Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

lunes, 5 de diciembre de 2016

El fidelismo y el castrismo no han muerto, dice politòlogo.

Mundo /  Patricia Grogg -  Fidel Castro  murió sin arrepentirse de  haber apoyado a movimientos revolucionarios armados de América Latina, aunque desde hace unas dos décadas  comenzó a desaconsejar esa vía para acceder al poder y sugería optar por la lucha de masas y la unidad del pueblo.

“El fallecimiento de Fidel, creo yo, no impacta a la corriente electoral-pragmática que empapa a los sistemas políticos de América Latina, que fluctúa bajo el vaivén del avance o retroceso económico de las clases medias y trabajadores no ideologizadas”, opinó a IPS el polítologo chileno Patricio Zamorano,  radicado en Estados Unidos.

“Pero el fidelismo-castrista siempre estará presente como fuente moral, histórica e ideológica para los grupos políticos progresistas que vendrán en el futuro. De eso no hay duda. Fue y será un referente fundacional para otros sueños revolucionarios por muchas décadas”, agregó el experto, en declaraciones vía correo electrónico.

En 1993, el líder histórico de la Revolución Cubana, fallecido el 25 de noviembre,  sorprendió a los asistentes en La Habana al IV encuentro del Foro de São Paulo, una artículación de movimientos izquierdistas latinoamericanos, cuando insistió en las posibilidades de la lucha de masas.

“Bien saben ustedes que les está hablando alguien que participó en la lucha armada y que apoyó al movimiento revolucionario armado, de lo cual no nos arrepentimos, pero vemos con claridad que ahora, en este momento, en estas circunstancias, no es el camino más prometedor”, dijo en esa reunión.

A su juicio, el nuevo camino pasaba por un movimiento del “pueblo unido, el pueblo 
coordinado, el pueblo luchando en una misma dirección”.  Su gobierno promovió el movimiento guerrillero izquierdista en América Latina durante la década de los años 60 y 70, excepto en México.

Ese país votó en contra de la resolución del 31 de enero de 1962 que apartó a Cuba de la Organización de Estados Americano (OEA). A esta marginación siguió el embargo estadounidense, aún vigente, y el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba de los países latinoamericanos, de nuevo con la excepción de México.

Si los 60 fueron los del aislamiento, en un contexto de diseminación de guerrillas y regímenes dictatoriales por la región, los 70 supusieron el comienzo del restablecimiento de relaciones bilaterales entre La Habana y los países latinoamericanos y caribeños.

La reinserción de Cuba a los foros regionales tuvo su primer gran hito en octubre de 1975, cuando el país se convirtió en miembro fundador del Sistema Económico Latinoamericano (Sela), el primer organismo de consulta, concertación y cooperación abierto a todos los países de la región, sin exclusiones y sin presencia de Estados Unidos.

Vendría después la década de los 80, con la aproximación de La Habana y el resto de América Latina en las respuestas a la llamada “crisis de la deuda” y el comienzo de la participación del líder cubano en las tomas de posesión en la región, y la de los 90, cuando la extinción de la Unión Soviética, volcó al gobierno local en sobrevivir a ese impacto.


A fines del siglo pasado, comenzó a hacerse  evidente una tendencia regional hacia gobiernos de izquierda o centroizquierda que “toman distancia” de Washington, con sus matices. Ese sería el camino emprendido por Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela, entre otros.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .