Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

lunes, 30 de enero de 2017

Porras en la sucesión del poder de la familia Ortega-Murillo.

La elección de Gustavo Porras, médico internista y antiguo diputado, como presidente de la Asamblea Nacional, es el hecho más relevante, tras la toma de posesión del presidente designado Daniel Ortega. Porras ha sido un operador político del círculo incondicional de la familia Ortega Murillo, que ha visto crecer su protagonismo y poder desde la década del noventa.

 Profusamente utilizado por Ortega como vocero contra los empresarios, los medios de comunicación, los organismos financieros internacionales y la oposición, Porras se ha caracterizado por su lenguaje altisonante y amenazante.

Desde su posición como secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores, se encargó de manipular las luchas reivindicativas para ejercer presión y desestabilizar al gobierno de la presidenta Chamorro y las sucesivas administraciones liberales. 

Desde 2007, se ha encargado de controlar y anular las demandas económicas, sociales y legales de los trabajadores afiliados a los sindicatos del FNT, para satisfacer el interés de Ortega de ofrecer a los empresarios el control de la fuerza de trabajo, los salarios y las condiciones laborales. Su saldo: cero huelgas, salarios estancados, legislación regulatoria de las tercerizaciones y del primer empleo, engavetada.

En su gestión como sindicalista oficialista, Porras ha estado a cargo de confrontar y deslegitimar a la Central Sandinista de Trabajadores que ha pretendido actuar con cierta independencia, fuera de su circuito. También ha asegurado la persecución a toda fuerza sindical independiente, y a los trabajadores y trabajadoras afiliados a ellos, siendo especialmente severo cuando se ha tratado de las organizaciones de empleados públicos, trabajadores de salud y de educación.

Desde el ascenso al poder de Ortega, en 2007, ha venido copando el control de las  instituciones del área social y ha cumplido tareas de severo interventor en distintas instituciones. Ha fungido como ministro real del Ministerio de Salud, en donde ha manejado, entre otras, la decisión sobre los nombramientos, incluyendo la ubicación de los médicos en las plazas de las unidades de salud. 

En el INSS colocó a uno de sus leales, Roberto López, como presidente, quien ha estado bajo su dirección, participando con especial dedicación en el negocio de importación de medicamentos.

Porras tuvo un papel decisivo en la adopción de la nueva fórmula de cálculo de las pensiones a los jubilados, que resultó en una dramática disminución de su monto y en la prolongación, de hecho, del tiempo que un trabajador o una trabajadora, debe cotizar para obtener lo que hubiese resultado con la fórmula anterior a la reforma de 2013.  Esa ha sido la consecuencia más grave de su desempeño como sindicalista y patronal simultáneamente, en las que ha sido sacrificado sistemáticamente el interés de los trabajadores.

Su nombramiento confirma que la designación de Rosario Murillo como vicepresidenta y sucesora de Daniel Ortega no es un acto de mera formalidad o eventual, sino que tiene y tendrá repercusiones dentro del Frente Sandinista y en las instituciones del Estado. En el oficialismo se consagra el grupo de los incondicionales frente a quienes han coqueteado con posiciones privadas o públicas distanciadas de Murillo. 

En ese grupo se inscribe la mayoría de quienes participaron de la lucha contra la dictadura somocista y que aún quedan en sus filas, antiguos amigos de Ortega casi completamente relegados de todo espacio de poder político y otras figuras necesarias en períodos anteriores, como Omar Hallesleven.

La candidatura de Hallesleven, ex jefe del Ejército de Nicaragua, a la presidencia de la Asamblea Nacional era impulsada discretamente por un sector del oficialismo. Al desecharla, se le margina como intermediario de un sector de la oficialidad del Ejército que lo consideraba representativo de sus intereses y opiniones. Hallesleven es de la generación de la lucha contra la dictadura que Murillo quiere fuera de los negocios políticos e institucionales. 

En la composición de la junta directiva de la Asamblea Nacional, el orteguismo premió al PLC con la designación de María Haydee Osuna, una leal de Arnoldo Alemán, como tercera vicepresidenta, cancelando las aspiraciones del ex candidato presidencial, Maximino Rodríguez. En una tercera secretaría fue ubicado el diputado de ALN, Alejandro Mejía Ferreti, a quien el orteguismo le debe el prestar la estructura de su partido, para controlar las juntas receptoras de votos en varias elecciones pasadas.


Alemán quedó consagrado como aliado principal, reconocido ampliamente por su inalterable subordinación a Ortega. Su ausencia en el acto de toma de posesión es un acto de maquillaje inaugurando una etapa en la que tratará de aparecer como opositor real.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .