificamos a los viejos, esa es la propuesta. El vicegobernador republicano del Estado de Texas, Dan Patrick, lo dice sin andarse por las ramas: “Mi mensaje es este: volvamos al trabajo, volvamos a la vida, seamos inteligentes, y aquellos de nosotros que tenemos más de 70 años, ya nos cuidaremos de nosotros. No sacrifiquemos el país". Al menos, por lo que puede verse, Míster Patrick ofrece voluntario su pescuezo.

Este reclamo de que los viejos se sacrifiquen para salvar el todo a costas de una parte, responde a una premisa general, tal como la enuncia Lloyd Blankfein, antiguo presidente de Goldman Sachs: "Las medidas extremas para rebajar la curva del virus son adecuadas durante un tiempo para reducir la carga sobre la infraestructura sanitaria. Pero destruir la economía, los empleos y la moral es también un asunto sanitario y afecta a muchas más cosas".

Viene en respaldo suyo Dick Kovacevich, expresidente del Wells Fargo, quien propone que todos dejen el encierro de la cuarentena, y salgan a producir y a consumir: "Algunos enfermarán, algunos incluso puede que mueran, no lo sé… ¿Quieres sufrir las consecuencias económicas o el riesgo de tener síntomas parecidos a los de la gripe o una experiencia como la de gripe? Tienes que elegir".

Algunos morirán. Los viejos, ya sus cartas están marcadas. A los jóvenes no les pasará nada, les dará un simple resfrío. Y si toda la población se contamina, mejor, pues todo el mundo quedará inmunizado.

Salvo los viejos. A esos, ya les tocaba de todos modos, es la ley de la selección natural; sólo los más fuertes sobreviven. De allí que los apóstoles defensores de la religión de la economía, no tardarán en enlistar también a otros seres humanos desechables, de los que se puede prescindir en aras del bien común. Los que no puedan curarse por su cuenta, por ejemplo.

Y eso me trae a la mente también esas armas de destrucción masiva, tan inteligentes como para matar gente, pero que preservan, intacta, la economía; es decir, la infraestructura productiva y los templos del consumo. Para que nos demos cuenta que la economía, deidad abstracta hecha de cifras y curvas estadísticas, es una cosa, y la gente otra.

¿Y la longevidad que el mercado nos enseñaba en colores resplandecientes y felices? ¿Y las nuevas impresionantes cotas de esperanza de vida? Hay que olvidarse de esa conquista de la ciencia, y entregarnos todos, cuanto antes, a la normalidad de la muerte.

Mientras tanto, los viejos a escondernos.

Sergio Ramírez es escritor y premio Cervantes 2017.

Nace el Observatorio Ciudadano COVID-19 en Nicaragua.


Observatorio Ciudadano COVID-19 en Nicaragua es un esfuerzo colaborativo de un equipo interdisciplinario con información proporcionada por sociedad civil, redes  territoriales, activistas digitales o familiares de personas afectadas. Monitoreamos tanto en los aspectos sanitarios como los relacionados con irregularidades de la atención médica, actuación de organismos estatales y situación de derechos laborales en centros privados de trabajo.

Nuestros informes no representan la situación oficial del país. Sistematizamos la  información que recibimos, con el fin de proporcionar datos de la percepción de la ciudadanía en cómo se está desarrollando la epidemia en sus territorios y llenar el  vacío de información.   Iniciamos a recoger información el 14 marzo de 2020. Hemos desarrollado un instrumento    específico para la recolección de los datos, el cual se utiliza para la captura de registros que proporcionan las diversas fuentes de información en todo el territorio nacional.                     

Posteriormente se analiza y verifica la información, se cuenta con el asesoramiento de personas médicas, epidemiólogas y salubristas para el análisis y verificación de los datos.  El Observatorio Ciudadano recibe una cantidad considerable de reportes, sin embargo solamente se hará pública la información verificada por nuestras fuentes.

Al 31 de  Marzo en el Observatorio Ciudadano hemos recibido un total de 256 reportes, de los cuales se ha podido verificar un total de 63 personas afectadas con sintomatología o historia presuntiva de la enfermedad COVID-19 o sospechosos.

En la mayoría de estos casos, la persona indica que tuvo relación con el MINSA ya sea por llamada telefónica, visita domiciliaria o ingreso en alguna unidad de salud. Lo que podría indicar que a pesar que el Estado está accediendo a información, no lo está comunicando de forma transparente a la ciudadanía. Además hemos recibido 347 denuncias de irregularidades   por parte de entidades estatales o centros privados de trabajo.  

El Observatorio Ciudadano nos indica que en 11 departamentos y Regiones Autónomas  del país se están reportando síntomas presuntivos de COVID-19. Si tomamos en cuenta  los informes que no hemos podido verificar, el número de departamento se incrementa.

Según los datos que hemos monitoreado, en Nicaragua las pruebas de diagnóstico de  COVID-19 se están gestionando de forma centralizada en el Estado y en Managua, sin un protocolo claro de detección masiva pues pareciera que son usados únicamente para confirmar casos evidentes y no para aclarar casos sospechosos, esto es una limitante para  una verdadera vigilancia epidemiológica. Desconocemos además la capacidad real del  sistema de salud en cuanto a cantidad de pruebas disponibles. 

Según expertos como Jeremy Farrar (Nature) o Adam Kucharski (NYT), el número de casos  confirmados que arrojan los sistemas de salud, son apenas una fracción del total de los que existen en el país. Por eso es necesario acceder a información veraz y oportuna.  Algunas de las irregularidades que han sido recibidas por el Observatorio Ciudadano y que  deben ser corregidas son: 

El personal médico en la primera línea de atención está siendo limitado en el uso de equipo de protección personal. Este es uno de los principales grupos de  riesgo y el Gobierno tiene que garantizar todas sus medidas de protección. En Italia   se calcula que el 14% del personal que ha atendido a personas con COVID-19, han adquirido el virus también.  

Convocatorias a eventos en los cuales hay aglomeración de personas, por ejemplo, la serie de béisbol del Atlántico o a reuniones barriales. - Las autoridades en las escuelas públicas continúan presionando a padres de familia a que envíen a sus hijos e hijas a la escuela. - No se está garantizando el servicio de agua en todos los sectores, y en algunos lugares incluso se ha procedido a la suspensión, en ocasiones por razones políticas.

El acceso a agua permite una de las principales medidas de prevención, el lavado de manos.  - Amenazas y hostigamiento también tienen lugar. Como la campaña digital contra  personas que han tenido una participación en difundir mensajes de prevención.  - Hay un hermetismo por parte del gobierno relacionado a las medidas que se están   tomando, como por ejemplo alrededor de un posible cierre de fronteras. 

En Nicaragua es URGENTE que las autoridades gubernamentales incrementen la realización de pruebas, informen a la población de forma transparente lo que está sucediendo y de inmediato tomen acciones contundentes para el abordaje de la epidemia como: cierre de fronteras, cierre de las escuelas, implementar medidas de distanciamiento social, preparar condiciones en el sistema de salud para prestar atención y asegurar medidas de protección al personal de salud. 

Como Observatorio Ciudadano seguiremos informando, y exhortamos a la población a que tome las medidas básicas de prevención: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón al menos por 40 segundos, mantener al menos 6 pies de distancia o casi dos   metros entre una persona y otra, no tocarse la cara, ni saludar con la mano.  

El Observatorio Ciudadano COVID-19 en Nicaragua, estará en proceso continuo de revisión  y mejora, por lo que la entrega de información podrá variar a medida que evolucione la  epidemia.

INCAE pide “tregua política” y unidad nacional frente a la pandemia.


INCAE Business School pidió al gobierno de Daniel Ortega -en un comunicado- “y a todos los sectores de la sociedad, a la Iglesia y las comunidades del país, que trabajen unidos y de forma coordinada en preparación para afrontar” la amenaza del Coronavirus.

“En este momento hay que pensar en salvar vidas y dejar a un lado diferencias de cualquier índole”, dice INCAE, sumándose a la propuesta de declarar una tregua política a causa de la amenaza sanitaria.

También piden “a los organismos internacionales que consideren liberar recursos ya comprometidos con el país para dedicarlos a las prioridades de la pandemia, y aumentar el acceso de Nicaragua a mayores recursos conforme la pandemia lo demande, por razones humanitarias y socioeconómicas”.

INCAE dice que la amenaza s “la crisis de nuestra generación” y por ello “es necesario actuar de manera inmediata, con urgencia y todos unidos. Únicamente así podremos aplanar la curva de propagación del contagio”.

INCAE, como parte de su misión de contribuir al desarrollo de Centroamérica, ha monitoreado desde el inicio la pandemia SARS-CoV-2 (COVID-19) y su impacto en las naciones de la región. También ha apoyado iniciativas regionales para ayudar en la lucha contra el avance del virus, con el propósito de mitigar su impacto humanitario.

Cada nación ha tomado medidas según sus propias circunstancias, pero tienen en común que sus sociedades están trabajando unidas ante el avance de la pandemia. 

En Nicaragua la propagación del virus apenas comienza, por lo que la nación aún está a tiempo de tomar las medidas necesarias. Solo así podemos evitar una catástrofe humana de grandes proporciones.

Debemos priorizar el fortalecimiento de la capacidad y seguridad del sistema nacional de salud y sus profesionales, dotarlo de equipos e instrumentos esenciales para trabajar durante la pandemia, proteger a los más vulnerables, asegurar el abastecimiento de insumos claves para llenar las necesidades básicas de la población, así como contribuir a reducir el impacto global del COVID- 19 sobre la economía, el empleo y la pobreza.

Con base en la seriedad de la situación y la magnitud de lo que puede significar la pandemia y sus repercusiones para Nicaragua, INCAE hace el siguiente llamado:
Pedimos al Gobierno y a todos los sectores de la sociedad, a la Iglesia y las comunidades del país, que trabajen unidos y de forma coordinada en preparación para afrontar este mortal virus. En este momento hay que pensar en salvar vidas y dejar a un lado diferencias de cualquier índole.

Solicitamos a los organismos internacionales que consideren liberar recursos ya comprometidos con el país para dedicarlos a las prioridades de la pandemia, y aumentar el acceso de Nicaragua a mayores recursos conforme la pandemia lo demande, por razones humanitarias y socioeconómicas.

En INCAE dimensionamos esta situación como la crisis de nuestra generación. Es necesario actuar de manera inmediata, con urgencia y todos unidos. Únicamente así podremos aplanar la curva de propagación del contagio.

Es el momento de la solidaridad, de unirnos para trabajar en minimizar los impactos que como sociedad vamos a padecer.

INCAE está en disposición de apoyar y contribuir, en toda su capacidad, a Nicaragua. Atentamente,

          Roberto Artavia                                                Enrique Bolaños Abaunza
           Presidente                                                                   Rector
 

Ortega cambia 3 ministras de Salud en solo 8 meses.


En tan solo ocho meses, el presidente Daniel Ortega ha cambiado tres veces a la ministra de Salud. El último cambio fue conocido este miércoles en la edición diaria de La Gaceta.

En medio de la planificación de las medidas que el gobierno tomará para enfrentar la pandemia, Ortega destituyó a la ministra Carolina Asunción Dávila Murillo, nombrada a mediados del año pasado para sustituir a Sonia Castro luego de que fuese sancionada por Estados Unidos, afectando, entre otras funciones, la de representar legalmente al Ministerio de Salud.

En el decreto de nombramiento de Dávila Murillo, la presidencia incluyó entre "...sus competencias está la Representación Legal del Ministerio de Salud para los asuntos administrativos, financieros y de cooperación externa".

La Dra. Marta Reyes Alvarez, quien venía perfilándose como la vocera oficial para lo relativo al Coronavirus, se convirtió en la tercera ministra de Salud en tan solo ocho meses.

La vicepresidenta Rosario Murillo anunció al mediodía de este miércoles que la presidencia "nombró a la compañera Martha Verónica Reyes Álvarez, en el cargo de ministra del Ministerio de Salud, ella además es la jefa nacional de vigilancia" y "Carolina Asunción Dávila Murillo en el cargo de ministra Asesora del Presidente para asuntos del Sistema Local de Atención Integral en Salud, SILAIS Managua y para otras funciones que le sean delegadas".

Régimen de Ortega toma medidas que afectan a Conviasa.


El gobierno de Daniel Ortega ha comenzado a tomar en silencio medidas restrictivas para el transporte terrestre y aéreo de pasajeros internacionales. Esto quedó evidenciado en una circular de la línea venezolana CONVIASA, sancionada por los Estados Unidos, el pasado mes.

La decisión del Departamento del Tesoro de EEUU sumado a la crisis del Covid19 casi ha paralizado los vuelos.

En la circular titulada "Cambios de última hora ruta Managua", la empresa informa a sus pasajeros que: "El gobierno nicaragüense acaba de emanar nuevas medidas y protocolos de seguridad contra el COVID19, por consiguiente, en nuestros vuelos del día 29 y 30 de marzo solo es posible embarcar pasajeros" en algunas rutas.

De Caracas (CCS) a La Habana (HAV) "solo pasajeros cubanos"; de La Habana a Managua (MGA) "prohibido embarcar pasajeros"; de Managua a La Habana "solo pasajeros cubanos"; y de La Habana a Caracas "prohibido embarcar pasajeros".
CONVIASA explica a continuación que:

1. No es posible embarcar pasajeros en la ruta MGA-HAV-CCS. Por lo tanto, los pasajeros que tenían previsto ingresar a Venezuela por esta vía YA NO PODRAN HACERLO.

2. No es posible el ingreso o Venezuela de pasajeros venezolanos o cualquier otra nacionalidad desde la Habana y Managua.

3. No es posible el ingreso a Managua de pasajeros nicaragüenses o cualquier otra nacionalidad.

Covid 19. El Papa Francisco teme un genocidio virósico.


Roma Italia / Papaboys - El presidente del Comité Panamericano de Juezas y jueces por los derechos sociales y la Doctrina Franciscana, hizo pública una carta que recibió del Papa Francisco en donde alerta sobre el “genocidio virósico”.

En una carta dirigida el Sábado, 28 de Marzo a, Roberto Andrés Gallardo, Presidente del Comité Panamericano de Juezas y Jueces por los Derechos Sociales, el Santo Padre transmitió importantes definiciones sobre el presente y el futuro en el marco de la actual Pandemia de COVID19.

El Papa alerta en la carta sobre los gobiernos que no adoptan medidas para defender a la población; y reflexiona sobre las consecuencias sociales que deberán enfrentarse.

No defender a los pueblos del covid 19 es cometer genocidio virósico.

Francisco en la misiva expresa sentirse “edificado”, que algunos gobiernos han tomado medidas ejemplares con prioridades bien señaladas para defender a la población. Estos gobiernos muestran la prioridad de sus decisiones: primero la gente, señala el Papa. Medidas que son un sacrificio para la población, “molestan” a quienes se ven obligados a cumplirlas, pero siempre es para el bien común. A la larga, afirma Francisco, la mayoría de la gente las  acepta y se mueve con  una actitud positiva.   
    
No defender a la gente, dice el Santo Padre, supone un “un descalabro económico”. Sería triste que se optara por lo contrario, llevaría  a la muerte a muchísima gente, algo así como un “genocidio virósico”, escribe en la carta Francisco.

Llamamiento a todos los jueces de las Américas

“En este contexto de crisis planetaria, hacemos un llamamiento a todos nuestros colegas jueces de las Américas para asumir el rol que la hora nos exige, coordinando esfuerzos, diseñando estrategias y fundamentalmente ratificando en forma cotidiana nuestro compromiso por la dignidad humana y la paz global, como también para la realización de los derechos humanos en todas las dimensiones”, se lee en el documento del Comité.

En la misiva, el Papa expresó su preocupación por el “el crecimiento, en progresión geométrica”, de la pandemia. El Pontífice le expresa al presidente del comité que se siente “edificado por la reacción” de tantas personas, médicos, enfermeras, enfermeros, voluntarios, religiosos, sacerdotes, que arriesgan  su vida para sanar y defender a la gente sana   del contagio.  
                   
El Papa informa a Gallardo de un encuentro que tuvo con el dicasterio del Desarrollo Humano Integral, con quienes reflexionó sobre el ahora y el después. Porque, prepararse para el después es importante, aseveró el Papa, ya que se “notan algunas consecuencias” que deben ser  enfrentadas: hambre, sobre  todo para las personas sin trabajo fijo, violencia, la aparición de los usureros, que como asevera el Pontífice, son “la verdadera peste” del futuro social, delincuentes deshumanizados. 

Por último para entender la visión del futuro económico, es “interesante”, dice, la visión de la economista Mariana Mazzucato, docente en el University  College London, que ayuda a pensar en el futuro.

Coronavirus: Bill Gates y sus tres pasos para recuperar el tiempo perdido.


Yahoo noticias / Bill Gates es un visionario. Así lo demostró al cofundar la compañía Microsoft en la década de 1970 y, en 2015, durante una charla TED en la que instó a los líderes mundiales a prepararse para una pandemia al igual que lo hacen para una guerra. Con el mundo prácticamente paralizado por la propagación del coronavirus Covid-19, el empresario y filántropo publicó una carta con algunos consejos para "recuperar el tiempo perdido" frente a la enfermedad que ya infectó a 905.279 personas y se cobró 45.371 vidas.

El copresidente de la Fundación Bill y Melinda Gates centró su análisis-publicado por The Washington Post- en la mala respuesta de algunos gobiernos, como el de Donald Trump, para contener los contagios de coronavirus dentro de Estados Unidos.
Cómo tramitar el Ingreso Familiar de Emergencia.

"No hay duda de que Estados Unidos perdió la oportunidad de adelantarse al nuevo coronavirus. Pero la ventana para tomar decisiones importantes no se ha cerrado", dice Gates en el comienzo de su carta pública. Pero se muestra optimista, ya que "las elecciones que hagamos nosotros y nuestros líderes ahora tendrán un enorme impacto en la rapidez con que los números de casos comienzan a bajar, cuánto tiempo la economía permanece cerrada y cuántos estadounidenses tendrán que enterrar a un ser querido debido al Covid-19".

El cofundador de una de las empresas más valiosas del mundo asegura que, luego de hablar con expertos y líderes de todo EEUU, le "ha quedado claro que debemos dar tres pasos" que se podrían aplicar a otros países que demoraron en reaccionar ante la propagación de la enfermedad: instalar una cuarentena total y obligatoria en todos las zonas afectadas por coronavirus, intensificar las pruebas de contagios y asegurar el equipamiento de los sistemas de salud, y un "enfoque basado en datos para desarrollar tratamientos y una vacuna".

Los tres pasos de Bill Gates frene al coronavirus

1- Según el empresario, se necesita un enfoque consistente para la cuarentena. Para demostrar este punto, Gates cita el caso de EE.UU., donde "en algunos estados, las playas aún están abiertas; en otros, los restaurantes aún sirven comidas para personas sentadas" situación que interpretó como "una receta para el desastre. Debido a que las personas pueden viajar libremente a través de las fronteras estatales, también puede hacerlo el virus".

Y agregó que "cualquier confusión sobre este punto solo extenderá el dolor económico, aumentará las probabilidades de que el virus regrese y cause más muertes".

2- Bill Gates sostiene que imprescindible "intensificar las pruebas. Mucho más pruebas deben estar disponibles". En este punto afirma que es necesario establecer prioridades y e necesario "poder identificar rápidamente a los voluntarios potenciales para los ensayos clínicos y saber con confianza cuándo es el momento de volver a la normalidad".

El multimillonario destaca que "se ha avanzado en métodos de prueba más eficientes, como el hisopo desarrollado por la Red de Evaluación de Coronavirus de Seattle, que permite a los pacientes tomar una muestra ellos mismos sin exponer a un trabajador de la salud".

Sin embargo, dice: "Como hay una acumulación de muestras, los resultados pueden tardar siete días en llegar cuando los necesitamos dentro de las 24 horas".

Es por eso que sostiene que "se necesitan prioridades claras para quién se somete a estas pruebas. Primero en la lista deberían estar las personas en roles esenciales, como los trabajadores de la salud y los primeros en responder, seguidos por las personas altamente sintomáticas que corren el mayor riesgo de enfermarse gravemente y las que probablemente hayan estado expuestas".

En este punto también habla del déficit de equipamientos que tiene algunos sistemas de salud. "Lo mismo ocurre con máscaras y ventiladores. Obligar a 50 gobernadores a competir por equipos que salvan vidas, y a hospitales a pagar precios exorbitantes por ellos, solo empeora las cosas", afirma en la carta publicada por The Washington Post.

3- El tercer consejo de Bill Gates consiste en la necesidad de "un enfoque basado en datos para desarrollar tratamientos y una vacuna". El reconoce que "los científicos están trabajando a toda velocidad en ambos".

Sin embargo, les apunta a los líderes porque "pueden ayudar al no alimentar rumores o compras de pánico. Mucho antes de que el medicamento hidroxicloroquina fuera aprobado como tratamiento de emergencia para Covid-19, la gente comenzó a acumularlo, lo que dificulta encontrarlo para los pacientes con lupus que lo necesitan para sobrevivir".

Por eso, enfatizar que "deberíamos seguir con el proceso que funciona: realizar ensayos rápidos con varios candidatos e informe al público cuando lleguen los resultados. Una vez que tengamos un tratamiento seguro y efectivo, tendremos que asegurarnos de que las primeras dosis lleguen a las personas que necesitan ellos más".

Según el copresidente de la fundación Bill y Melinda Gates: "Podríamos tener una vacuna segura y efectiva en menos de 18 meses, aproximadamente la vacuna más rápida que se haya desarrollado". Sin embargo, él considera que esto implica "ganar la mitad de la batalla".

Por esta razón, Gates sostiene que "para proteger a los estadounidenses y a las personas en todo el mundo, necesitaremos fabricar miles de millones de dosis" porque "sin una vacuna, los países en desarrollo corren un riesgo aún mayor que los ricos, porque es aún más difícil para ellos hacer distanciamiento físico y paros".

Comentarios en Facebook

POLITICA

ECONOMIA

OPINION

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .