Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

viernes, 23 de diciembre de 2016

Hagamos Democracia confirma la abstención del voto en las pasadas elecciones.

Los datos que Hagamos Democracia  ha recopilado a la fecha, en base a los cuales emitimos este informe, indican que votaron un promedio de 110 personas por JRV. Al extrapolar este promedio al total de 14,581 JRV, la muestra indica que votaron 1 millón 603 mil 910  personas. 

Si esta cifra se compara con el número de inscritos, la participación fue del 33% y consecuentemente una abstención del 67%. Si por otro lado, esta misma cifra, se compara con el padrón del CSE, la participación sube a 42% y la abstención se reduce a 58%.

De cualquier manera, ninguno de estos estimados posibles, coincide con el dato de  participación del 67%, que el CSE asegura que hubo. En conclusión; los datos recopilados  por Hagamos Democracia, muestran una abstención de 67% y no de 33% como indican las cifras del CSE.

Consideramos importante analizar el fenómeno del Voto Cruzado. Los datos del CSE muestran un aumento considerable del voto para los candidatos a diputados del Partido Conservador (PC), Alianza Liberal Nacionalista (ALN) y el Partido Liberal Independiente (PLI), en comparación con los votos obtenidos para los candidatos presidenciales de los mismos partidos. Esto es lo que definimos en este documento como el voto cruzado.

Un votante vota por el candidato presidencial de un partido X, pero da su voto a los candidatos a diputados del partido Y, o vice-versa. Los motivos pueden ser múltiples y no se pueden conocer con solo examinar los resultados electorales.

Puede ser, por ejemplo, que, a fin de evitar la victoria de un rival indeseado, un partido instruya a sus miembros a votar por sus propios candidatos a diputados, pero por un candidato presidencial que no pertenezca a su partido. Si los votantes siguen las instrucciones de su partido, lo que se notaría sería un mayor número de votos para los candidatos a diputados del partido en cuestión y un menor número de votos para el candidato presidencial de ese mismo partido.   

El voto cruzado en Nicaragua se ha observado en todas las elecciones a partir de 1990. Por ejemplo, en las elecciones del 2001, aproximadamente 106 mil personas votaron por los candidatos a diputados departamentales del Partido Conservador, pero solamente 30 mil votaron por el candidato a presidente de ese partido.

Conocedores del tema sostienen que los otros 76 mil votantes votaron por el candidato presidencial del PLC porque fueron instruidos por su propio partido a votar por este. Lo antes mencionado es enteramente  posible, pero ni los motivos del cruce ni su dirección cambian el hecho que hubo cruce. Algo similar pasó en las elecciones de 1996, en las cuales los candidatos a diputados de varios partidos se beneficiaron del voto cruzado, entre ellos el MRS y el PLI.

Según los datos del CSE, en las elecciones recién pasadas el voto cruzado aparentemente resultó tan popular, que duplicó el porcentaje de votantes para los diputados del PC, ALN Y PLI: 155 mil personas que votaron por Daniel Ortega votaron por los candidatos a diputados de los partidos de oposición. Como resultado de este cruce, tres partidos de oposición superaron el umbral requerido para obtener por lo menos una diputación departamental y mantener su personería jurídica.

Algo similar pasó con los candidatos a diputados nacionales y al PARLACEN: más de 100 mil votantes del FSLN que votaron por el candidato a presidente ese partido; votaron por los candidatos a diputados de otros  partidos.

El máximo número de votos cruzados que se había dado en el pasado ocurrió en 2001, año en que 75 mil votantes se cruzaron a los candidatos a diputados del Partido Conservador. Pero nunca en la historia se había dado un voto cruzado de 155 mil votantes, como las cifras del CSE indican que ocurrió en las elecciones de 2016. 

Este volumen de voto cruzado no solamente no tiene parangón histórico, sino que es totalmente incongruente con los resultados de la muestra de Hagamos Democracia, la cual indica un voto cruzado de unos 12 mil votantes. Esta incongruencia con los datos del CSE no se puede explicar estadísticamente. Dado el nivel de confiabilidad de la muestra de

Hagamos Democracia, dudamos que el cruce indicado por las cifras del CSE, se haya dado. En realidad, a menos que el CSE de acceso a una muestra estratificada de las actas, será imposible verificar los resultados publicados por este poder del estado.
La muestra recopilada por Hagamos Democracia, arroja resultados similares a los  publicados por el CSE en lo que respecta al orden en que los partidos recibieron votos. Tanto en nuestra muestra como en los resultados publicados por el CSE; el FSLN es el  partido que más votos obtuvo, seguido por el PLC, el PLI, el ALN, el PC y el APRE. 

Sin embargo, existen marcadas diferencias en los porcentajes obtenidos por cada partido. Dado el tamaño y confiabilidad de la muestra de
Hagamos Democracia, estas diferencias no se  pueden explicar estadísticamente. Al igual que con los datos del voto cruzado, la única manera de conciliar estas diferencias sería comparando las actas que Hagamos Democracia tiene en su poder, con aquellas de la misma JRV que tiene el CSE.

Conclusiones
1.- El nivel de participación de la ciudadanía en las elecciones del 6 de noviembre del 2016, no fue lo que el Consejo Supremo Electoral (CSE) asegura. Existe una profunda discrepancia entre los datos oficiales presentados por el CSE y el nivel de participación que

Hagamos Democracia ha estimado aplicando diferentes métodos estadísticos. De acuerdo a nuestro criterio, lo que predominó fue un alto nivel de abstencionismo. 

2.- El Voto Cruzado que se observa en los resultados oficiales del CSE, no es sustentable de acuerdo a los datos recopilados y analizados porHagamos Democracia.

 3.- El porcentaje de votos, que de acuerdo a los datos oficiales del CSE, obtuvo cada Partido Político, difiere en tal medida de los resultados que nuestra muestra determina, que no se puede explicar estadísticamente. 

4.- El margen de error de nuestra muestra es bien bajo, y la discrepancia entre los datos del CSE y los nuestros, no son conciliables.



Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .