Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

viernes, 7 de septiembre de 2018

Policía señala a Edwin Carcache como “líder terrorista”.


Edwin Carcache Dávila, dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de Abril y miembro de la Alianza por la Justicia y la Democracia, detenido el martes, fue presentado por la Policía Nacional la mañana de este jueves seis de septiembre. El estudiante Alejandro Centeno, detenido junto con él –y otras cuatro jóvenes, ya liberadas– sigue sin ser presentado.

El comisionado mayor Farlen Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, acusó a Carcache, de ser el líder de una banda “terrorista” que cometió robo agravado, obstrucción de funciones, facilitación de evasión, portación ilegal de armas de fuego, tentativa de homicidio, lesiones gravísimas e incendio en perjuicio del Estado de Nicaragua.

“Son autores de actos terroristas en tranques, destrucción, saqueo e incendio de recinto universitario, instituciones públicas y privadas, buses de transporte colectivo, tortura, secuestro y robos”, dijo Roa.

Según la versión policial, el pasado domingo dos de septiembre, en los semáforos del autolote El Chele, Carcache y otros cinco ciudadanos, identificados como Jefferson Padilla, Carlos Lacayo, Jonathan Lacayo y Óscar Rosales, secuestraron, lesionaron y robaron el escudo antidisturbios al policía Cristian Amador.

“A las 12:30 en el sector de carretera a Masaya, terroristas, siempre dirigidos por Carcache, asaltaron patrulla policial. Agredieron a policías Melvin Romero y Arli Echeverri. Tenemos fotografías cuando golpeaban a compañeros policías. Estas lesiones fueron ocasionadas con arma blanca. Posteriormente incendiaron la patrulla”, refirió Roa.

Julio Montenegro, abogado de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), destacó que las detenciones realizadas por la Policía Nacional son ilegales porque no cumplen con los requisitos de ley y porque regularmente la autoridad policial las ejecuta en compañía de otros civiles que están encapuchados.

“Estas personas (encapuchados) van acompañados por agentes que pertenecen al cuerpo policial. Es una medida administrativa aplicada por ellos como órgano investigador, pero es una retención violatoria a la persona, pues en muchas ocasiones son esos civiles los que detienen a los ciudadanos”, explicó Montenegro.

Los jóvenes de la Coalición Universitaria y miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia fueron detenidos este martes por la Policía Nacional y traslados de inmediato a las celdas de El Chipote. Horas más tarde, la Policía liberó a las cuatro mujeres del grupo: Judith Belén Mairena, Iskra Malespín, Gresia Ramírez y Arianna Moraga.

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó que los jóvenes fueron interceptados cuando iban a una reunión en el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra.

“Exhortamos al Estado de Nicaragua a brindar datos sobre ubicación de los jóvenes y los motivos de las detenciones”, pidió el MESENI. Poco después, Mercedes Dávila, madre de Carcache, se plantó en el portón principal de El Chipote y exigió la liberación de su hijo.

“Mi hijo está aquí en El Chipote. Hace poco lo trajeron y dicen que es un asesino, terrorista… no es nada de eso cómo lo pintan. Me siento impotente ante tantas injusticias de este Gobierno”, dijo Dávila a Confidencial.

La noche del martes, Dávila encabezó un plantón frente al portón principal de la Universidad Centroamericana (UCA), exigiendo a gritos la liberación de su hijo y los demás estudiantes. “Edwin, amigo, el pueblo está contigo”, gritó Dávila más de una decena de veces, hasta que interrumpirlo por otro, que le quebró la voz y la flaqueó las piernas para caer arrodillada al asfalto: “Hijo mío, te amo”.

Juan Sebastián Chamorro, miembro de la Alianza Cívica, confirmó que los jóvenes están en El Chipote y que fueron apresados mientras iban en un carro. Carcache denunció el domingo que había sujetos que los andaban siguiendo.

“Este personaje en compañía de otros turberos y sapos en camionetas y motos, anotó la matrícula del vehículo en el que viajaba dictándolo por medio de la llamada”, escribió Carcache en su cuenta de Twitter.

Dávila dijo que le pareció raro que la última conexión en el Whatsapp de su hijo fue a eso de las 12:30 del mediodía, cuando él acostumbra a permanecer “en línea”. “Cada vez que lo llamaba para que me reportara su ubicación me atendía. Ayer (lunes) alguien me llamó y me advirtió que le dijera a Edwin que la Policía andaba tras él”, dijo la madre.

Carcache es uno de los universitarios más activos en las marchas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Suele animar las marchas con megáfonos y parlantes. Es obstinado en su reclamo de justicia y democracia. El joven relató a Confidencial que el pasado 25 de agosto estuvo a punto de ser atrapado en la ciudad de León, cuando paramilitares y oficiales desarticularon a punta de bala la protesta en demanda de la liberación de los siete estudiantes detenidos tras una marcha ese día.

Carcache y los estudiantes que fueron detenidos con él permanecían juntos en una casa de seguridad ante el asedio del Gobierno de Daniel Ortega, a quienes ve como “terroristas”. Hace una semana, Carcache estuvo en el programa Esta Noche denunciando la persecución del régimen contra los universitarios.

El dirigente universitario dijo también en la reciente “Marcha de las Banderas”, que el mensaje de Ortega-Murillo es que “no se quieren ir y se aferran por la fuerza al poder”.  “Siguen intimidando a la población en una cacería selectiva con pobladores a los que sacan de sus casas, y ahora también contra las marchas; pero el pueblo sigue saliendo a las calles a demostrar que no tiene miedo, que estamos cansados y que tiene que haber un cambio definitivo en Nicaragua”, expresó.

También exigió que el Ortega y Murillo “tienen que dejarnos manifestar siempre; este es el plan maléfico de venir a amenazar al pueblo, para eso (el Gobierno) quiere sacar a organismos internacionales y amenazarnos, pero no tenemos miedo, vamos a seguir en las calles”.

La misión de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas detalló en su informe que “las autoridades siguen recurriendo a campañas de descrédito y amenazas de persecución”.

Un juez de Managua admitió una acusación contra dos dirigentes estudiantiles acusados por la muerte de un universitario el pasado 20 de abril en el municipio de León (noroeste) en el marco de las protestas en Nicaragua contra el Gobierno que preside Daniel Ortega.

El juez quinto de Distrito Penal de Audiencias de Managua, Julio César Arias, admitió la acusación contra Byron José Corea Estrada (23) y Christopher Nairobi Olivas Valdivia (18) señalados por la Fiscalía de incendiar el pasado 20 de abril el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN-León) en el que resultó calcinado el estudiante Cristian Emilio Cadena.

El Ministerio Público también responsabiliza a los dos jóvenes por el incendio de las instalaciones de la Lotería Nacional y otros establecimientos en la ciudad de León, 90 kilómetros al noroeste de Managua, así como por provocar lesiones a otros dos universitarios.

La Fiscalía acusa a los dos universitarios por los delitos de asesinato agravado, incendio, terrorismo, daño agravado, robo agravado y lesiones graves y leves.
Corea Estrada es líder del Movimiento 19 de Abril de León y estudiante de odontología de la UNAN-León; mientras Olivas Valdivia estudia derecho en esa misma universidad.

De acuerdo con la versión policial, los detenidos utilizaron armas de fuego convencionales, artesanales, morteros y bombas molotov para incendiar el CUUN-León y las demás instalaciones.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .