Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

martes, 19 de febrero de 2019

El gran rompe cabezas: ¿Quién recogerá las piezas?


Por Oscar-René Vargas / Desde abril 2018, el gobierno Ortega-Murillo empezó a hacer agua hasta encallar, crisis tras crisis, en playas poco generosas.

Al calor de la posible aplicación de la Carta Democrática en la OEA, las sanciones de Estados Unidos (Ley Magnitsky Nica) y la amenaza de la Unión Europea de otras sanciones, y de la certeza de una profundización de la crisis económica; al régimen sólo le quedaba admitir que vivimos horas de angustia y desaliento.

Después de las visitas de los delegados norteamericanos (23 de enero), de la delegación de los eurodiputados (23 al 26 de enero) y la llegada de los funcionarios de la OEA (14 de febrero); se hablaba de la existencia de conversaciones secretas del Nuncio Apostólico con Ortega-Murillo para destrabar la crisis sociopolítica.

El 17 de febrero se conoció la reunión de los principales miembros del gran capital con el régimen Ortega-Murillo. No hay que perder de vista que el gran capital piensa, principalmente, en sus negocios, una economía en bancarrota es mala para los banqueros; y Ortega-Murillo piensan en ganar tiempo.

La profundización de la crisis económica local pone en alto riesgo la cohesión política y social del régimen Ortega-Murillo. Por eso, el régimen acepta reunirse con los delegados del capital Pellas/Ortiz/Zamora/Baltodano/Sacasa, con la esperanza de ganar tiempo y evitar las sanciones.

La postura del régimen tiene que variar, no puede seguir pretendiendo ganar tiempo, por varias razones: a) la crisis económica se va profundizando cada día, incluyendo a los negocios de la nueva clase y de la familia presidencial. b) la situación de Venezuela se va deteriorando en detrimento de Maduro y sus allegados. 

Por lo tanto, el régimen no puede seguir apostando al empantanamiento político de la crisis venezolana que le permita ganar tiempo. c) el Vaticano toma distancia del régimen venezolano por incumplimiento de los acuerdos anteriores. d) la crisis de Petrocaribe, por las sanciones a PDVSA, va a tener repercusiones en las posturas de los países del CARICOM en la próxima reunión de la OEA, lo cual hace más factible el obtener los 24 votos para aplicar la Carta Democrática al régimen Ortega-Murillo.

Hay que tener presente que Nicaragua es un país muy jerárquico, tiene una cultura de contexto alto. O sea, que lo que no se dice es tan o más importante como lo que se dice.

El secreto y el poder constituyen dos pilares fundamentales del mundo de la política de los poderes fácticos: el secreto y el ocultamiento del acuerdo sociopolítico. Es por eso que la mayor parte de las actividades de la clase dominante está protegida por el secreto.

El secreto es también un dispositivo del poder. El poder se sirve del secreto para proteger y/o aumentar la fuerza operativa de los poderes fácticos. El secreto suele ocultar parte vitales de un acuerdo cuyo desvelo sería peligroso para sus intereses.

El secreto se organiza para ocultar ciertas maniobras no muy limpias. Bajo el manto del secreto quedaran cubiertos las trampas y los abusos del régimen y de clase política tradicional.

Precisamente, por esa razón, los que participaron en la reunión del 16 de febrero no dicen todo lo que realmente conversaron. Eso dificulta la interpretación sociopolítica de la coyuntura y, en último término, la toma de decisiones.

En la reunión del 16 de febrero, posiblemente hablaron de la conveniencia de la apertura de un diálogo. Se habla de iniciarlo en los primeros días de marzo es para evitar la implementación de las sanciones norteamericanas y europeas que debilitarían al régimen Ortega-Murillo y hundiría más la economía con repercusiones negativas para todos.

En las negociaciones no hay que perder de vista que el régimen Ortega-Murillo, para legitimarse, aunque sea por un lapso breve, tiene que llamar, de inmediato, al diálogo. Más aún, el régimen ha ido a dar al callejón sin salida en el que hoy se halla. Se encuentra al borde del abismo, necesita el dialogo. No tiene credibilidad internacional. Tiene miedo a las sanciones. No tiene base, se sostiene con la fuerza de las armas.

Para empezar a hablar de diálogo hay que encontrar un marco en el que no se hagan trampas. No hacer trampas es reconocer que no se puede llegar a ninguna solución al margen de reconocer que la solución a la crisis sociopolítica pasa por la salida de Ortega-Murillo del poder.

Antes de la instalación de un diálogo para discutir la agenda sociopolítica se debe realizar las siguientes acciones: liberación inmediata de todos los presos políticos; libertad para todos los medios de comunicación agredidos: 100% Noticias, Confidencial, Radio Darío y otros medios independientes; suspensión de las elecciones regionales de la Costa Caribe; acuartelamiento de las fuerzas policiales y paramilitares; desarme de los paramilitares; cese de la represión; libertad inmediata de reunión y manifestación; regreso a Nicaragua de la CIDH, MESENI y GIEI, así como la OACNUDH; restablecimiento de las oficinas de CENIDH y ANPDH.

Los que vayan a participar en el diálogo de parte de la sociedad civil tienen que desconfiar del hombre aparentemente tranquilo, mientras otros hablan, él observa; mientras otros actúan, él planea. Y cuando todos finalmente descansan… él ataca.
Estamos en presencia de un grupo de halcones liderados por Ortega, figura taciturna, conspirador agazapado. El vicio de Ortega-Murillo es el apetito incontrolado por el poder.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .