Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 26 de junio de 2018

Ortega incrementa represión oficial aún con la presencia de la CIDH.


Varias ciudades del país fueron atacadas por fuerzas policiales y paramilitares desde la madrugada del domingo, a pesar de la llegada de los expertos internacionales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La entrada principal de Nagarote, León, está desierta. Los jóvenes que resguardaban las barricadas ubicadas sobre esa carretera huyeron previo al ataque de policías y paramilitares. Los negocios de venta de quesillos están cerrados y el súper que está a la vuelta de la esquina, también enllavó sus puertas.

La ciudad está controlada por las fuerzas armadas del Gobierno, que entraron al pueblo el domingo en la noche y el lunes, acompañados de camiones y retroexcavadoras, lograron derribar cada una de las trincheras ubicada en la calle principal.

Uno de los jóvenes que estuvo en un tranque de esa calle, relató a CONFIDENCIAL que en el enfrentamiento del domingo por la noche, cuatro personas resultaron heridas. “Uno fue de gravedad, pero ya fue operado y se encuentra estable”. Lograron resistir porque los encapuchados eran pocos y no tuvieron el valor de entrar con fuerza.

La mañana del lunes el ataque continuó, pero esta vez los paramilitares llegaron acompañados por 16 camionetas Hilux cargadas de antimotines fuertemente armados. Ante la llegada inminente de los agresores, los ciudadanos que integran el Movimiento 19 de Abril de Nagarote, persuadieron a los jóvenes que resguardaban las barricadas para que abandonaran el lugar, y preservaran su vida. Los muchachos hicieron caso.

Al no haber resistencia, los policías y paramilitares, lograron derribar todas las barricadas. “Es que no había nadie porque desde las ocho los muchachos se fueron”.

Lo que sí ocurrió fue una persecución contra los integrantes del Movimiento, quienes se refugiaron en la Iglesia Santiago Apóstol. “Nosotros nos vinimos antes de mediodía, porque nos dijeron que pretendían llevarnos con ellos. Aquí nos hemos quedado, pero estamos rodeados. Más tarde vendrá el padre de la parroquia a mediar”, indicó otro ciudadano.

Los pobladores refugiados indicaron que las fuerzas armadas dispararon contra la Iglesia. “Estábamos quince personas en el lugar, nos tuvimos que agachar para que no nos hirieran”, dijo uno de los presentes.

La Policía Nacional informó a través de una nota de prensa que a eso de las 11:30 de la mañana, mientras la fuerzas policiales, trabajadores de la Alcaldía y pobladores, realizaban labores de limpieza de obstáculos sobre la vía pública, fueron agredidos por “grupos delincuenciales, encapuchados con armas de fuego y morteros”, resultando asesinada la Sub Oficial Mayor Zaira Julissa López.

El comunicado de la Policía no menciona más información al respecto. Uno de los integrantes del Movimiento, descartó que a esa hora hubiera enfrentamientos, pues los jóvenes que custodiaban las barricadas se marcharon desde las ocho para proteger sus vidas.

“Y si alguien le disparó, entonces fue uno de ellos, porque aquí nadie anda armas, y quienes están con escopetas y AK, son ellos”, expresó. En Carazo, se registraron varios ataques desde la madrugada por las llamadas “fuerzas combinadas”, que integran policías y paramilitares.

En Jinotepe, fue asesinado el universitario Cristhopher Castillo Rosales, de 23 años, cuyo cuerpo quedó tendido en una cuneta del reparto Ana Virgen Noble, donde residía.

Según habitantes de ese barrio, durante la noche ocurrieron varias balaceras desde las ocho de la noche, en el sector de la salida de Jinotepe. Los ataques se extendieron a varios tranques sobre la Carretera Panamericana Sur.

El joven falleció, al parecer, por dos impactos de bala: uno en el cuello y otro en la espalda. Este joven era hermano de un militante del FSLN y según los medios oficialistas los que lo asesinaron iban a encapuchados a bordo de varias motocicletas.

Una de las llamadas “camionetas de la muerte” usada por paramilitares del sector de Masatepe y San Marcos, fue encontrada por jóvenes autoconvocados.

Según una denunciada enviada a Reporte Ciudadano, la camioneta sin placa fue capturada y abandonada por los paramilitares cuando salieron varios jóvenes. En el vehículo estaba la circulación a nombre del FSLN y los jóvenes esperan entregarla a los sacerdotes.

Desde la madrugada, poco antes de las tres de la mañana las campanas de la Basílica menor de San Sebastián en Diriamba empezaron a sonar para alertar a la población de un nuevo ataque de paramilitares. A esa misma, la sirena de la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios de Diriamba también sonó.

Mientras el tranque ubicado en el sector de La Palmera era atacado por encapuchados que llegaron a bordo de dos camionetas Hilux blancas sin placa, un grupo de delincuentes encapuchados saqueaba y atemorizaba a la población de la ciudad.

Una tienda de electrodomésticos y otra de venta de celulares fueron saqueadas, aunque algunos pobladores lograron recuperar algunos de los objetos robados. “Amanecer y saber que saquearon el lugar que te da de comer día a día y saber que no tenemos nada en este momento”, escribió en su cuenta de Facebook, Hanzel Ayerdis, propietario de la pequeña tienda de accesorios y venta de celulares.

Aunque los jóvenes autoconvocados llegaron a ayudar, no lograron recuperar casi nada de lo robado. “Los vimos correr para diversos barrios con todo lo que se estaban robando, iban para el sector de El Cementerio”, manifestó uno de los jóvenes.

Aunque no hubo heridos, se reportaron daños materiales como artículos de oficina, pero no se quemaron los vehículos de carga que se guardan en ese lugar.

Desde días atrás, un grupo de autoconvocados permanecía en el lugar, pero estos lograron salir antes del fuego. Las columnas de humo se divisaban desde varios kilómetros de distancia, aunque los bomberos lograron sofocar el siniestro.

La Policía Nacional y grupos paramilitares también atacaron la mañana del lunes los barrios Laborío, Providencia, Zaragoza y Sutiaba, en León, con el objetivo de botar las barricadas que los ciudadanos armaron en las calles para defenderse de los robos e incursiones de los grupos armados.

Las fuerzas represoras entraron a eso de las seis de la mañana, armados con escopetas y AK, también con camiones pesados y retroexcavadoras. “Quieren aplicar el plan limpieza que hemos visto en Managua y Masaya”, dijo un ciudadano del barrio Laborío, quien estuvo presente durante el ataque.

Los ciudadanos repelieron el ataque con piedras y morteros, sin embargo, no evitaron que al menos diez personas resultaran heridas durante la incursión de los grupos armados. El enfrentamiento duró alrededor de dos horas y la calma regresó a los barrios solo hasta que los policías y paramilitares abandonaron la zona.

“No mediaron palabras. Esos grupos armados que andan son gente del mismo León y de otros lugares del departamento. Andan fuertemente armados y nos dispararon directo a las barricadas, tuvimos que cubrirnos a como pudimos”, dijo otro poblador, quien prefirió omitir su nombre por temor a represalias.

El mismo ciudadano denunció que Roger Gurdián, alcalde de León, dio la orden de despejar las barricadas con el “argumento” de abrir paso a los camiones recolectores de basura, sin embargo, “no le creímos nada y la prueba es que nos atacaron con balas”.

En el operativo policial participaron trabajadores de la alcaldía. Los ciudadanos denunciaron que los paramilitares participan de los ataques y son “apañados” por los oficiales de la Policía de ese departamento.

En Sutiaba, un barrio indígena, las barricadas se mantienen en pie. Los armados no lograron penetrar hasta ese lugar. “Estamos organizados junto con los demás barrios y no vamos a permitir que nos quiten nuestras defensas, porque luego van a aprovechar para robarnos”, expresó un ciudadano de este barrio.

La articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil convocó recientemente a una resistencia de la población en defensa de los tranques y barricadas, pese a la brutal represión ejercida por el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Un informe de una empresa de seguridad contabilizó más de 20 tranques permanentes en las carreteras del país, pero también varias vías libres después de los ataques paramilitares en ciudades como Estelí, Chinandega, Nagarote, Rivas, Granada, Diriomo, Catarina, entre otras.

“Para conseguir nuestro objetivo se debe continuar y reforzar las diferentes formas de resistencia popular no violenta y desobediencia civil, y por ello, exhortamos a la población a reforzar y levantar más tranques en las carreteras”, dice el pronunciamiento publicado la semana pasada.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .