Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.:GRACIAS POR ESTAR EN SINTONIA!!!

TITULARES

martes, 4 de diciembre de 2018

Daniel Ortega perdió la memoria histórica desde su derrota electoral en 1990.


Por primera vez se refiera a las sanciones impuestas por EEUU. Nuevamente Daniel Ortega, criticó el papel de la Iglesia católica en el diálogo nacional, en un acto de la progubernamental Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN).

En otro de sus delirantes discursos para justificar la represión contra la rebelión cívica, Ortega incriminó a la Iglesia Católica, afirmando que “dejaron de ser mediadores y pasaron a ser parte activa” de lo que él llama “las fuerzas golpistas”.
Según, el mandatario cuando estallaron las protestas contra el gobierno, a criterio de Ortega hubo un intento de “derrocar al pueblo, que es el Gobierno, y que es el presidente de este país”.

Mientras la Conferencia Episcopal, el sector privado y la sociedad civil mantienen la postura de reanudar el diálogo nacional, para darle una salida cívica a la crisis sociopolítica.

Señaló que desde 2007, cuando él ganó las elecciones presidenciales, después de 16 años fuera del poder, “los vende patria”, como llama a la oposición, han venido “conspirando” hasta que “comenzaron a pedir sanciones en contra de Nicaragua”.
En medio de su amnesia política, trató de enredar la historia, al cuestionar el papel que jugó su hermano Humberto, durante el gobierno de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro.

“Y quién era el jefe del Ejército”, se preguntó Daniel Ortega, respondiendo que su hermano, quien, a su criterio, decidió pasarse al lado de quienes habían ganado las elecciones para convertirse en “un peón de la oligarquía y del imperio, un servidor de la oligarquía y del imperio”.

Esta gran mentira de Ortega, pone de manifiesto que no anda bien mentalmente porque la historia dice lo contrario. Aquí cómo periódicos serios como El País de España publicó la noticia, sobre el retiro del ejército de su hermano Humberto. El general convivió los 5 años del gobierno de la ex mandataria, frente a los intereses de la cúpula militar.

Humberto Ortega deja pacíficamente la jefatura del Ejército nicaragüense. Managua 22 FEB 1995 / El general Humberto Ortega, de 52 años, se despidió ayer de las filas del Ejército nicaragüense y fue relevado de la jefatura de las Fuerzas Armadas por el general Joaquín Cuadras Lacayo, en un hecho sin precedentes en la historia de Nicaragua.

Por primera vez, un general es separado de las Fuerzas Armadas sin mediar una revuelta, un golpe de Estado o una revolución en el país centroamericano. Violeta Chamorro hizo realidad su deseo de pasar al retiro al general Ortega en el primer relevo pacífico en la cúspide castrense.

Una base militar en las proximidades de Managua fue escenario del traspaso de mandos en el Ejército. La decisión de la presidenta, anunciada en septiembre de 1993, de separar a Ortega de su cargo en el año siguiente provocó en su día una crisis entre el Gobierno y los militares. En aquella oportunidad, Ortega se negó a abandonar la jefatura del Ejército porque, según dijo, obedecía a presiones de Estados Unidos.

Dirigentes políticos y legisladores han admitido que la salida de Ortega es un avance en la profesionalización del Ejército nacido de una fuerza guerrillera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que tomó el poder en Nicaragua en julio de 1979 y fue derrotado en las urnas en 1990.

El pase a retiro de Humberto Ortega, ex líder del FSLN, tildado por sus rivales políticos de ambicioso y muy controvertido por sus diversas intervenciones en la política nacional, marca una nueva etapa en las Fuerzas Armadas, según el presidente del Partido Liberal Independiente (PLI), Wilfredo Navarro, un acérrimo antisandinista.

Para el diputado y ex militante del Frente Sandinista Moisés Hassan, el relevo de Ortega es positivo porque envía un claro mensaje: "Un hombre con el mayor poder de este país abandona su cargo cediendo a presiones".  

La certidumbre de que ha empezado una paulatina transformación del Ejército quedó de manifiesto en la distancia que los militares tomaron ante el conflicto político, que, por la promulgación de las reformas a la Constitución, ha conducido a Nicaragua a la peor crisis institucional desde 1990.

El nuevo comandante en jefe del Ejército, Joaquín Cuadras, de 44 años, un ex guerrillero, ex viceministro de Defensa, que se había mantenido a la sombra de Ortega, ha estado al margen del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Parlamento a propósito de las enmiendas constitucionales. 

Y en su toma de posesión prometió respeto a las leyes y acatamiento del orden constitucional, con lo que descartaba cualquier posibilidad de intervenir en el conflicto político.

El desafío para Cuadras es ahora el definir su liderazgo en la institución militar y avanzar en la profesonalización de las Fuerzas Armadas, plan ya iniciado por el ahora retirado Humberto Ortega.
Qué piensa UD ?

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2016 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .