Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

viernes, 9 de noviembre de 2018

Las placas tectónicas de la política nacional.


 Por  Oscar-René Vargas / Navidad sin presos políticos, sin impunidad y con justicia. Estamos en un momento maquiavélico, porque estamos, como país, ante un gran riesgo de: renacer como una democracia o el de permanecer en una profunda crisis interminable si el gobierno Ortega-Murillo se mantiene en el poder. 

Hay ocho placas tectónicas de la política nicaragüense que han sido sacudidas a partir del 19 de abril 2018.

1)    El gobierno Ortega-Murillo ha perdido el apoyo popular, la mejor muestra de ello han sido las marchas multitudinarias en la ciudad de Managua y en otras ciudades del país, congregando a más de un millón de personas.

2)    Al perder el respaldo popular, el gobierno Ortega-Murillo ha tenido que hacer uso del único recurso que le queda: la represión indiscriminada para mantenerse en el poder basada en los paramilitares, la policía y las fuerzas de choque (Juventud Sandinista, empleados estatales y municipales).

3)    No cuenta con ningún respaldo político internacional. Ha sido señalado como un gobierno violador de los derechos humanos por la mayoría de los países de América Latina, de la Unión Europea, de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Oficina de Naciones Unidas por la Derechos Humanos, Estados Unidos, Canadá, etcétera.

4)    La mayoría de los intelectuales, profesionales, médicos, músicos, cantautores y poetas nacionales han condenado la represión del régimen y apoyan al movimiento sociopolítico de los autoconvocados.

5)    El modelo político-económico que establecido en alianza con los empresarios se agotó. Es decir, el gobierno Ortega-Murillo perdió uno de los pilares más importante de su esquema de poder. El país ha entrado en una espiral de contracción económica que no garantiza una mejora en la economía nacional mientras el actual régimen permanezca en el poder.

6)    El esquema de poder implementado por Ortega-Murillo implicaba mantener la neutralidad de Estados Unidos, otro pilar sumamente importante en la política nacional. Prueba de ello son las sanciones norteamericanas, a través de la ley Magnitsky Nica, van a terminar de hundir la economía nacional. Estados Unidos es el país que importa más del 50 por ciento de las mercancías de Nicaragua, es el mayor inversor de la IED, etcétera.

7)    El gobierno perdió el inmovilismo, la indiferencia y la pasividad social de la feligresía católica y evangélica; así mismo la inactividad de algunos obispos y pastores; es decir, dilapidó la neutralidad uno de los poderes fácticos determinante de la política nacional.

8)    La crisis ha mostrado a un Ortega que ha perdido el contacto con la realidad al no tomar en cuenta lo realmente está sucediendo en el país, incapaz de comprender la vida más allá de su defensa de su poder. Habla negando todo, mintiendo, diciendo cosas inexistentes como si realmente fueran ciertas. Ortega perdió la areola del político más avezado que muchos analistas decían que era.

Como consecuencia de lo anterior podemos señalar que:

a)     Está claro que Ortega no estaba preparado para gobernar; ya que cualquier dirigente tiene que prepararse para un acontecimiento social inesperado, para un cambio político inesperado. El riesgo país es alto ya que las circunstancias cambiaron, pero el gobernante no ha cambiado su forma de proceder; lo más difícil para un gobernante autoritario, no un estadista, es cambiar su actuar ante un fenómeno inesperado.

b)    La crisis de abril 2018 ha demostrado que Ortega es un personaje con más carga de fábula conspiratoria que de realidad ejecutante. Capaz de gestionar alianza con una clase empresarial que le fue fiel en la medida en que le pudo propiciar ganancias y protección, pero que ahora busca otras coberturas.

c)     Después de abril ha quedado en evidencia las limitaciones de los discursos de un gobierno que no era progresista como decía y ha mostrado un conservadurismo que estaba mucho más extendido de lo que se suponía. La nueva clase demostró que abandonó sus principios por mantener sus privilegios y su enriquecimiento inexplicable.

d)    El gobierno Ortega-Murillo solo cuenta con el apoyo de la Policía y los paramilitares para reprimir al movimiento social, provocando muertos, heridos, desparecidos, presos políticos y miles de exiliados; lo cual ha provocado el repudio mundial y un mayor aislamiento internacional.

e)     Los altos mandos del Ejército tienen que estar claro que cualquier medida contra el dictador los puede afectar directa e indirectamente por no haber detenido la represión de los paramilitares en contra de la población desarmada.

f)      La iniciativa de la “Ley de Reconciliación” que promueve el régimen Ortega-Murillo busca prolongar su estadía en el poder, pero no resuelve el fondo de la crisis actual ni es una salida viable a la crisis. Toda ley aprobada por la Asamblea Nacional es susceptible de ser derogada por una nueva Asamblea.

g)    Los miembros del círculo íntimo de poder, la nueva clase y su entorno saben que tienen que buscar una salida porque ellos no quieren sufrir las consecuencias negativas de una profundización de la crisis económica. Tampoco desean que sus cuentas sean bloqueadas y/o tengan restricciones en sus movimientos de viaje a otros países.

h)    Estamos en una situación insostenible o al borde del abismo total. Es decir, o el país entra en una fase de colapso total o se busca una solución política a la crisis. Por eso pienso que el Ortega más temprano que tarde se va a tener que sentarse a negociar. Tiene que salvar muchas cosas para su familias y allegados.

i)       Por lo tanto, el reto para las fuerzas progresistas es encontrar la unidad que permita, a través de un diálogo nacional, impulsar la salida más beneficiosa para la nación y que permita eliminar la corrupción gubernamental, las exenciones de impuestos, la adjudicación de obras públicas a los cuates, el otorgamiento de concesiones mineras, energéticas o canaleras y la especulación financiera.

j)    La victoria de un gobierno progresista, democrático y defensor del interés nacional cobra el mayor relieve ante la grave amenaza de la posibilidad que el gobierno neofascista de Ortega-Murillo continúe en el poder, cuyas decisiones han empobrecido y cancelado las esperanzas y sueños de centenas de miles de nicaragüenses.

El autor es sociólgo y vive en el exilio en Costa Rica.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .