Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

sábado, 28 de abril de 2018

Monseñor Silvio José Báez: "Que los gobiernos del mundo vuelvan sus ojos a Nicaragua".


Por María Fernanda Silva - Especial / Actualidad Radio. - El obispo auxiliar y vicario general de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio José Báez, tiene claro que la única vía para que retorne la democracia a territorio nicaragüense es que el gobernante Daniel Ortega abandone el poder, luego de las protestas callejeras que dejan al menos 30 personas muertas y muchas más desaparecidas.

En una entrevista concedida a los periodistas Ricardo Brown y María Fernanda Silva, de Actualidad Radio 1040, el alto jerarca de la Iglesia católica nicaragüense afirmó que esa nación les debe a los jóvenes “este despertar que trae nuevas esperanzas al país” y señaló al Gobierno de Ortega como una “dictadura” que ha irrespetado los derechos humanos con un “lenguaje intimidatorio”.

Para el prelado, Ortega y su familia “dominan todos los poderes” y opina que la salida del poder de quienes dirigen el régimen solo sería posible con mayor presión internacional por la vía diplomática, porque –sostuvo– no cree en intervenciones extranjeras de tipo militar o económico como la que planteó en días recientes un grupo de legisladores del sur de la Florida.

¿Cuál es el sentir de los nicaragüenses?

El sentimiento generalizado en Nicaragua es agridulce. Por una parte, un gozo inmenso de ver finalmente que este pueblo acallado y oprimido por tantos años ha despertado y se ha manifestado cívica y pacíficamente, deseando construir un nuevo país, pero, por otra parte, estamos con un sentimiento de tristeza de ver a 30 nicaragüenses muertos, entre ellos 20 jóvenes, un guardia, un policía y un bombero, y muchos jóvenes desaparecidos. 

Son sentimientos encontrados, pero hay mucha esperanza. Les digo a los nicaragüenses que se animen porque ha llegado el momento de reconstruir el país en libertad y justicia social, y finalmente juntarnos todos para que Nicaragua vuelva a ser una república como decía Pedro Joaquín Chamorro [Periodista, escritor, empresario y político nicaragüense que murió asesinado].

¿Cómo califica usted el nivel de represión que se ha visto en ese país?
En realidad les debemos a los jóvenes de Nicaragua este despertar que trae nueva esperanza al país. Esperamos dialogar con el Gobierno, pero bajo ciertas condiciones precisas y una es que tiene que cesar la represión; el Ejército y la Policía tienen que recluirse en sus cuarteles; tienen que liberar a todos los jóvenes que están en estos momentos encarcelados y mostrarlos a todos porque hay muchos desaparecidos. También estamos exigiendo al Gobierno que en la mesa de diálogo no solo se toque el tema del Seguro Social, sino que se abra una agenda generalizada en donde podamos abrir finalmente el camino para una Nicaragua democrática y en donde estén sentados todos los sectores del país.

¿Usted cree que en Nicaragua hay una dictadura?

En Nicaragua ha existido una dictadura desde hace muchos años. Hemos vivido bajo un régimen que ha coartado la libertad de expresión, que ha intimidado continuamente a la sociedad, que ha irrespetado los derechos humanos y la vida de tantas personas, que se ha impuesto con un lenguaje seudoreligioso e intimidatorio. Una pareja, con su familia, que se ha instalado en el poder de manera absoluta, dominando todo los poderes del Estado. Este es un país que ha estado secuestrado por muchos años y en este momento tenemos la esperanza de recuperar nuestra patria.

¿Qué pide la Iglesia para mediar en las negociaciones con el Gobierno?

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua hemos aceptado este servicio que se nos ha pedido, en palabras del Gobierno, como garantes y testigos de un diálogo. Los obispos nos estaremos reuniendo para terminar de establecer las condiciones del diálogo y que se inicie lo más pronto posible. La Iglesia ha jugado un papel preponderante en todo esto; hemos apoyado a los jóvenes, hemos abierto nuestros templos, hemos estado al lado de la población en todo momento. Nicaragua es un pueblo profundamente católico y la Iglesia sigue al lado del pueblo.

¿Hasta dónde puede llegar la Iglesia en medio de esta situación?

Algunos sacerdotes estamos de acuerdo incluso en ir a hacer un plantón, una marcha delante de las cárceles más importantes hasta que no nos muestren a todos los jóvenes que fueron detenidos o que están desaparecidos. Esta es una iniciativa de la Iglesia que estamos madurando porque no queremos a ningún joven nicaragüense desaparecido, ni detenido. Ellos han despertado la conciencia social de este pueblo y estaremos a su lado.

¿Usted cree que deben renunciar el presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, que cumple funciones de vicepresidenta?

Por lo que yo he podido escuchar estos días, el clamor generalizado de la población de Nicaragua es precisamente eso. Esta gente tiene que abandonar el poder, que es el único modo de democratizar Nicaragua y de que este país vuelva a ser una república fundada en la justicia social y en la libertad para todos.

¿Y si no lo hace, usted cree que continuaría la presión social? Es muy probable. Creo que la población no está dispuesta a dar un paso atrás y creo que en el diálogo que se entablará en algún momento saldrá este punto porque el pueblo lo está pidiendo, el pueblo lo está exigiendo. Ha habido una manifestación de casi un millón de personas en Managua, algo nunca visto en este país desde hace muchísimo tiempo, y el pueblo está exigiendo precisamente eso.  

¿Cuál es el llamado a la comunidad internacional para que no haya un mayor derramamiento de sangre? 

Yo invito a los gobiernos latinoamericanos y a Estados Unidos, en concreto, pero también a Europa que sigan manifestando su apoyo a la democratización de Nicaragua. El apoyo internacional ya ha sido grande, pero la presión exterior es decisiva para que podamos lograr un cambio histórico que este país está demandando desde hace muchos años, y esperamos que no sea con derramamiento de sangre. Este es un pueblo pacífico y quiere un cambio por vía democrática, y para ello la presión internacional es decisiva. Les pido a los Gobiernos del mundo que vuelvan sus ojos a Nicaragua.

Congresistas del sur de la Florida han pedido al presidente Trump que retire cualquier apoyo a Nicaragua. ¿Cómo ha sido recibida esta solicitud en ese país en donde se limita el acceso a los medios de comunicación del mundo libre? 

Yo he escuchado la noticia por radio, pero no ha resultado tan difundida en Nicaragua. Debido a la historia de nuestro país, la mayoría de los nicaragüenses, y yo como obispo personalmente, no creo en intervenciones extranjeras de tipo militar, ni de tipo económico. Creo que el problema lo tenemos que resolver y lo podemos resolver los nicaragüenses. La presión tiene que ser diplomática. Yo no creo en presiones de otro tipo y creo que el pueblo de Nicaragua tampoco.

¿Qué ayuda pueden prestar los nicaragüenses que se encuentran en otras partes del mundo y especialmente los que están en Estados Unidos a sus connacionales dentro del país? En primer lugar, un saludo cariñoso al pueblo nicaragüense que está en Miami, con el cual yo me he encontrado muchas veces en estos últimos años. Les digo a estos nicaragüenses que no pierdan la esperanza, aquí los recordamos, aquí nos hacen falta y que sigan presionando. Manifiéstense, hagan sentir su voz y recen mucho, expresó.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, Gustavo Porras confirmó a través de una conferencia de prensa que la junta directiva del parlamento, decidió conformar una Comisión de la Verdad.  Según Porras, la Comisión de la Verdad, tiene como objetivo conocer, analizar y esclarecer la verdad de los acontecimientos ocurridos en Nicaragua durante las protestas a las reformas al Seguro Social.   

Gustavo Porras dijo que la Comisión de la Verdad estará conformada por un grupo de juristas, religiosos, jóvenes, organizaciones de la sociedad civil y personalidades que estén de acuerdo con la paz. Sin embargo, Porras es el secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores FNT, una organización sindical que actúa como el brazo político del FSLN o Daniel Ortega que controla los sindicatos en los planteles de trabajo en las instituciones del estado.  

A Porras se le vió junto al presidente del Instituto de Seguridad Social Roberto López, dirigiendo a los colectivos políticos del gobierno, desde algún lugar de Managua, custodiado de un grupo de soldados del ejército. “La junta directiva de la Asamblea Nacional procederá a conformar la comisión para su integración y juramentación”, declaró Porras.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .