Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

lunes, 5 de febrero de 2018

Continúa la piñata FSLN en alcaldías opositoras.

Tomado de Confidencial / La oficina de Isidro Irías sigue concurrida a pesar que ya es mediodía. La hilera de hombres y mujeres sigue inamovible al pie de la puerta del despacho. Mientras, el movimiento que azuza el inminente almuerzo lo protagonizan los trabajadores de la Alcaldía de El Cuá: Salen a la calle central de este municipio jinotegano, donde los asados de cerdo, carne y pollo emanan una amarillenta y grasienta humareda.
El nuevo edil del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) almorzará más tarde. Su agenda está llena. Sus nuevas obligaciones han estado centradas en dos flancos: Atender demandas y peticiones de los pobladores, y documentar lo que él llama,  “el saqueo de la alcaldía” por parte del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
Irías ganó las elecciones municipales en El Cuá, uno de los pocos municipios de Jinotega donde gobernaba el partido de gobierno. La zona es conocida por su tradición opositora y zona caliente de los denominados grupos armados por razones políticas, a quienes Ejército y Policía exterminan bajo el argumento de “delincuencia común”. 
El Cuá está flanqueado por el Macizo de Peñas Blancas y el Cerro Kilambé (donde ha habido enfrentamientos armados). La mañana es enfriada por la bruma que, como tejido adiposo, envuelve los picos de las montañas. Es un día de enero apacible… aunque entre los pobladores hay expectación evidente. En realidad, desde el 19 de enero, cuando Irías tomó posesión. Las miradas curiosas convergen en la alcaldía: Los mismos funcionarios sandinistas siguen saliendo de la sede edilicia en busca del almuerzo, pese a que muchos los vieron a ellos “llevarse computadoras”.
El nuevo alcalde apunta con su mano derecha a una mujer joven, piel blanca y tersa, que viste un ajustado vestido rojo. Es la hija del Secretario Político sandinista de El Cuá y actual responsable de recursos humanos de la comuna, Adriana González.
Irías es un tipo alto, pecho ancho, bigote montado sobre la nariz aguileña y ojos hundidos. También viste de rojo. En la bolsa de la camisa lleva medio paquete de cigarro, una rasuradora color verde (las heridas en la barbilla denotan un uso compulsivo de la descartable), y un lapicero con en el que apunta los reclamos de los pobladores, pero sobre todo los daños del mobiliario y las deudas heredas por la administración sandinista saliente.
El exalcalde Raúl Antonio Acevedo Lara (un liberal constitucionalista converso al sandinismo como su correligionario Wilfredo Navarro, diputado ante el Parlamento) legó a la nueva administración edilicia una deuda de seis millones de córdobas. 1 millón 700 mil córdobas del adeudo corresponde al pago de 20 indemnizaciones a exfuncionarios sandinistas. Las liquidaciones fueron calculadas al margen de lo que establece la Ley del Trabajo. En lugar de la normativa, fue usado un Convenio Colectivo, que contempla el pago de dos meses de salario ordinario por cada año trabajado.
El Convenio Colectivo y la sorpresiva reactivación del sindicato mantiene molestos a los colaboradores del alcalde Irías. Para ellos y algunos pobladores, eso es muestra suficiente de “mala fe” y razón para “correrlos a todos”. El Convenio Colectivo fue dado a conocer después de la derrota del Frente Sandinista en El Cuá. Sin embargo, el documento, rubricado por el exedil Acevedo Lara y la junta directiva del sindicato, está fechado el 30 de junio de 2017.
Jenny Domínguez Montes es parte de la directiva del Convenio Colectivo, pero se enteró de ello hasta finales de noviembre. La vicealcaldesa, Yadira Gurdián, fue la encargada de activar el sindicato.  Los seis millones de las deudas sandinistas deben pagarse con el primer desembolso de la transferencia municipal. El dinero es entregado en tres partes. 
Datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público exponen que para El Cuá han sido aprobado 50 millones 127 mil 939 córdobas para 2018. De ellos, 7 millones son para gastos corrientes y 52 millones 964 gastos de capital.
Sin embargo, el Presupuesto Municipal de El Cuá aprobado para 2018 por el alcalde saliente Acevedo Lara, no se corresponde con las cifras de Hacienda. El documento establece los mismos siete millones en gastos corrientes, pero una reducción significativa del gasto de capital, cantidad que se desploma de 52 millones a 22 millones 836 mil 903 córdobas.
— Nos han reducido las transferencias — lamenta el alcalde opositor—. Si dividen en tres entregas estos 22 millones que nos están dando para gasto de capital, en el primer desembolso del año es de 7 millones y medio, de los cuales seis ya están comprometidos con la deuda.
Irías camina a pasos largos. Interrumpe la entrevista y nos guía a una cabina radial abandonada, hedionda a moho. Hay monitores de computadoras amontonados, enredados en cables VGA. Una vieja consola de audio yace en una esquina. No hay más en la cabina. El nuevo alcalde está recostado en el marco de la puerta. 
La frecuencia de Radio Bosawás, propiedad de la Alcaldía de El Cuá, fue cancelada por una resolución del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR). El argumento del ente regulador fue el que el transmisor de la emisora operaba a una potencia superior a la autorizada. Irías comenta que es raro que la sanción fue publicada en La Gaceta en septiembre de 2017, pero hecha efectiva tras conocerse los resultados de los comicios municipales. El alcalde habla con el cigarro entre los labios. Hace una pausa y vuelve a sorber.
No dejaron nada. Pusieron esas pantallas de computadoras como para taparle el ojo al macho, como decimos nosotros… Si fue la frecuencia la que cancelaron, no debieron llevarse los equipos y el transmisor.
Manuel Padilla está zambullido en el motor de la camioneta Hilux que estaba asignada a José Aníbal González López, secretario político del Frente Sandinista en la región. Es el vehículo más dañado que recibió la administración de Irías. Padilla, mecánico de la municipalidad, enumera los daños aprisa: Cremallera, sistema de dirección, balineras, patentes, cruces cardánicas, diferencial delantero y el sistema de acoplamiento de la doble tracción.
Esta camioneta la rescataron en el municipio de Bocay, donde el secretario político realizaba labores partidarias. Padilla revisaba la camioneta y encontró un recibo de 1 mil 320 córdobas por la compra de un filtro de combustible en la guantera.
Este filtro vale entre 500 a 600 córdobas en este municipio — protesta el mecánico mientras muestra con insistencia la factura rectangular—. Me parece injusto. Usted sabe, la conciencia de cada quien, porque es el dinero del pueblo. Guardé este recibo porque no lo vi bien.  El alcalde Irías contó (antes de traerlos al patio) que mientras fue concejal opositor reclamó al edil sandinista por la asignación de la camioneta, un bien de la comuna, al secretario político partidario. Pero nunca obtuvo respuesta.
El municipio de La Trinidad también está asentado entre montañas. Pero no son elevaciones verdosas como las de Jinotega. A 30 kilómetros de Estelí, las cimas de La Trinidad tienden a ser áridas, marrones. Pero hay vacas pastando en lo alto. Desde la alcaldía del pueblo, los animales apenas se distinguen. Es un palacio municipal de fachada moderna y sin gran atractivo. Desde el pasado 22 de enero, Bismarck Rayo volvió a ingresar al recinto con la investidura de alcalde.
Ganó las municipales de 2017 bajo la casilla del Partido Liberal Constitucional (PLC). Sin embargo, ya había tutelado La Trinidad en el periodo 2008-2012. El Frente Sandinista, con Rosa Haydée Rosales Raudales como alcaldesa, lo administró hasta este enero.
Rayo esperó que el traspaso edilicio sucediera como en 2012: Entregó un inventario por cada área de la alcaldía.
— Hasta el último lápiz que había en mi oficina entregué — rememora Rayo. El despacho del edil está al fondo del edificio. Un escritorio ancho y largo domina la oficina, rodeada de sofás y sillas. Rayo heredó a la alcaldesa Rosales Raudales un escritorio con computadora y un despacho con televisor. No hay ninguno rastro de los dos aparatos.
El alcalde electo solicitó en varias ocasiones participar en el traspaso, pero solo recibió negativas de la administración saliente. La ex edil Rosales Raudales le comunicó que “se estaba entendiendo con Instituto Nicaragüense De Fomento Municipal”.
Nos bolearon. Al final, solo me entregaron un documento donde, supuestamente, iba toda la información. La alcaldesa saliente expresó que dejó una alcaldía cero deudas, y ahora, que estamos ejerciendo y funcionando, están saliendo cosas.
Rayo se refiere directamente al préstamo que deben pagar por Calles para El Pueblo. En este municipio la suma es de dos millones 76 mil 155 córdobas, de acuerdo al acta de certificación número 17-2017.
Pero las deudas heredadas no es el episodio más sonado del traspaso municipal por parte del Frente Sandinista. La vice alcaldesa Evelia Molina resalta el “saqueo” de 41 computadoras de la biblioteca y la alcaldía municipal. Los videos de hombres cargando camiones de CPU, monitores y muebles son virales en las redes sociales de La Trinidad.
— Hice la pregunta a las personas que las estaban bajando las computadoras, y ninguno respondió. Vehículos blancos, una camioneta gris, subieron las computadoras con todas sus mesas y vi que las llevaron al norte. No sé cuál fue el destino que le dieron.
Quien sí obtuvo una especie de respuesta fue el alcalde Rayo. Las computadoras fueron retiradas bajo el argumento “de que un organismo” afín al Frente Sandinista las había donado. Sin embargo, hurgando en los archivos contables, la nueva administración encontró una factura y el cheque número 21357, que demuestran que 21 computadores fueron comprados con 578 mil 305 córdobas del erario municipal. El resto de las computadoras fueron donadas por un hermanamiento entre La Trinidad y la ciudad alemana de Moers.
La vicealcaldesa Molina vio el saqueo de las bodegas de la alcaldía. Exfuncionarios sandinistas desaparecieron un ring de boxeo, equipamiento deportivo y madera. Una de ellas está ubicada en el rastro municipal. Juan Ramón Picado es el cuidador de ese sitio, pero prefiere no ahondar en detalles por miedo a represalias.
En el mismo patio del rastro municipal está un modulo de construcción paralizado en un 80%. Alex Rocha es el mecánico municipal. Ha pasado toda la mañana dándole mantenimiento al patrol, el único que funciona en su totalidad. La compactadora tiene fallas en el sistema eléctrico. El sistema hidráulico de la pala mecánica tiene múltiples fugas. Y hay otro tractor CASE, el más grande, que tiene ocho meses imposibilitado.



Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .