Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 12 de junio de 2018

Hace 47 dias, Nicaragua era, como dice la Sofía, el País de las Maravillas.

Una nación que prosperaba a niveles superiores al 4 % anual, gracias al sacrosanto “Consenso” alcanzado entre el gobierno, las cúpulas empresariales y los trabajadores. Un Consenso que era ejemplo para el mundo entero y que todos los países deberían de copiar. 

El país de las buenas carreteras que “construía” incansablemente el comandante. Era el país más seguro de Centroamérica, el país donde el narcotráfico daba un salto de garrocha para no pasar por el Muro de Contención. El país donde todos vivían felices, de hecho decían que estábamos en los primeros lugares de los índices de felicidad, solo hizo falta crear el Ministerio de la Suprema Felicidad. Era un país gobernado por la amantísima madre que todos los días, al mediodía, nos recetaba sus letanías de amor, paz y bendiciones. 

El país que tenía un bosque de lata sembrado por las avenidas más importantes de Managua. El país que mostraba a los miles de turistas, muchos de ellos nicaragüenses que venían de los Estados Unidos, lo que fueron las sucias riberas del lago de Managua, convertidas ahora en el Puerto Salvador Allende, que tantos suspiros arrancó y cuanta condescendencia provocó hacia su creadora, la misma de las letanías de todos los días. Era el país de la burbuja en que vivían los que se lo habían repartido, era la Nicaragua de unos pocos. Eso era hace 46 días.

Hoy, exactamente un día después, hace 47 días, la burbuja estalló. De repente y gracias a la conciencia ecológica y ambientalista de un grupo de estudiantes universitarios de la UCA, de la UNI, de la UPOLI, de la UNA y de la UNAN, el país de las maravillas desaparece, para dar paso al país real en que vivíamos, el país que la otra parte conocía, pero no se atrevía a hablar. Primero fue Indio Maíz y luego el decreto del INSS, del que ya nadie se acuerda, y como por arte de magia, la Nicaragua anestesiada logra salir de la burbuja y puede ver lo que estuvo enfrente y se resignaba a no entender. 

Ya no era el país del que nos hablaban, la gente se da cuenta que las carreteras no las construía el comandante, que los caporales partidarios, inexplicablemente, se habían convertido en millonarios, que los bosques de Bosawás e Indio Maíz habían sido despalados inmisericordemente, que el famoso crecimiento anual del Producto Interno Bruto solo llegaba a unos pocos, que los salarios no ajustaban para adquirir la canasta básica, que el país nos lo habían confiscado, que había sido puesto en venta, que el presidente era inconstitucional, que lo que teníamos era una dictadura, en fin, que vivíamos en la miasma y no merecíamos esto. 

Fue hace 47 días que una pequeña chispa encendió un fuego que arrasa al país de mentira en que vivíamos. Desde hace 47 días que vivimos una sacudida terrible, jóvenes, niños, mujeres, estudiantes y pobladores, asesinados brutalmente, agredidos sin misericordia. A fuerza de sangre y muerte, nos terminamos de convencer que teníamos un gobierno de asesinos, que solamente guardaban las apariencias, porque estaban convencidos que tenían al país aletargado a punta de láminas de zinc, chanchitos y gallinas. 

Y despertamos, literalmente, bañados en sangre. Sangre pura y generosa, de muchachos la mayoría, que enfrentaron desarmados la furia genocida de quienes están acostumbrados a la danza macabra con la muerte. Y el despertar fue con la ira contenida de once años, unos chavalos, que poco a poco empezamos a conocer, nos dieron la palmada en el rostro para que reaccionáramos. Y lo lograron. 

47 días ya que el país está en pie, enfrentando una lucha desigual, armas contra los anhelos de democracia, balas contra la voluntad de justicia, la fuerza contra la razón. Y todo gracias a unos chavalos, casi niños, que lograron lo que nadie pudo hacer en once años.

Hoy más que nunca, no podemos fallarles a los asesinados brutalmente por los genocidas. Hoy más que nunca debemos y tenemos que permanecer unidos. Hoy más que nunca debemos de permanecer firmes. La unidad es nuestra fortaleza. Los días cruciales de la lucha están por venir y la sangre derramada nos reclama: 

! NI UN PASO ATRÁS! 


Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .