Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro ha muerto. A sus 90 años deja huèrfanos a idealistas del socialismo.

Fidel Castro ha muerto. A los 90 años de edad, el líder histórico de la Revolución cubana, ha fallecido esta noche en La Habana. Su hermano, el presidente Raúl Castro, lo ha comunicado en un mensaje de televisión.

"Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz", ha dicho emocionado el mandatario.

"En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas de mañana sábado 26. La comisión organizadora de los funerales ha dispuesto nueve días de luto nacional, hasta las 12.00 del 4 de diciembre, en los que "cesarán las actividades y espectáculos públicos" y se celebrará un "acto de masas" en la Plaza de la Revolución José Martí de la capital. ¡Hasta la victoria! ¡Siempre!", ha concluido Raúl Castro en su alocución.

La muerte de Fidel Castro añade una incógnita más al futuro de la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba ya cuestionado desde la victoria electoral del republicano Donald Trump, el responsable de continuar, o interrumpir, el diálogo abierto con La Habana por su predecesor demócrata, Barack Obama, hace casi dos años.
“Este es un momento muy delicado en las relaciones Cuba-EE UU”, señaló el periodista e investigador Peter Kornbluh en la cadena CNN.

“Los cubanos no saben lo que esperar de la Administración Trump, lo que él diga sentará el tono en la era post-Obama”, afirmó el coautor del libro Back Channel To Cuba sobre las negociaciones y contactos secretos entre Washington y La Habana desde la revolución de 1959.

Aunque el histórico líder cubano no ocultó nunca sus reticencias al proceso que inició su hermano y presidente Raúl Castro, el hecho de que no realizara una oposición frontal al mismo fue considerado como una aprobación implícita a una iniciativa que no contaba necesariamente con el respaldo del aparato cubano.

Para el politólogo cubano asentado en Estados Unidos Arturo López-Levy, la muerte de Fidel tiene una lectura sobre todo interna para Cuba, puesto que “indica el fin de una era en la historia” de la isla. De tener que impactar en las relaciones con Washington, debería hacerlo de forma positiva, señala, puesto que su muerte “ratifica aún más que se está viviendo un nuevo tiempo y que la política norteamericana debe ser distinta de la de los últimos 50 años”.

Una opinión compartida por CubaNow, una organización que desde hace tiempo promueve la mejora de relaciones bilaterales y el fin del embargo. La muerte de Fidel Castro “significa que la nación cubana y su relación con el mundo dejará de estar definida por un solo hombre”, dijo su director ejecutivo, Ric Herrero.

La duda es si Donald Trump, para quien Cuba de todos modos “no es una prioridad”, en opinión de López-Levy, será “receptivo” a la idea de que revertir el acercamiento sería volver a una política “anacrónica” que demostró su ineficacia durante más de medio siglo.

Admirado por muchos y odiado por muchos más, Fidel Castro fue uno de los personajes más controversiales de la historia moderna. Y si bien su legado quedará para siempre mancillado por el enorme costo en vidas y sufrimientos exigidos por su Revolución, pocos dudan que el hombre deja una profunda huella en América Latina.

Ese proyecto revolucionario provocó decenas de miles de muertes en el continente, siendo ejecutado primero a través de la promoción y el respaldo de la lucha armada, antes de que Castro cambiara de estrategia a inicios de los noventa y diseñara estrategias para que sus seguidores latinoamericanos trataran de llegar al poder por la vía electoral.

Su muerte ocurre cuando su nombre y el de su revolución, tras disfrutar de una mejor reputación en América Latina, o al menos de un mayor grado de aceptación, había venido a menos con el desprestigio de los movimientos de izquierda de la llamada revolución bolivariana.

“Durante casi toda la Guerra Fría, Fidel y su revolución representaron para muchos precisamente eso, la lucha contra la injusticia social, la lucha contra el imperialismo, la lucha a favor de los pobres y de los descamisados”.

Fue un mito que echo profundas raíces en la región, con la idea fuerza de que todos los males que existían en América Latina provenía de la desigualdad y de los intereses privados de las oligarquías que oprimían a los pobres bajo la bota de las dictaduras o bajo los esquemas injustos de las democracias representativas, que al final representaban la misma opresión que las dictaduras.

Pero el sueño de exportar la revolución cubana a otros países de América Latina al final fue uno de los principales motores detrás de la turbulencia política de los años sesenta, setenta y ochenta en América Latina.

Por décadas, su régimen envió armas y brindó entrenamiento a las organizaciones guerrilleras en tres continentes. En 1966, creó la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), compuesta por diversos movimientos revolucionarios y antiimperialistas de América Latina que compartían las propuestas estratégicas de la Revolución Cubana.

En su primera declaración, OLAS apuesta claramente a la lucha armada y la guerra de guerrillas como mecanismo para extender la revolución a toda Latinoamérica.

En Venezuela, Castró jugó un papel central en la instauración del movimiento guerrillero.  “Fidel Castro aglutinó a la izquierda en Venezuela, incluyendo aquellos elementos que no eran realidad marxistas, a través de propaganda y agentes infiltrados”, señaló el ex comandante general del Ejército de Venezuela, Carlos Julio Peñaloza, un general retirado que lleva años investigando la estrecha relación entre la Revolución cubana y el chavismo.

“Castro llegó a controlar directamente a muchos de esos dirigentes, algunos de ellos había formado parte de Acción Democrática, y que luego, siguiendo la línea trazada desde Cuba, se separaron de ese partido y se fueron a la guerrilla”, dijo Peñaloza, autor del libro El imperio de Fidel: Petróleo e injerencia cubana en Venezuela.  Castró entrenó a rebeldes venezolanos en el uso de las armas y los financió por un tiempo.

Venezuela siempre fue de gran interés debido a su riqueza petrolera, pero Castro promovió la lucha armada a lo largo del continente.

“El plan original era instaurar dictaduras del proletariado, de corte marxista, alcanzando el poder con las armas y barriendo a todo aquel que pensara distinto”, dijo en Miami el ex oficial del servicio de inteligencia cubano Enrique García.

“Esas son las raíces del castrismo, y esas son las bases de la filosofía marxista. Todo el pensamiento burgués, no se combate con ideas, sino que se destruye. El enemigo, se elimina”, agregó García, quien por once años precisamente trabajó para adelantar las aspiraciones de Castro en la región, antes de desertar a finales de los años ochenta.

Fidel Castro era llevar la guerra de liberación a México, y una vez que se llegara a México, conquistar a los Estados Unidos”.

El sueño de la Revolución Continental explica mucho de la convulsión por la que atravesó la región en el período que va desde 1960 hasta mediados de los ochenta.  En Chile, por ejemplo, las pretensiones de Castro es que el entonces presidente Salvador Allende entregara armas a las milicias urbanas para que el luego procediera a darse un autogolpe.


En Nicaragua, Guatemala y El Salvador, Cuba financió, armó y entrenó a elementos de la guerrilla. Cuba además mantiene a políticos latinoamericanos comprados y controlados bajo operaciones de extorsión y Castro ejerció gran influencia en los gobiernos de Velasco Alvarado en Perú, en el del general boliviano Juan José Torres y en el del panameño Omar Torrijos, dijo García.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .