Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

jueves, 8 de diciembre de 2016

Sugieren a Ortega no seguir maquillando las cuentas nacionales.

El economista Doctor Nestor Avendaña, cuestiona las cifras que pintó el gobierno de Daniel Ortega, al presupuesto general de la republica 2017.  Según el especialista, la Ley del Presupuesto General de la República de 2007, que fue aprobada por la Asamblea Nacional en la semana pasada.

El proyecto se basó en las proyecciones de ciertas variables macroeconómicas realizadas por el Banco Central de Nicaragua (BCN) para el próximo año, entre las cuales se destacan la tasa de crecimiento económico de 4.8% (antecedida por el 4.7% en 2016), la tasa de inflación de 6.0%, la tasa de devaluación de 5.0%, el precio promedio anual del barril de petróleo de US$57.3 y una población total de 6,394.0 miles de habitantes.

El BCN no actualizó su proyección inicial del “rango” del crecimiento de entre 4.5% y 5.0% de la producción de bienes y servicios que estableció para 2016, y dejó la media aritmética de dicho rango de 4.7% para este año y le adicionó sólo 1 décima porcentual para establecer el supuesto del crecimiento económico de 4.8% del próximo año.

Se desconocen las razones del BCN para mantener 10 meses después el supuesto inicial del rango de crecimiento económico de este año, teniendo en cuenta que el dato oficial de este indicador en 2015 fue 4.9% y que en 2016 no se registró una severa sequía como las observadas en 2014 y 2015.

Por esta razón, se observa un mejor desempeño productivo del ciclo agrícola 2016/2017; la construcción, privada y pública, se  reactivó en el segundo semestre del año, pero su desempeño es menor que el del año pasado; la actividad del comercio continúa muy dinámica; y la intermediación financiera aceleró sus operaciones en un ambiente inflacionario bajo y estable.

Por el lado de la demanda, la inversión fija (construcción y maquinaria y equipo) y el consumo empujaron el crecimiento de la economía, ya que el volumen de las exportaciones de bienes y servicios se redujo debido a los resultados del ciclo agrícola 2015/2016.
Por otro lado, varios economistas que se pronuncian sobre el crecimiento económico del país, lo han dejado en 4.5%, más rezagado que el anunciado por el BCN, pero continúan identificando inapropiadamente la tasa de crecimiento del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) con la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) Real.

El IMAE, elaborado a duras penas por el BCN, refleja sólo el comportamiento de los volúmenes de producción física de las diversas actividades económicas del país y muestra una tasa de crecimiento promedio anual de 4.8% a septiembre de este año; por su parte, el PIB, además de incluir esas unidades físicas de producción, también incorpora en su medición el valor los impuestos indirectos recaudados por el Gobierno Central, el cual, sin el efecto de la inflación, acusa un aumento real promedio anual de 13.4% a septiembre.

 Con las tasas de crecimiento promedio anual de esas dos variables económicas, el IMAE y el monto real de los impuestos indirectos, es fácil concluir que en 2016 el crecimiento económico de Nicaragua será superior al 5%. COPADES reitera que Nicaragua ya entró por la vía de la inversión al estadio de crecimiento económico de mediano plazo de entre 5% y 6% anual desde el año pasado. En otra ocasión, haremos referencia a los otros dos indicadores económicos clave para el crecimiento, como son los volúmenes de consumo de energía eléctrica y cemento.

En conclusión, con el supuesto del presupuesto de una menor tasa anual de crecimiento económico para el bienio 2016-2017, podemos prever de nuevo, como siempre ha sido usual con las metas tributarias proyectadas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), otra sobre recaudación tributaria para 2017 que facilitaría al gobierno la contención de un mayor impacto inflacionario que prevemos para el próximo año y, por lo tanto, el mantenimiento del gasto presupuestario nominal aprobado por la Asamblea Nacional.

La tasa de inflación local se acelerará en 2017 y su proyección de 6.0% en los supuestos del presupuesto parece que no es realista. La aceleración de los precios al consumidor nacional el próximo año será creciente por las siguientes razones:  el aumento de los precios internacionales del petróleo y de los combustibles –que arrastran a la alza a gran parte de los precios de los bienes primarios o commodities y los costos de producción local, entre ellos las tarifas locales de energía eléctrica y de transporte-, por la reciente decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) preanunciada desde hace dos meses, que reduce la producción diaria de crudo en 1.2 millones de barriles (mbd) hasta 32.5 mbd diarios a partir del 1 de enero de 2017.

El creciente gasto inversionista, público y privado, aunque expuesto a riesgos políticos, incrementará el medio circulante;  el fortalecimiento del dólar estadounidense observado desde este año, de tal forma que los productos estadounidenses serán más caros;  las alzas de las tasas de interés internacionales provocadas por los ajustes de la tasa de interés de la Fed y, por supuesto, por una mayor inflación mundial, que hará más escaso y más caro el crédito en el mercado financiero internacional;  el menor suministro de petróleo venezolano y la disminución del crédito petrolero, que continuará debilitando la defensa de la posición de las reservas internacionales del BCN;  el riesgo político de la aprobación de la ley Nica Act, que deterioraría el ambiente inversionista y exacerbaría el entorno inflacionario del país; y la presión inflacionaria del plan económico del próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aún imposible de cuantificar, que provocará una mayor apreciación del dólar.

Si se mantuviera el supuesto del presupuesto de US$57.3 promedio anual por barril de petróleo en 2017, que es un promedio simple de los tres tipos de crudo, WTI, Brent y Dubai Fateh y por lo cual tendría que superar la barrera de los US$60 en varios meses de 2017, su aumento sería 33.4% con respecto al precio de este año y contribuiría a la formación de una presión inflacionaria anual levemente superior al 7%, 1 punto porcentual inferior a la proyección de 6% que hace el BCN con la suma tradicional y controversial de la tasa de devaluación (5%) más la tasa de inflación de las economías avanzadas proyectada por el FMI (1.2%).

Por lo tanto, el aumento supuesto de 33.4% del precio del barril de crudo incluido en el presupuesto no es compatible con la inflación anual de 6% y, consecuentemente, la proyección de la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) estaría subestimada y la proyección del déficit fiscal estaría sobreestimada.

Los únicos supuestos del presupuesto nacional aceptables son la población total del país y el mantenimiento consecutivo durante 14 años del ritmo anual de 5% de la devaluación del córdoba con la prevalencia de mecanismos de indexación de precios en córdobas con el tipo de cambio, que neutraliza totalmente la política cambiaria, impide la corrección del grave desequilibrio del balance comercial externo y deja en indefensión a la economía del país de los choques externos, tal como ya los estamos apreciando para 2017.

Reiteramos nuestra sugerencia al presidente Daniel Ortega de fortalecer la autoridad del BCN para recopilar la información económica producida por las instituciones estatales, elevar su capacidad técnica y garantizar su coordinación del sistema nacional de información económica.




Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .