Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 11 de septiembre de 2018

La estrategia de Ortega a través de sus propias respuestas.


Tomado de: blogspot.com   / Sorprende la insistencia del régimen en continuar dando respuestas absurdas, aún sabiendo que nadie las cree. ¿Por qué esa insistencia? El régimen tiene la inteligencia cubana a su disposición. ¿Realmente podemos creer que las respuestas de Ortega son de producción propia? ¿Realmente podemos creer que son únicamente para salir del paso?

La tesis en que se basa este análisis, es que si somos capaces de encontrar escenarios en los cuales pasan a tener sentido las respuestas que ahora parecen absurdas, estaremos ante los escenarios a los que aspira llegar el régimen. Usando una lógica simple pero despiadada, hemos encontrado una ruta cuyos escenarios cumplen lo anterior.

Las preguntas - que todo el mundo se ha hecho:

1. ¿Por qué se enreda tanto Ortega con la procedencia de los paramilitares?
2. ¿Acaso no se da cuenta que esta matanza es imposible de ocultar y le pasará la cuenta?
3. ¿Por qué sigue culpando de la violencia a grupos narcotraficantes, delincuentes, y oposición terrorista cuando él sabe que todo el mundo tiene la evidencia de que son sus paramilitares?
4. ¿Por qué Ortega ofreció, repito ofreció, a los EE. UU. elecciones en marzo 2019?
5. ¿Por qué se desdijo de dicho ofrecimiento?

La mayoría no hemos encontrado respuestas o nos hemos conformado con respuestas simples: 1. “No sabe que decir” - 2. “Se volvió loco” 3. “No quiere asumir la matanza y no sabe que decir”. -  4. “en ese momento se sentía acorralado” - 5. “ahora cree que ya tiene el control”.

La Ruta de Ortega - que dá respuesta a las preguntas:
Objetivo: Cambiar la mesa por elevación:

Es claro cual es el resultado de la negociación que quiere Ortega: mantenerse en el poder hasta el 2021 e inmunidad.

Aunque sus medios de propaganda afirman lo contrario, sabe que todos los nicaragüenses, incluso sus partidarios, saben que fue él quien ordenó la Masacre, por lo tanto, nunca obtendrá el resultado deseado de una mesa de negociación con la oposición interna.

Si por el objeto y los participantes de la mesa de negociación el resultado deseado por Ortega es imposible, entonces cambiará el objeto y los participantes. Nunca negociará realmente con interlocutores que no le puedan otorgar su deseo. Para obtener su resultado necesita contar con una mesa adecuada a sus intereses.

¿Cómo lograrlo?, una forma es con dos mesas (como siempre ha hecho), pero esta vez, en tiempos diferentes. La que ya existe, modificada o no, le seguirá sirviendo para ganar tiempo mientras se preparará para la segunda que será la real.

Si puede, modificará la mesa actual y logrará una con algunos participantes cómplices; si no puede, la mantendrá. En cualquiera de los dos casos le servirá para mantener enfocado al mundo en ella, calmar las iniciativas exteriores y crear división en la oposición interna. El foco estará en la mesa; pero él no tendrá prisa, atrasará.

Mientras mantiene entretenido a todo el mundo (literalmente), su intención es ir creando “las condiciones” (como a Ortega le gusta decir) para poder instalar y sentar a una mesa real de negociación a los interlocutores que a él le interesan; los que podrían forzar a la oposición interna a aceptar su inmunidad y legitimidad hasta el 2021 y quizás más allá: Los países del SICA, ONU y por supuesto Estados Unidos.

¿Cómo lograrlo? mediante el cambio del objeto de la negociación, el nuevo objeto a negociar ya no será su mantenimiento en el poder, será la paz regional. Elevará la mesa a nivel regional.

Señor de la Guerra y Presidente, las dos caras de Ortega:

Ortega es ya un “Señor de la Guerra”: posee un ejército propio que le rinde pleitesía personal, le obedece ciegamente y está financiado con los beneficios de la importación-distribución de combustibles. Poco se diferencia de los “Señores de la Guerra” en Irak o Libia.

Los Señores de la Guerra no conocen de leyes ni fronteras. Contar con un ejército irregular no reconocido le permitirá masacrar a la oposición interna sin respetar ley alguna y cruzar fronteras infiltrando tropas en los países vecinos; motivo por el cual a Ortega le interesa mantener la confusión sobre los paramilitares; respuesta a la pregunta 1.

La expansión de la Masacre:

En total diferencia con la Nicaragua de antes del 18 de abril, que Honduras es un país a punto de explotar es un secreto a voces. Contando con la Inteligencia cubana, el narcotráfico, infiltrados de su ejército personal y financiamiento suficiente, Ortega puede provocar en Honduras lo que en Nicaragua ha sido una explosión espontanea. Estrategia que intentará replicar en Costa Rica, El Salvador y posiblemente Panamá. (Recordemos los disturbios recientes en Honduras y Panamá).

Aunque Costa Rica no sea fácil de desestabilizar, la gran cantidad, ya actual, de nicaragüenses solicitando refugio le facilita camuflar a sus paramilitares-agitadores, además de hacerle pagar altos costos económicos.

Los disturbios en El Salvador están ya practicamente asegurados para febrero-marzo 2019; el proceso electoral parte viciado (por los intentos de exclusión del candidato mejor valorado) y con las encuestas castigando al FMLN. Hay una facción del FMLN que intentará lo que haga falta para no perder el poder. En El Salvador los paramilitares de Ortega encontrarán todas las facilidades.

Su objetivo primordial es la transmutación de la crisis actual a una crisis interna en cada país de la región; pero dada la la Masacre en Nicaragua, será importante para él que haya una gran cantidad de muertos en los países vecinos, así podrá diluir su masacre en una masacre mayor. Cuantos más muertos mejor. Escenario que da respuesta a la pregunta 2: ¿Acaso no se da cuenta que esta matanza es imposible de ocultar y le pasará la cuenta?

Aquí Ortega juega con ventaja dada su antigua relación personal con el FMLN (Mauricio Funes sigue asilado en Nicaragua), los líderes de las  FARC, ELN y carteles (recordemos a Pablo Escobar).

Instalación de la mesa Regional:

Una vez desatado el conflicto a nivel regional, cuando para él “las condiciones” estén dadas, instará a la creación de una mesa donde se sienten todos los países del SICA (que en ese momento ya estarán, de una u otra forma, afectados).

Una crisis regional incrementará fuertemente la emigración desde todos los países afectados hacia los EE. UU; este será el incentivo para que EE. UU.  avale la creación de la mesa.

Negociación Regional:   Ortega aprovechará sus dos caras, la visible del presidente buscando la estabilidad regional y la oculta, según él; su cara de señor de la guerra le permitirá generar disturbios dentro de los países que no están de acuerdo con sus condiciones en la mesa.

Lo anterior, él cree, le permitirá negociar su inmunidad y continuidad en el poder, incluso con la aceptación de EE. UU., para terminar con la crisis migratoria.   En este escenario, todos los gobiernos querrán poner fin a sus propios disturbios y permanecer en el poder, sin celebrar elecciones, por supuesto.   

De repente tiene sentido la respuesta continuada del régimen en el caso de la pregunta 3; ya que para entonces, espera lograr el consenso de los gobiernos de los países afectados en que las causas de la crisis siempre han sido el terrorismo internacional, el narcotráfico y la oposición. Nicaragua simplemente habría sido el primer país que se vio afectado.

Él sabe que, incluso con éxito en la mesa, la crisis en Nicaragua podría revivir si no hay elecciones libres - que no tiene la intención de hacer, menos después de la masacre; sabe que, incluso con inmunidad, los crímenes cometidos no prescriben; por lo tanto, no tendrá ningún incentivo para desmantelar las redes creadas.
  El dizque ofrecimiento de elecciones:

Llegar a este escenario deseado por Ortega es arriesgado y requiere bastante tiempo; el suficiente como para crear las alianzas con los carteles, la oposición en cada país, infiltrar a sus paramilitares y coordinar los disturbios, todo ello sin ser descubierto; Aquí encontramos respuesta a la pregunta 4 de por qué ofreció elecciones en marzo 2019: conseguir enfocar a todo el mundo en el dialogo para que no se observen sus otros movimientos y obtener un margen de tiempo amplio para sus maniobras regionales. Tomó como límite marzo 2019, cuando él calcula que, como mínimo, tiene asegurados los disturbios en El Salvador.

 Para la pregunta 5 de ¿Por qué se desdijo con dicho ofrecimiento? encontramos dos posibles respuestas; 1: Los EE. UU. y la mesa se le adelantaron presionando demasiado pronto y fuerte, forzando su definición; 2: actualmente ya tiene una parte importante de “las condiciones” en fase de implementación.

Extra: La carta del ejército: ¿Logrará involucrar formalmente al Ejército de Nicaragua?
Ortega no piensa abandonar el poder; en caso de fallarle la estrategia anterior, siempre podrá crear enfrentamientos confusos en las fronteras; enfrentando sus paramilitares contra los ejércitos vecinos o una de sus caras contra la otra (sus propios infiltrados contra El Ejército de Nicaragua). 

En ese punto sí involucrará al Ejército de Nicaragua, el cual verá imposible negarse a intervenir. Así, el Ejército de Nicaragua podrá aprovechar para desempolvar y dar uso a los 50 tanques y más de mil SAM-7 con los que cuenta. La carta del involucramiento formal del Ejército de Nicaragua se la reserva para este escenario.

Cosideraciones Finales:

La ruta “develada” indica que Ortega prefiere incendiar Centroamérica antes que abandonar el poder; esto no debería sorprendernos ya que es la misma estrategia que el FSLN usó en los 80’s para prevenir una invasión. Ortega se inclinaría por lo ya conocido (como es habitual en él), solo cambiarían los métodos y los ejecutores.

Ortega y su Murillo se están jugando su sobrevivencia física. Saben bien que la ruta que han escogido les puede llevar a acabar como Ceaucescu y Elena, Gadafi o Mussolini. Ingenuos serán los gobernantes de los paises vecinos que crean  que por no presionarlo van a poder quedar al margen y no ser afectados.

Hay una gran diferencia entre esta crisis y la crisis de los 80, en ese momento había 9 comandantes para decidir; ahora solo existen su voluntad  y la de su esposa, y él tiene 72 años.

Hay muchas variables que pueden salir mal y podrían derivar su estrategia, incluso hacia una guerra abierta entre países. 

Uno de los requisitos para el posible éxito de Ortega con esta estrategia es que no sea descubierta y contrarrestada antes de tiempo. Si logra implementarla, una vez “las condiciones” estén dadas, va a ser imparable; será muy difícil deslindar las protestas legítimas de las provocadas.

Si, por desgracia, este análisis es acertado, espero que su difusión ayude a levantar una alerta. Alerta Roja porque probablemente, a fecha de hoy, Ortega ya haya logrado ubicar infiltrados en los países vecinos.

PD - Escribiendo este análisis (primeros dias de agosto 2018) recibimos el rumor que Ortega quiere involucrar al SICA en las negociaciones e introducir a la familia de Arnoldo Alemán.  Además, conocimos de la detención de un paramilitar de Ortega en Costa Rica, el cual fue reconocido y a punto de linchar por los mismos nicaragüenses.

Así mismo observamos una cita de Moncada Colindres en el Facebook de C. Fonseca (leal servidor de Ortega e hijo del fundador del frente Carlos Fonseca); mas que una cita, parece una amenaza.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .