Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

sábado, 22 de abril de 2017

En el espejo de Maduro.

Guardando las diferencias de realidad socioeconómica y política, es un ejercicio analítico útil al tratar de escudriñar el futuro de Nicaragua, vernos en el espejo de Maduro.  Obviamente Ortega lo hace.
El detonante de este enfoque es la noticia de ayer en el sentido que el gobierno está organizando una contramarcha y otras actividades en Juigalpa, para hoy sábado, para contrarrestar e intentar impedir la marcha número 87 del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía.
Obviamente, el gobierno de Ortega está jugando al anticipo, para evitar verse confrontado al desafío de las calles que una vez más, esta semana, enfrentó el Presidente Maduro de Venezuela con la megamarcha opositora del miércoles 19 de abril.
La capacidad de calle de la oposición a Maduro no solamente se explica por la crisis económica total que enfrenta Venezuela. También se explica porque la oposición tuvo veinte ejercicios electorales relativamente creíbles desde el punto de vista democrático, y esa credibilidad mantuvo abiertas opciones de poder para los partidos de oposición, hasta que la convergencia de la crisis económica con el aplastante triunfo electoral en las elecciones legislativas de 2015 dio a la oposición el control del parlamento. Entonces Maduro se quitó la máscara democrática, y desconoció las facultades de la Asamblea Nacional, entre otras medidas represivas.
También en eso Ortega jugó al anticipo. Desde que regresó al poder, eliminó las posibilidades electorales de la oposición. Y también ha jugado al anticipo evitando las políticas económicas del “socialismo del siglo XXI”, que han conducido al desastre económico de Venezuela.
Pero no todo son diferencias entre Ortega y el caso de Venezuela. Ambos comparten ambiciones geopolíticas. La fragilidad de las ambiciones de Ortega las analizamos esta semana en La Prensa, con motivo del artículo que el Washington Post publicó hace pocos días destacando la presencia militar y de inteligencia de Rusia en Nicaragua. 
Pero Venezuela, con sus reservas petroleras y habiendo adquirido miles de millones de dólares en armamento ruso, ha podido evitar la presión internacional, y muy probablemente el único instrumento del derecho internacional con capacidad coercitiva, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sería bloqueado en cualquier intento, así solamente sea de una declaración, por el derecho de veto de potencias como Rusia.
Esa incapacidad de la comunidad internacional para evitar el rumbo caótico y confrontativo de Venezuela debería ilustrarnos a los nicaragüenses sobre el riesgo de las ambiciones geopolíticas de Ortega. Como también lo señaló Julian Assange, el famoso de los wikileaks, en una entrevista en CNN con Carmen Aristegui de esta semana, Estados Unidos y Rusia, aunque de dimensiones económicas muy diferentes, compiten en la industria armamentista. 
Y es sobre una base de confianza política de largo plazo que un país establece vínculos armamentistas que no se pueden cambiar de la noche a la mañana. Es el caso de Venezuela con Rusia que, como indicamos, ha comprado miles de millones de dólares en armas a Rusia, y además tiene gigantescas reservas petroleras.
Nuestro caso como país es diferente. Y el artículo del Washington Post podría indicar que no solamente Ortega está jugando al anticipo. El proyecto de poder personal de Ortega combinado con sus coqueteos geopolíticos, puede terminar siendo catastrófico para Nicaragua, como lo han sido para Venezuela las políticas económicas del “socialismo del siglo XXI”.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .