Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

sábado, 25 de agosto de 2018

Trump vuelve a apuntar al crudo venezolano, lo que pudiera disparar el precio de la gasolina.


Washington EEUU / DPA - La Casa Blanca está estudiando una vez más sanciones que pudieran afectar la producción de petróleo en Venezuela, en momentos que el gobierno del presidente Trump sopesa su próxima medida “dura y rápida” contra el presidente Nicolás Maduro, dijeron a McClatchy dos altos funcionarios del gobierno estadounidense.

Han pasado varios meses desde que Estados Unidos impuso sus más recientes sanciones significativas al gobierno de Caracas, lo que llevó a muchos venezolanos en Miami y otras partes de Estados Unidos a pensar que el gobierno de Trump no está presionando al gobierno de Maduro. 

Pero funcionarios del gobierno de Trump dicen que el gobierno de Maduro sigue encontrando excusas para consolidar su poder y abusar de éste, como el arresto de líderes opositores sin pruebas verdaderas por un fracasado atentados con drones contra el presidente venezolano.

Un embargo petrolero completo probablemente quitaría al desesperado gobierno de Maduro el dinero que necesita en momentos de una profunda crisis económica, que ha disparado la hiperinflación, que se espera que llegue a 1 millón por ciento para finales de este año. 

Pero el gobierno de Trump se ha mostrado renuente a tomar medidas drásticas debido al impacto que pudieran tener sobre el pueblo venezolano, además del potencial de dañar la industria petrolera estadounidense y a los consumidores de este país, que ya han tenido que hacer frente a un aumento en el precio de la gasolina.

Pero los altos funcionarios del gobierno dijeron que están trabajando en un nuevo paquete de sanciones que se implementaría en los próximos tres meses. Analistas del sector petrolero dijeron que han participado en los últimas semanas en discusiones en la Casa Blanca y el Departamento de Estado sobre las consecuencias potenciales de tanto un embargo petrolero total o las ventas de crudo y sus derivados a Venezuela.

“Yo dije que la segunda opción es mejor”, dijo Russ Dallen, socio gerente del banco de inversión estadounidense Caracas Capital Markets, que le sigue la pista a los envíos de crudo venezolano, quien asesoró a funcionarios estadounidenses sobre el tema. “Les dije: ‘Miren, ellos se están matando a sí mismos de todas maneras. Si nos involucramos ahora van a tratar de culparnos. Ya lo están haciendo, pero cuando tu enemigo se hace daño a sí mismo, uno no lo detiene”.

Un tercio del crudo venezolano se procesa en refinerías estadounidenses. Un embargo al petróleo venezolano, el cuarto mayor suministrador de Estados Unidos, pudiera forzar a una baja en la producción en las refinerías de la costa del Golfo de México y un alza temporal en el precio de la gasolina.

Grandes refinerías estadounidenses, como Valero Energy Corp. y Marathon Petroleum Corp., ya no están procesando crudo pesado para aliviar el impacto potencial de sanciones sobre sus negocios y los consumidores.

Bloquear la venta a Venezuela de productos como la nafta afectaría menos al sector petrolero venezolano, pero todavía pudiera afectar a los refinadores, que dependen cada vez más de la venta de productos refinados a América Latina, dijo Michael Leger, jefe ejecutivo de la firma asesora Turner, Mason & Co.

“Si se reduce ese mercado, eso significa que alguien tiene que reducir la producción y eso pudiera afectar la rentabilidad de los refinadores estadounidenses, y en definitiva lo que tienen que pagar los consumidores en Estados Unidos”, dijo Leger, quien señaló que ello también pudiera hacer aumentar el precio de la gasolina.
A corto plazo, bloquear las ventas de crudo estadounidense a Venezuela pudiera afectar severamente la capacidad de producción venezolana.

 A largo plazo, Venezuela podría seguir produciendo crudo comprando los productos que necesita en otra parte, como Rusia o China, pero Dallen dijo que eso costaría más al monopolio estatal venezolano PDVSA. Venezuela también pudiera burlar las sanciones, por ejemplo, comprando productos estadounidenses a un tercer país.

Venezuela tiene las mayores reservas de crudo del mundo y PDVSA es el principal generador de divisas del país: el 60 por ciento de los ingresos de Venezuela vienen del petróleo. Pero la elevadísima inflación, la escasez de alimentos y medicinas, y las fuertes protestas contra el gobierno, han abrumado el país y millones han huido.

PDVSA ha estado plagada por la mala administración y la corrupción, que han llevado a niveles de producción históricamente bajos. Hasta julio, la producción petrolera venezolana era de 1.3 millones de barriles diarios, según la OPEP.

Aunque un embargo total sobre la compra de crudo venezolano —la llamada “opción nuclear”—se está discutiendo activamente, el gobierno se centra en sanciones más quirúrgicas que bloquean la venta a Venezuela de crudo y productos derivados del petróleo por parte de empresas norteamericanas, y entorpecer el sector petrolero de carcas sin afectar directamente al pueblo venezolano.

“Es muy real”, dijo a McClatchy un alto funcionario del gobierno. “Es un asunto determinar cuándo la próxima ronda de sanciones va a ejercer la presión máxima”.

Específicamente, el gobierno estudia prohibir que firmas estadounidenses vendan unos 3.5 millones de barriles de crudo y derivados a Venezuela, como la nafta disolvente, que se usa para diluir el crudo pesado para que pueda avanzar por más de 60 millas de tuberías desde la Faja Petrolífera del Orinoco hasta la costa, donde se procesa o se exporta.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .