Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

lunes, 11 de junio de 2018

Que la Policía Nacional de Nicaragua cese todo tipo de represión contra el pueblo.


Los abajo firmantes, ciudadanos nicaragüenses de distintos sectores de la sociedad, nos dirigimos a los miembros de la Policía Nacional, jefes y subalternos, para pedirles de manera vehemente que cesen todo tipo de represión contra el pueblo del que salieron, y que se conviertan más bien en parte del proceso de transformación democrática que el país entero demanda, ateniéndose al estricto cumplimiento de lo que la Constitución manda, “garantizar la seguridad de las personas...”, no disparar contra ellas.

Los integrantes de la Policía Nacional no están obligados ni moral ni constitucionalmente a cumplir órdenes arbitrarias del mando presidencial,  que desembocan en represión y asesinatos; y tampoco existe ley ni principio moral que obligue a ustedes a asociarse con bandas paramilitares, o a darles protección, cuando, al contrario, es la policía misma, como parte de sus responsabilidades, la que está obligada a desarmar a esas bandas. Ellos no tienen uniforme que manchar, ustedes sí.

Nicaragua está en camino de un cambio democrático irreversible, y los miembros de la policía, hombres y mujeres, deben pensar en su propio futuro dentro de la nueva sociedad que se avecina, una sociedad en la que todos debemos tener cabida. 

No olviden que aún están a tiempo de ganarse un lugar en ese nuevo país para convivir en paz con sus familias, sus amigos, ser bienvenidos en sus barrios y comunidades, y no ser objeto del rechazo y el desprecio de su propia gente. Ustedes son ciudadanos uniformados, y la única manera de ganarse ese lugar es rechazando órdenes que no están obligados a cumplir.

Cuando desaparezca del poder la familia de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, ustedes quedarán solos y desprotegidos. ¿Por qué seguirse exponiendo a pagar por responsabilidades penales ante crímenes ordenados sin razón  ni ley, por quienes desde la altura los irrespetan a ustedes al utilizarlos como instrumentos de represión? La única manera de preservar la institución a la que pertenecen, es detener ustedes mismos el derramamiento de sangre.

Al producirse la masacre del 30 de mayo, cuando culminaba la marcha en homenaje a las madres de los jóvenes caídos,  otro joven, Francisco Javier Reyes Zapata, fue asesinado por un balazo de alto calibre que le desbarató el cráneo. Era hijo de un compañero de filas de ustedes, Armando Antonio Reyes Rojas, con 36 años de servicio.

La próxima bala que alguno de ustedes dispare podría ir dirigida contra alguien de sus propias familias, hijo, esposa, hermano, amigo de la infancia, compañero de escuela. Examinen su conciencia, recuerden todo aquello de bueno y de noble que sus padres les enseñaron, los principios aprendidos en sus iglesias, el primero de ellos el mandamiento No matarás.

Dejen sus armas, boten sus escudos y únanse a la gente, que va a recibirlos con los brazos abiertos. Vuelvan al lugar donde pertenecen. Si logramos recuperar la paz y la normalidad lo antes posible, con la contribución patriótica de ustedes, tendrán oportunidades de un trabajo digno. De lo contrario, si la represión, las muertes, el cierre de comercios, los incendios y la paralización de la economía continúan, no habrá quien pague impuestos para que ustedes sigan recibiendo sus salarios y un día tengan sus pensiones.

Están a tiempo de ser parte de la nueva Nicaragua. El régimen de Daniel Ortega ya está agotado. A ustedes les toca detener de una vez por todas este insensato baño de sangre. ¿Por qué seguir con una causa que no es la de ustedes, sino la de una familia que vive fuera de la realidad?

 ¡El país que los vio nacer, los reclama a su lado!   

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .