Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

jueves, 12 de enero de 2017

Cuestionan seriamente el futuro de Nicaragua con los Ortega-Murillo.

El sociólogo Oscar René Vargas comentó que el país necesitaba saber qué pasará en el futuro, sobre todo con sus demandas de más empleo, pobreza y el costo de la vida, tras la reelección de Daniel Ortega y su mujer como vice presidenta.  

Vargas cuestionó que el gobierno había prometido construir 120 mil viviendas populares e inversiones arriba de 5 mil millones de dólares y el proyecto del Canal Interoceánico de 50 mil millones de dólares y esperaba que Ortega se refiriera a esos proyectos en cartera…

El analista dijo hay muchos temas pendientes por resolver, como la migración de miles de nicaragüenses hacia Costa Rica que él considera como una ruptura de la sociedad…

“Yo creía que él iba a abordar los temas que la gente quiere saber”, indicó para agregar que Estados Unidos es un socio estratégico para Nicaragua por ser el principal socio comercial y el principal aportador de remesas del exterior, “y la gente quedó sin saber qué es lo que va a pasar y quedan muchas interrogantes”…

Para críticos del gobierno sandinista, el discurso del Presidente Daniel Ortega tuvo “vacíos”, ellos esperaban que hablara de los lineamientos de su administración para los próximos cinco años y que no criticara a Estados Unidos…

Mientras que el experto en derecho internacional, Mauricio Herdocia dijo que él esperaba algún pronunciamiento sobre el diálogo entre el gobierno y la Secretaría General de la OEA, “porque es un tema fundamental para Nicaragua porque no solo representa una detente para el Nica Act, sino porque representaría un proceso de ajuste y de reconciliación más profunda en la sociedad nicaragüense propiciando una mayor pluralidad y una consolidación de la línea de lo que establece la Carta Democrática de la OEA”… 

 Daniel Ortega y Rosario Murillo, juramentados el pasado diez de enero como presidente y vicepresidenta de Nicaragua, inician de la mano un gobierno en condiciones adversas, que no habían tenido en los diez años anteriores, según los análisis del excandidato presidencial Edmundo Jarquín y la abogada constitucionalista Azahálea Solís.

Jarquín advierte que “a diferencia de los dos períodos anteriores del gobierno de Ortega, a futuro ahora se abren un escenario caracterizado, entre otras circunstancias, por tres grandes ausencias”. Estas ausencias son la falta de la cooperación venezolana, que antes le permitió consolidarse en el poder a pesar de la salida de la cooperación tradicional; la ciudadanía que se manifestó en la masiva abstención del seis de noviembre y la amenaza de las sanciones de la NicaAct, de Estados Unidos.  

“Cualquier dibujo del futuro debe tener como referencia estas características”, sostiene Jarquín, coautor del libro El régimen de Ortega ¿Una nueva dictadura familiar en el continente?, publicado a finales de 2016, en el cual el economista y abogado advierte que el caudillo del Frente Sandinista ha marcado su gobierno con una “dinámica sultanística”, que define como “la confusión total entre los intereses del gobernante, el sultán, y los intereses del Estado, de la vida pública”, que a su juicio “ha contagiado a Ortega, y su entorno familiar y de la élite gobernante”.  

Jarquín y Solís coinciden en que la única salida no violenta al régimen de Ortega y Murillo es la resistencia cívica activa, como la convocada durante los años de la dictadura somocista por el periodista Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, Martir de las Libertades Públicas y Héroe Nacional, asesinado el 10 de enero de 1978, en cuyo honor se estableció ese día para las tomas de posesión tras la dinastía contra la que él luchó.  

Según Jarquín, “en la medida que asumamos el cambio de escenario que se está viviendo con la salida de la cooperación petrolera venezolana, de la manifestación que hizo el pueblo nicaragüense absteniéndose de participar en la farsa de noviembre (de 2016) y el mensaje que Ortega ha transmitido a todos los actores, dentro y fuera de Nicaragua, de que él solamente cambia de curso por presiones, por cambios en la correlación de fuerzas  y no por razones de Estado, ese es el camino más evidente de que sin resistencia cívica activa no vamos a lograr los cambios que deseamos para Nicaragua”.

La poca asistencia de jefes de Estado a la investidura de Daniel Ortega, que inició su cuarto mandato inconstitucional,  muestra el poco reconocimiento internacional a la reelección del sandinista y advierte de un golpe a las inversiones, opinó el exmandatario Arnoldo Alemán.

Además, demuestra el poco reconocimiento al triunfo de Ortega por parte de países aliados o amigos de Nicaragua, lo que puede significar una disminución de las inversiones en el país, según Alemán, presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista. Ninguno de los Gobiernos de los tres países que más invierten en Nicaragua, Estados Unidos, México y Canadá, enviaron a altos cargos al acto.

Hace 10 años, cuando Ortega retornó al poder, la ceremonia de investidura contó con la presencia de 16 jefes de Estado o de Gobierno, y el entonces Príncipe de Asturias, heredero de la Corona española y ahora rey Felipe VI.

Mientras que su segunda toma de posesión consecutiva, hace cinco años, tuvo lugar en presencia de siete jefes de Estado o de Gobierno y del príncipe Felipe de Borbón.


Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .