Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

jueves, 2 de noviembre de 2017

Política en Nicaragua, comportamiento errático, vicioso e inútil.

Por Eugenio Batres/ La elección municipal 2017 en Nicaragua, ha absorbido especial importancia para el destino de un país que ha generado abundante historia en los tres últimos siglos de vida republicana.

Las variaciones impuestas por la politiquería persistente, ha modelado –infortunadamente– un comportamiento errático –vicioso e inútil– provocando que la sociedad termine segmentada y confusa. La conjunción de estas debilidades hace que el pueblo nicaragüense sea fácilmente conducido y permanentemente engañado.

El pasado inmediato retiene los detalles de ¿Por qué? los resultados contradictorios hacen posible la existencia, permanencia y continuismo de los gobernantes más corruptos. En Latinoamérica todo esto parece algo natural y sería hasta inconcebible encontrar un estado democrático en donde no abunden los políticos inmorales.

La economía más frágil de América central, Nicaragua, ha sido víctima de esos devaneos de la historia en donde dictadores y dictaduras asumen el poder por la incompetencia de los pueblos para elegir y hacer respetar su voluntad a través de sus representantes.

La coyuntura histórico-política de noviembre del 2017, indica que, en Nicaragua, una vez más, se cumplirá el proceso de una elección, absolutamente consciente de que partido en el poder, el FSLN, ganará la mayoría de los 153 municipios en supuesta lucha democrática. Eso piensa, al al menos, el hombre de la calle como consecuencia de la distorsionada y a veces incomprensible competencia electoral.

Estas características, muy nicaragüenses, hacen posible que los ciudadanos asuman con cierta flemática autosuficiencia, que ellos, el pueblo, debido a su abundante historia, son expertos en el análisis político.

Una verdadera tragedia porque la realidad señala inequívocamente que los nicaragüenses son los más inexpertos políticos de Centroamérica y que la brecha del cambio hacia la democracia, parece cada día más lejana. Todo se debe a que los llamados líderes políticos de oposición no llenan el pensum para ejercer como conductores de un pueblo sufrido, que avizora el futuro inmediato como una oscura amenaza de "tiempos peores".

El suceso electoral del 5 de noviembre puede al menos ofrecernos la oportunidad de evaluar en conjunto, la labor eficiente del partido de gobierno, FSLN, y la diminuta aportación de aquellos que dicen luchar por una verdadera democracia. En el entorno de los corrillos políticos se repite hasta el cansancio que el presidente Daniel Ortega y su partido van a la elección dominando más del 80% de las alcaldías municipales.

Ese es el pensamiento de líderes opacos, sin preparación, sin imaginación y principalmente, sin inteligencia para argumentar algo nuevo en la Nicaragua atrapada por el continuismo sandinista. El problema de esos caudillos incansables, repetidores de un suceso trillado, realmente reside en la incompetencia de poder evaluar – a fondo – la problemática nicaragüense.

La mayoría de incompetentes en la oposición –no se debe incluir a los pocos inteligente que deambula en esa actividad– repiten como loritos entrenados, que la OEA se encontrará a sabiendas el 5 de noviembre con una elección sin transparencia; un manoseo irresponsable de los sufragios de cada mes electoral; la secreta actividad de la asignación de los cómputos a favor del partido de gobierno y asociados y la proclamación ostentosa y masiva de una victoria más del FSLN fiel a su tradición de victoria en victoria constantemente repetido por doña Rosario Murillo. Esa sería la fácil conclusión del sector de los mediocres. Lo inteligente sería imaginar qué orecieron sus consejeros de izquierda democrática a don Daniel Ortega como opción de victoria estratégica.

Quizá el líder sandinista decida finalmente perder la ostensible mayoría que retiene el FSLN en los municipios. Y eso parecería halado de los cabellos, pero es muy probable si el caudillo de 71 años decida que su venturosa Izquierda Democrática resulte victoriosa en 2021. Entonces deberá prepararse para lo incuestionable.

Transparencia en la elección del 5 de noviembre de 2017. NO manipulación de resultados. Dominio de la "oposición" que bien podría alzarse con el 60% de las alcaldías municipales y finalmente que todo el proceso sea reconocido como ejemplar con el aval de la OEA.

Si usted es un lector inteligente –yo espero que lo sea– a estas alturas de la exposición comprenderá el efecto histórico político que se generaría para entender, que el FSLN ganaría perdiendo la mayoría de los municipios.


Entonces sería irrebatible organizar una candidatura presidencial para doña Rosario Murillo en 2021, en base a la formalidad, legalidad y transparencia de las elecciones municipales de 2017.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .