Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 17 de abril de 2018

Sucesor de Raúl Castro asumirá el cargo con las relaciones con Estados Unidos heladas como en la Guerra Fría.


La Habana Cuba/ - Cuba adelantó la instauración de la legislatura que terminará el mandato de Raúl Castro para este miércoles, en lugar del jueves, como se había anunciado anteriormente.   La sorpresiva decisión fue anunciada con una escueta nota oficial en el diario oficial, Granma: la determinación se tomó para “facilitar el desarrollo de los pasos que requiere una sesión de tal trascendencia”.

En momentos que el mandato de Raúl Castro llega a su fin el miércoles, asumiendo que mantenga su promesa de dejar la presidencia, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos parecen haber regresado al congelamiento de la época de la Guerra Fría.

El gobierno del presidente Donald Trump ha echado atrás parcialmente la apertura comercial y de viajes a Cuba implementada durante el acercamiento del presidente Barack Obama, y la embajada de Estados Unidos en La Habana funciona con un personal mínimo después que Washington retiró la mayor parte de sus empleados y expulsó a 17 diplomáticos cubanos tras varios misteriosos incidentes que afectaron la salud de diplomáticos estadounidenses. La retórica anticubana de Trump también se ha intensificado.

Sin embargo, las dos partes han continuado reuniéndose periódicamente, generalmente en Washington, para tratar temas de interés común; la Guardia Costera de Estados Unidos y los guardafronteras cubanos cooperaron en un operativo este mes cuando 127 haitianos fueron hallados en un velero sobrecargado a 20 millas de la costa cubana. Los cubanos también enviaron tres camiones de bomberos y un helicóptero a la Base Naval de Guantánamo, a solicitud de los estadounidenses, cuando incendios forestales amenazaron las viviendas de esa base en febrero pasado.

l gobierno cubano también parece decidido a mantener viva la incipiente relación con Estados Unidos, especialmente si eso significa atraer a más visitantes estadounidenses que viajan libremente a la isla.

Cuando en enero se inauguró en La Habana una réplica de la estatua de bronce del héroe de la independencia cubana José Martí que está en el Parque Central de Nueva York, asistieron unos 300 invitados de Estados Unidos y el propio Castro estuvo en el evento. Estaba claro que a los funcionarios cubanos les gustó la réplica de la estatua como símbolo de la amistad entre los cubanos y los estadounidenses.

A pesar del poco personal en la embajada de Cuba en Washington, los diplomáticos cubanos todavía hacen un esfuerzo para aceptar invitaciones de todas partes de Estados Unidos y buscar amigos potenciales. Después de una reciente visita a la University of Southern Mississippi, Miguel Fraga, primer secretario de la embajada, tuiteó: “Cuba desea relaciones normales con EEUU basadas en el respeto y la buena voluntad”.

Carlos Alzugaray, un diplomático cubano retirado, dice que el sucesor de Raúl Castro probablemente seguirá el mismo camino: “resistencia a la presión y listo para continuar con los acuerdos existentes si la administración Trump está lista para seguir adelante”.

Desde que Trump asumió el cargo, delegaciones de Estados Unidos y Cuba han participado en casi dos docenas de reuniones sobre temas como migración, salud pública, lucha contra las drogas, protección ambiental, aplicación de la ley, agricultura, tráfico de personas y fraude migratorio, fugitivos de la justicia, seguridad cibernética, lavado de dinero, seguridad marítima, aviación civil y derechos humanos. Esos diálogos e intercambios técnicos comenzaron bajo la apertura que propició Obama.

“Estas reuniones brindaron la oportunidad de abordar temas que promueven los intereses de Estados Unidos y el pueblo cubano”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

Durante el gobierno de Obama, las reuniones generalmente se rotaban entre Washington y La Habana, pero desde el 29 de septiembre, cuando el ex secretario de Estado Rex Tillerson ordenó la salida de todo el personal no esencial de la embajada de Estados Unidos en Cuba, casi todas las reuniones e intercambios entre los dos países han ocurrido en Estados Unidos.

Algunas de las reuniones se han realizado en el sur de la Florida, donde Trump anunció en junio pasado su nueva política más dura con Cuba. Las dos partes se reunieron en Cayo Hueso para un simulacro sobre operativos de búsqueda y rescate, y en Fort Lauderdale para trabajar en un plan de respuesta a derrames de petróleo y sustancias peligrosas en el Estrecho de la Florida y el Golfo de México.

Elliott Abrams, quien trabajó en los gobiernos de Reagan y George W. Bush, quisiera que Trump revierta aún más la apertura de Obama. “El gobierno de Trump ha dejado intactos la mayoría de los grandes cambios de Obama, a pesar de la dura retórica del nuevo presidente”, dijo Abrams.

Ahora, con el sucesor de Castro —probablemente el primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel— camino al poder, sugiere que la transición no es el momento para aligerar la política hacia Cuba. “Estados Unidos debería presionar fuertemente por el cambio una vez que Raúl se vaya, porque no está claro si el régimen podrá mantener su monopolio en el poder y negar el progreso político y de derechos humanos”, escribió Abrams en un informe de política para el Consejo de Relaciones Exteriores, del que ahora es miembro.

Pero otros dicen que el cambio de liderazgo, que será la primera vez en más de 40 años que alguien sin el apellido Castro ocupe la presidencia, es el momento para un compromiso aún mayor.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .