Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 24 de abril de 2018

Zoilamérica Ortega: "Daniel Ortega y Rosario Murillo tienen muchos cómplices para reprimir"

Por Judhit Flores / Zoilamérica Ortega Murillo, primogénita de la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo e hija adoptiva del presidente Daniel Ortega, desde el exilio en Costa Rica al que asegura fue obligada por la persecución del gobierno, tras una denuncia de abuso sexual contra el mandatario, se manifiesta con preocupación acerca de los violentos sucesos acaecidos en la nación centroamericana, a raíz de las protestas protagonizadas por la población, durante los últimos días.
La brutal respuesta del gobierno por la reacción popular a medidas adoptadas por Ortega en el Sistema de la Seguridad Social ha dejado un saldo que supera 30 muertos, más de 100 heridos y un número indeterminado de desaparecidos. Asimismo gran destrucción y mayores niveles de represión por parte de las autoridades policiales que se enfrentan a jóvenes universitarios del movimiento de Auto convocados, cuya única arma es la valentía con la que enfrentan a las fuerzas del poder.
Las reformas unilaterales dictadas por Ortega que tendrían incidencia en la Seguridad Social, fueron vistas como un perjuicio a los trabajadores, empleadores y jubilados. El evento es analizado como la chispa que desató el estallido.
Aunque Ortega anunció el domingo la derogación de las reformas anunciadas, el país no acepta esa disposición después del asesinato de decenas de jóvenes y por el grado a que ha escaldo la represión el país. Los llamados Auto convocados, a través de las redes sociales, están exigiendo que Ortega abandone el cargo junto a su gabinete y se convoque a nuevas elecciones.
¿Qué piensas sobre la situación del país, sobre el saldo mortal de las protestas, los heridos y detenidos a manos de la Policía?
En la palabra destrucción. Creo que de una u otra manera es lo que venía pasando todos estos años, con la destrucción de la institucionalidad, desarticulación de los partidos políticos y movimientos con la represión, el poder para manipular e intimidar, pero lo que siento (ver) es el empecinamiento de dos personas [su padrastro y su madre] en el poder para mantenerse a costa de lo que sea. Por eso cuando hablo de destrucción siento que me estremece saber la peligrosidad en que esta mi país, en manos de personas que en pocos días de protesta han hecho lo que mantuvieron detrás de sus máscaras ocultas con sus discursos de cristianismo, de revolución, de amor, y con rapidez se les cayeron las máscaras, se cayeron las palabras, con esa rapidez están haciendo un esfuerzo brutal por eliminar la voluntad de todo un pueblo. 
Me parece sumamente peligroso, y creo que la comunidad internacional se siente sorprendida con lo que está sucediendo, pero necesitamos que pasen del asombro a la acción, a comprender, quizás lo que para ellos eran índices económicos positivos desde su óptica, aun las organizaciones internacionales que se negaron a ver el fraude, muchos gobiernos que pese a los hechos mantenían una posición de que estaban simplemente frente a una Nicaragua con problemas. Es necesario que reaccionen a la realidad de la Nicaragua que han visto en los últimos días, que es un régimen dictatorial, que evita a toda costa que se evidencie su falta de legitimidad.
Se ve indignación en la juventud, han perdido el miedo a la represión y están en las calles exigiendo cambios, ¿qué opinas?
Ya veníamos sintiendo que era un excesivo abuso no solo del poder, sino abuso a la inteligencia del pueblo. Me llama la atención que en un comunicado [el Gobierno] está pidiendo paciencia, tolerancia, vocación de paz al pueblo. Pareciera que se condena el hecho de que el pueblo haya dado un paso al frente, que hayan perdido el miedo, que hayan roto el silencio, sin pensar que esta violencia que hoy tenemos fue sembrada a través de meses de terror en el campo. No dejaron espacios para otra cosa, y si no, veamos cuántos recursos de amparo sin resolver están en la Corte Suprema de Justicia contra el fraude electoral, cuántas denuncias están en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuántos intentos para alcanzar justicia y lo que más asombra es que esto no empezó en las montañas de Nicaragua, y quizás precisamente por la espontaneidad de las movilizaciones ha tenido como protagonistas a los más cercanos de todas estas políticas arbitrarias y autoritarias.
No es justo que se condene al pueblo por estar reaccionando con indignación, no hay que confundir el odio con la indignación, la indignación es un acto legítimo, el pueblo y las organizaciones intentaron reiteradamente encontrar otros cauces y este es el único camino que le han dejado. Están obligados a escuchar al pueblo, pero hay una arrogancia absoluta en el gobierno.
¿Qué piensas del actuar de la Policía Nacional y del Ejército en estos sucesos?
Todos los que empezamos a vivir estas situaciones de persecución en los últimos años, sabemos que esta concentración de poder nunca hubiese sido posible sin que desgraciadamente otros actores a lo interno de Nicaragua lo estuviesen permitiendo y favoreciendo el colapso de la institucionalidad. Si la jefa de la Policía no hubiese aceptado permanecer tanto tiempo en el cargo, el respaldo que la empresa privada ha dado, y otros sectores de la sociedad, no estaríamos en esta situación. La empresa privada al no aceptar este diálogo que se pretendía llevar al pueblo con la pistola en la cabeza, al menos ha hecho un primer paso y salvar esa deuda que tiene con el pueblo por haber permitido y favorecido este proceso. 
Este es un momento crucial para que todos aquellos sintiéndose solos han venido observando en el desacuerdo silencioso lo que ha estado pasando a lo interno del Frente Sandinista, dentro del gobierno, y todos estos actores que por instinto de sobrevivencia pensando que esto iba a ser eterno se sumaron a esta telaraña de corrupción del gobierno. Es ahora o nunca, que se pongan del lado del pueblo, de la justicia y la verdad. Si bien es tardío, este es el momento en que estos muchachos (del Movimiento Autoconvocados), las familias, incluyendo los muertos, demandan con su esfuerzo, sacrificio y valentía el último llamado a la conciencia, a la desobediencia, a tomar distancia (del régimen), que hoy los dejen solos para que asuman la realidad. Toda persona que se niega a aceptar la realidad de Nicaragua está respaldando el genocidio, y hoy se trata de ver de qué lado están, si con la vida o con el crimen que se está cometiendo en contra del país.
Los estudiantes quieren distancia de los partidos, se sienten traicionados, los vemos autoconvocándose para resolver una crisis que no fue creada por ellos. ¿Qué opinas?
Creo que cada uno de nosotros -y hablo de nosotros porque también soy parte de una generación- probablemente sea necesario revisemos nuestra forma de hacer la lectura política en nuestros escenarios. Creo que con mucha razon se ha perdido la confianza en el liderazgo, y por otro lado probablemente venimos mostrando todo un plan de desmantelamiento de nuestro movimiento, lograron dividirnos, crear rivalidad, y los muchachos han tenido más capacidad que nosotros para encontrar lo que les une y eso es lo que les hace en este momento, tener ese rol tan especial porque pudimos ver como una Universidad dio paso a otra, y de otra Universidad dio lugar a otro espacio y ellos son los que están teniendo en sus manos el legado de la unidad. 
Pienso que no debemos decir que no hay liderazgos, están ahí, lo que debemos es construir puentes para visibilizarlos lo suficiente y crearles el espacio para que definan cual es el tipo de interlocutor que Nicaragua necesita, y si en este momento no es una o dos personas es porque quizá estamos cansados de caudillos y de salvadores, y también para proteger el grupo de Auto convocados, pero hay liderazgo. No tendrían esa capacidad de organización en el sentido de establecer el momento de salir a la calle para establecer las formas de reunir víveres de crear estas redes de comunicación en las redes sociales. Lo que se tiene que lograr es que esos liderazgos puedan salir sin que también caigan de egos y asedio.
Precisamente creo que en eso están estos operativos militares que estamos viendo, andan buscando conspiración, buscando quién está detrás, acciones como estas Somoza le llamó operación limpieza y lo que quieren hacer es precisamente limpieza de esos nuevos liderazgos que están surgiendo, que por ahora no los vemos, pero están ahí, han tenido esa hermosa capacidad de convocar y articular.
La reacción de la pareja gobernante ha sido desmesurada, ¿crees que es por temor a perder el poder?
En primer lugar, el mesianismo y la arrogancia de haberse erigido como los “elegidos”, de haberse envestido ellos mismos de un halo de “divinidad” creo que no les permite admitir que estamos frente a un repudio [popular]. Esa palabra puede resultar dolorosa para los que todavía se debaten entre lo que fue y lo que son hoy, entre lo que empezaron en 1979 y lo que son hoy. Pero el pueblo no se equivoca y desgraciadamente esa arrogancia es lo que los convierte a ellos en más peligrosos. 
No puedo decir que pasa en la mente de quienes no han sabido reconocer en ningún momento señales de descontento, señales que demuestran están cometiendo graves errores, lo más cercano a un pensamiento de lo que esperaríamos es el que escuchamos en el discurso de hoy (de Daniel Ortega) diciendo que el pueblo está confundido, manipulado, ellos esperan que el pueblo vuelva a asumir una actitud de obediencia y definitivamente, ese tiempo ya pasó.
Esas dos personas que están en la presidencia han tenido que ver mucho en tu vida ¿Cómo vives ese dilema?
No lo sé. Hoy fui a la protesta (contra el régimen de Ortega, en San José, Costa Rica), al acto de solidaridad con los hermanos nicaragüenses que vivimos aquí. Por esos sentimientos estoy absolutamente segura en el lugar que estoy y de la posición que tomé desde 1998, que hice mi denuncia (contra Daniel Ortega, por abuso sexual desde la edad de 11 años). Mi distanciamiento es la posición congruente conmigo misma en primer lugar. Por otro lado, soy madre, a pesar de que ella [Rosario Murillo] le ha hecho infinito daño a mis hijos, también ella tiene nietos e hijos [sus hermanos] con quienes comparto un vínculo sanguíneo, pienso que ellos inevitablemente van a vivir las consecuencias de lo que han hecho y ojalá en algún momento puedan aceptar la gravedad de lo que le han hecho a Nicaragua. 
Es un momento difícil por esa razón, porque si bien tomé distancia en el momento adecuado, en el momento que mi conciencia me lo indicó, también compartí [con ellos] una primera parte de mi historia y como dije, hoy por esa historia sé que hace muchos años dejaron de ser lo que un día fueron, o lo que probablemente nunca fueron, y que el lugar de la historia donde van a estar siempre va a representar para mi un tema de mucho dolor.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .