Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

jueves, 4 de octubre de 2018

En letra pequeña...


Por Fabián Medina. Comandante Ortega, todos los que tenemos más de 40 años ya vimos esta película. Injerencismo, repudio, autodeterminación de los pueblos, revolución, soberanía, no pasarán, y otras tantas palabras, ya las oímos, resonaron fuerte, muchos las creímos, pero su significado se fue diluyendo entre las consignas vacías y tanta falsa pose. 

No es que las palabras estén mal. Son hermosas. El problema es que usted las usa con significado equivocado. Así que no nos vengan ahora, por favor, con el mismo cuento, que ya sabemos cómo comienza, y también, lamentablemente, cómo termina.

Usted, comandante, maneja conceptos al revés. Considera que es injerencismo que otros países u organismos internacionales le pidan que respete las leyes del país que gobierna. Soberanía la entiende, comandante, como su derecho a abusar de los nicaragüenses y manejar el país como si fuese su hacienda. Ese respeto que usted pide es el mismo que generalmente exige el maltratador de mujeres cuando los vecinos le dicen que deje de golpear a su mujer, que si sigue de abusador van a llamar a la Policía, que se componga, hombre. Abusar, comandante, no es un derecho de nadie.

Y entonces dice que esto es cosa de familia, que nadie tiene que meterse, que estos problemas se resuelven entre los nicaragüenses, que los trapos sucios se lavan en casa. Qué irónico que lo diga usted, el mismo que ha cerrado toda posibilidad de que resolvamos cívicamente nuestras diferencias. ¿Acaso no fue usted el que pervirtió al Consejo Supremo Electoral como árbitro para convertirlo en una máquina de fraude? 

¿No es usted el que apalea con sus turbas y policías a quienes protestan contra su gobierno? ¿No fue acaso su Corte la que dejó sin partido a la mayor fuerza de oposición y su Consejo y Asamblea quienes destituyeron a todos los diputados que a usted le incomodaban? Si usted ha cerrado todas las vías pacíficas para resolver nuestras diferencias y, aun así, pide que se resuelvan adentro, lo único que está diciendo es “o me sacan a balazos o sigo haciendo de las mías”.

A mí no me gusta que otros países se metan en nuestros asuntos. Al igual que no me gusta que los vecinos se involucren en los problemas de nuestra casa. Me sacan de mis casillas esos países que por fuertes se creen los policías del mundo. Pero reconozco que Estados Unidos tiene derecho a manejar su dinero como le dé la gana, al igual que reconozco que los vecinos tienen el derecho, y tal vez hasta la obligación, de intervenir si en mi casa se estuviese cometiendo un crimen. Así que, comandante, no confundamos otra vez lo gordo con lo inflamado: usted es un abusador al que le están pidiendo que respete las leyes, y eso está muy lejos de ser intervención en la soberanía de Nicaragua.

Como nicaragüense me duele también que se vaya a afectar el financiamiento al país. Ese es un costo que vamos a pagar todos. No puede alegrarme esa noticia. Pero tampoco por eso voy a dejar de ver al culpable. Usted es el culpable, comandante. ¿No fue usted el que llamó sinvergüenzas hace poco a los observadores y diplomáticos extranjeros? ¿No fue usted el que echó de Nicaragua solo porque sí a extranjeros que no le simpatizaban? ¿Y qué esperaba, comandante? ¿Que el resto de países se quedara sin hacer nada? ¿Y qué espera de nosotros, comandante?

¿Que salgamos en defensa de su derecho a robarse las elecciones? ¿Que defendamos en nombre de una soberanía mal entendida su derecho a gobernar por la fuerza del garrote? No, comandante, usted es el responsable de todo lo que está pasando y el primero en la obligación de evitar que Nicaragua llegue al despeñadero. Deje de echarle la culpa a los demás y cargue con las responsabilidades de sus actos.

Revisemos nuestra historia, comandante. ¿No fue acaso la presión internacional la que aceleró la caída de Somoza? Sin Carter y sin la OEA presionando a Somoza tal vez nunca hubiese habido revolución sandinista. Y luego, ¿no fue la presión internacional la que obligó a su gobierno en los años ochenta a adelantar la elecciones.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .