Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

sábado, 4 de noviembre de 2017

Reestructuración de la deuda venezolana confirma poca capacidad de pago.

Caracas Venezuela/ EFE - Hasta ahora Venezuela puede presumir de que ha pagado sus compromisos de deuda, aunque no tan puntualmente como se vanagloria el mandatario Nicolás Maduro, pues durante el mes que acaba de finalizar la nación caribeña ha hecho uso del período de gracia para postergar el pago de intereses de algunos bonos.

PDVSA, la petrolera estatal venezolana y casi exclusiva proveedora de divisas al país, la semana pasada pagó 841 millones de dólares, y para este viernes comenzó a cancelar 1,12 millardos de dólares, según la propia empresa.
Sin embargo están pendiente 700 millones de dólares de intereses de bonos emitidos por PDVSA y por la nación. Estos intereses, que todavía no han sido cancelados, están en período de gracia de 30 días, que están corriendo. Y las cuentas no paran allí, antes de finales de año la República debe pagar alrededor de 800 millones de dólares.
En este escenario, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, encargó al vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, de iniciar una “reestructuración y refinanciamiento” de la deuda de su país.
El anuncio hecho por el presidente venezolano. Nicolás Maduro, la noche del jueves, era esperado por los mercados desde hace bastante tiempo.
“Este viernes tenemos que pagar 1,12 millardos de dólares del (bono) PDVSA 2017, tengo el dinero para cumplir esa obligación y he ordenado que a primera hora se pague”, dijo el mandatario, para enseguida agregar que “luego de este pago viene un refinanciamiento y reestructuración de la deuda y Tareck El Aissami –el vicepresidente- encabezará la comisión que hará el refinanciamiento de la deuda. Vamos a hacer un reformateo”.
En este sentido, el vicepresidente El Aissami, quien está sancionado por el Departamento del Tesoro de Estado Unidos (y por tanto estaría imposibilitado de reunirse con inversionistas de ese país ni cerrar tratos con ellos) dijo que “vamos a convocar un refinanciamiento digno. Revisaremos al detalle todos los tenedores que haya en el mundo con deuda venezolana y se informará. Vamos a ganar esta batalla”.
Las precarias finanzas de Venezuela marcadas por la caída de la producción de petróleo y el precio promedio de la cesta petrolera venezolana, que se ha mantenida por debajo de $46 durante todo 2017 y que fue de $35,15 en 2016, se agravaron con la imposición de sanciones financieras por parte de Estados Unidos, que impiden a la nación sudamericana adquirir nueva deuda en el mercado norteamericano.
La fragilidad económica que vive Venezuela se pone de manifiesto con una escasez feroz de los principales rubros alimenticios de primera necesidad, medicinas, repuestos y bienes esenciales, y con una inflación que el último mes superó 50%, según estimaciones privadas. Esto mantiene en vilo a los acreedores de la nación que antes de cada vencimiento de deuda suben las apuestas acerca que Venezuela caerá en default.
El gobierno venezolano no adelantó detalles acerca de qué tipo de operación va a realizar con su deuda que supera los 130 mil millones de dólares. El presidente venezolano habló en su alocución de refinanciamiento, de reestructuración y “ formateo” (sic).
José Ignacio Hernández, profesor universitario y especialista en derecho, advierte en su cuenta Twitter que en primer lugar “la renegociación de la deuda no se decreta, se negocia y ello requiere un grado importante de confianza de parte de los acreedores”.
Un refinanciamiento o reestructuración de deuda, siempre y cuando beneficie a la nación, no requiere la aprobación de la Asamblea Nacional. Sin embargo, la Ley Orgánica de Administración Financiera tiene algunas excepciones que podrían obligar al Gobierno a pasar por el control del Parlamento.
Sin embargo, en Venezuela se da por descontado que, en caso de ser necesario, el Ejecutivo no pasará estas operaciones por el Parlamento, sino por Asamblea Nacional Constituyente, instancia que ha sido desconocida por varios países, entre ellos Estados Unidos.
En este sentido, Hernández aclara que “no hay condiciones institucionales para una renegociación basada en la confianza: con una ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, no hay Estado de Derecho”.
Mientras el gobierno habla de reestructuración y de refinanciamiento, varios economistas se adelantan a aclarar que ambas operaciones son distintas y el éxito de cada una depende de factores que no están precisamente a favor del gobierno venezolano.
Luis Vicente León, economista y director de Datanálisis, explica que para que haya un refinanciamiento el mercado debe aceptar las nuevas condiciones (de deuda) voluntariamente y se debe emitir deuda nueva para realizar un canje.
Aclara que se refinancia en una negociación con los acreedores y no producto del default. “Se realiza a través del canje voluntario”, dijo en sus redes.
León explicó al portal Efecto Cocuyo que “tratar de refinanciar la deuda venezolana es lo correcto, pero las posibilidades de lograrlo son bajas, a menos que la compren Rusia y China”. En este sentido considera que “las sanciones de EEUU contra funcionarios del Gobierno y PDVSA provoca que los acreedores difícilmente acepten un canje de bonos venezolanos por deuda nueva, emitida en medio de las sanciones”.
Por su parte, el economista venezolano Alejandro Grisanti aclaró en declaraciones a la BBC que “en una reestructuración se elimina el carácter voluntario y se le obliga a los inversionistas a aceptar los nuevos bonos. En cualquier caso (reestructuración o refinanciamiento) es un anuncio aspiracional debido a que las sanciones prohíben la emisión de nuevos bonos”.
Para Grisanti lo que está claro es que “la voluntad de pago del gobierno ha disminuido sustancialmente y que muy posiblemente han sacado cuentas y ven la dificultad que tienen para honrar sus compromisos en 2018”, cuando deben pagar más de 9 mil millones de dólares.
En tanto, este mismo viernes, el vicepresidente El Aissami citó a los tenedores de bonos de PDVSA a una reunión en Caracas el 13 de noviembre. Según indicó el funcionario la reunión “contribuirá a la construcción de mecanismos eficaces para garantizar el cumplimiento de los compromisos en el marco del proceso de renegociación de la deuda externa”.
El anuncio del régimen venezolano fue muy confuso y habrá que esperar a que aclaren qué tipo de operaciones harán, mientras, solo basta recordar que antes de las sanciones de Estados Unidos, hace unos12 meses PDVSA intentó un canje con poco éxito y en condiciones poco favorables para la empresa.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .