Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Hasta los más fieles al sandinismo se le rebelan a la pareja presidencial de Nicaragua.

Por Wilfredo Miranda -  Managua Nicaragua-. El profesor de primaria José Antonio López González está sentado bajo la sombra refrescante de un árbol en Monimbó.  Con gestos didácticos recuerda que en estos patios comunales se gestó la insurrección sandinista que, en 1979, derrocaría a la dictadura somocista en Nicaragua. 

38 años después, en este mismo barrio de la ciudad de Masaya, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) —controlado por el presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo— enfrenta una rebelión de sus seguidores más fieles.“Soy danielista, pero no acepto la imposición”, dice López González. Desde hace unos meses, el descontento ronda este barrio de orígenes indígenas y otros municipios del país. La razón radica en la “imposición” de candidatos a alcaldes y vice alcaldes en el Frente Sandinista, que participarán en las elecciones municipales previstas para noviembre próximo.

Las bases más fieles del partido alegan que no fueron consultados para elegirlos. Hace una semana, los militantes sandinistas han protagonizado protestas en varios municipios y departamentos. Un comportamiento anormal en una organización donde la disciplina partidaria es la norma, y la contradicción de las indicaciones de la alta dirigencia se paga con destierro político y civil.

"El hecho que soy del partido y me impongan candidato, es una disciplina que no va conmigo", dice el profesor a Univision Noticias. Monimbó es uno de los nichos históricos del sandinismo en Nicaragua. Escenario de batallas épicas y de devota militancia al presidente Ortega. Sin embargo, la paciencia se les agota a estos partidarios. “No consultaron al pueblo para elegir como candidato a Orlando Noguera”, asegura Verónica Rivera, una activa militante sandinista.

Noguera lleva dos periodos consecutivos como edil de esta ciudad, una de las plazas electorales más importantes de Nicaragua después de Managua, la capital. Sus antiguos electores lo acusan de “ineficiente y corrupto”. Por ello, los militantes de Masaya propusieron como candidato a Jorge Luis Gutiérrez Dávila, a quien describen como "trabajador y cercano a las bases sandinistas”. “Pero la propuesta no fue tomada en cuenta”, lamenta Rivera.

Durante el Congreso Sandinista Nacional, celebrado en junio pasado, la vicepresidenta Rosario Murillo dio a conocer un mecanismo de encuestas para la elección de candidatos del partido. Sin embargo, en doce municipios de Nicaragua visitados por Univisión Noticias, los militantes del sandinismo coincidieron que “no hubo tales encuestas”.

“Oímos rumores de esas encuestas, pero la realidad es que no fuimos consultados”, expresa Carla Norory. Ella fue precandidata en el municipio de Niquinohomo, la cuna del héroe nacional Augusto Sandino y figura fundacional del Frente Sandinista. Nunca conoció los resultados de las encuestas y por eso se opone a la imposición de la actual alcaldesa, Janet Pérez, como candidata. 

En las localidades de Nandaime, Jinotepe, Ocotal, Nueva Segovia, Chinandega, Jalapa, Malpaisillo, entre otros sitios, los militantes describieron el proceso de encuestas como “reducido y dirigido” por los secretarios políticos. Los secretarios políticos son los operadores de la Presidencia de Ortega y Murillo en los municipios. Autoridades partidarias que poseen más poder en la práctica que los funcionarios electos. Los militantes los señalan de imponer a los candidatos y, en buena medida, deslindan de responsabilidad a la pareja presidencial.

“Las autoridades del Frente Sandinista en Masaya pudieron pasarle información falsa a la compañera Rosario Murillo (de) que se hizo una encuesta cuando no fue así”, aseguró Rivera. Lo que dijo la vicepresidenta fue que 600,000 militantes sandinistas fueron consultados en los 153 municipios del país, entre el 11 de mayo y el 18 de agosto. Sin embargo, el artículo tres de la resolución del Congreso Sandinista otorga al presidente Ortega la última palabra para ratificar a los candidatos “electos” a través de encuestas. 

Murillo precisó que bajo el mecanismo de encuesta eligieron a los 6,000 candidatos para alcaldes, vicealcaldes y concejales. “El Comandante Daniel, y yo, queremos felicitar a tod@s, felicitar a nuestro Pueblo que toma en serio estas Consultas de nuestra Democracia Interna; y felicitarnos tod@s por estos Nuevos Tiempos en los que trabajamos duro para promover la Unidad entre nosotr@s (Sic)”, escribió en una circular la primera dama.

La circular caldeó los ánimos en al menos 20 municipios y departamentos, donde los militantes dicen no al “dedazo”, una forma popular en Nicaragua para describir las imposiciones políticas a discreción de los líderes partidarios. Incluso, en la ciudad de Jalapa intentaron quemar la casa del Frente Sandinista la madrugada del pasado 19 de agosto. El representante legal del Frente Sandinista, el diputado Edwin Castro, inscribió ante el Poder Electoral a los candidatos oficiales el 18 de agosto. 

Pero evitó revelar los nombres. “Eso lo sabremos el 19 de septiembre, cuando sean publicados por el Consejo Supremo Electoral en el Diario Oficial La Gaceta”, dijo a Univision Noticias. Los militantes aseguran que mantener en secreto los nombres de los candidatos responde a las tensiones internas que han forzado las bases del partido. En ocasiones anteriores, las fórmulas son dadas a conocer con antelación. “Tal vez las protestas los hace recapacitar y cambiar a los candidatos”, cree Concepción Ocón, otro militante de Monimbó. 

La presión de las bases sandinistas obligó a la dirigencia del partido a revelar a cuentagotas los nombres de los postulantes. De los dados a conocer hasta la fecha, al menos 70% de ellos repiten como candidatos.
En el caso de ganar en Masaya, el edil Noguera gobernaría por tercera vez consecutiva. 
El profesor López González sostiene que si no hay más protestas en otros municipios, es por el temor a ser expulsado del partido. En caso de no surtir efecto el reclamo de las bases sandinistas, en Masaya amenazan con el “voto castigo”.

“En varios municipios, como Catarina y Niquinohomo, la gente no quiere imposiciones. Y, por lo tanto, no van a salir a votar. Estas elecciones van a estar más pobres que las que acaban de pasar”, advierte el docente de primaria, en referencia a los comicios presidenciales de 2016. 

Durante esa jornada la abstención alcanzó 70%, según grupos opositores. Para la principal alianza opositora, agrupada en el Frente Amplio por la Democracia (FAD), esa abstención evidencia un colpso del sistema electoral y su falta de credibilidad. El grupo opositor cree que no hay “condiciones” para realizar elecciones municipales en Nicaragua.


El gobierno de Ortega ha apostado a una misión de observación electoral que enviará la Organización de Estados Americanos (OEA) para dotar de credibilidad al proceso programado para el 4 de noviembre. Pero hasta la fecha las pláticas que el mandatario sandinista mantiene con el secretario Luis Almagro “están estancadas”, de acuerdo a fuentes diplomáticas consultadas por Univisión Noticias, y que siguen el diálogo muy de cerca.

El autor es periodista de Confidencial.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .