Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

lunes, 25 de febrero de 2019

Nuevo llamado a diálogo en Nicaragua crea desconfianza.


Por Judith Flores / Aislado y presionado internacionalmente, y a las puertas de la caída de su principal aliado, el venezolano Nicolás Maduro, Daniel Ortega aceptó finalmente reanudar el “diálogo” con la llamada Alianza Cívica y la cúpula empresarial nicaragüense, pero imponiendo una serie de condiciones que podría conducir el encuentro al fracaso antes de comenzar.

El llamado nuevo diálogo debe comenzar el próximo 27 de febrero, sin la participación del movimiento campesino ni la presencia de los medios de comunicación. Con ello, Ortega tratará de buscar una salida a la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el pasado 18 de abril, cuyo saldo humano asciende a más de 325 muertos y unos 700 presos políticos, además de decenas de desaparecidos y miles de exiliados.

El anuncio de la reanudación del diálogo ha creado suspicacias y hasta rechazo en sectores de la población, quienes anticipan que cualquier acuerdo podría dar “oxígeno” a un régimen que afronta las amenazas de nuevas sanciones económicas y diplomáticas de parte de Estados Unidos y la Unión Europea, así como la aplicación de la Carta Democrática Interamericana en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Entre los participantes en las conversaciones está el jurista y excanciller de Nicaragua José Pallais, quien declaró a DIARIO LAS AMÉRICAS que Ortega se enfrenta a una situación muy difícil, presionado la ofensiva de EEUU y un grupo de parlamentarios europeos, además de la secretaria general de la OEA.

“La presión internacional es lo que ha hecho a Ortega reconsiderar su decisión de no dialogar”, señaló Pallais. “Lógicamente”, acentuó, “hay mucha desconfianza entre los nicaragüenses, mucho escepticismo de que Ortega vaya a responder. Pero si la presión se mantiene, si la comunidad internacional continúa apoyando el retorno de la democracia en Nicaragua, de que el pueblo elija en elecciones libres, que se libere a los presos políticos y que se retorne a las libertades, podríamos ver el resultado”, acotó.

Entretanto, el gobernante Ortega aseguró que está “haciendo esfuerzos para que se pueda instalar esta mesa para la negociación”.

Por otra parte, Christian Martínez, secretario de relaciones internacionales del Frente Ciudadano de Unidad Nacional (FCUN), que aglutina a estudiantes, dijo que esa agrupación desconoce la realización del diálogo, que calificó de “reunión de Ortega con millonarios”.
Y argumentó que no se puede estar hablando de un “mal llamado diálogo cuando siguen los secuestros, los asesinatos, las condenas absurdas en contra de nuestros verdaderos líderes campesinos”.

“Lo que Ortega y su régimen pretende es enviar a la comunidad internacional un mensaje de paz que no existe en Nicaragua porque a lo interno nuestro pueblo a diario sufre la represión sistemática y constante”, puntualizó.

Luego anticipó que Ortega persigue frenar la aprobación de la Carta Democrática, las sanciones de la comunidad europea, “al mismo tiempo que gana tiempo para garantizar una amnistía y quedarse con todo lo que ha robado impunemente”.
Para el opositor Leopoldo Gómez “el diálogo está manipulado y solo busca una salida a la crisis económica y no al problema de fondo que aqueja al país”.

“Lo que observamos es que la primera estrategia de Ortega fue sacar al movimiento campesino del diálogo, una de las organizaciones cívicas que ha enfrentado a Ortega desde la lucha contra el canal. Por otro lado, este nuevo diálogo el pueblo lo ve manipulado ya que las demandas de justicia y democracia pasan a segundo plano por el restablecimiento a la economía que el gran capital y el gobierno llevan como primer interés”, indicó Gómez.

Por otro lado, Oscar Carrión, consultor legislativo, opina que si el régimen no libera a los presos políticos y continúa la cacería de opositores, el llamado diálogo no va a prosperar.

Pallais dijo que la Alianza Cívica lleva como primer punto la libertad de los presos políticos para generar un ambiente propicio al diálogo.

 “En esta ocasión alargar y ganar tiempo con el diálogo ya no es una opción para Ortega, los comunicados de la Unión Europea han dado fechas concretas para ver hechos como la liberación de los presos políticos y han señalado a mediados de marzo”, dijo el representante de la Alianza Cívica en el diálogo.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Vilma Núñez de Escorcia, organismo al que el régimen le retiró la personería jurídica, dijo en alusión al diálogo que “negociar es un proceso en el que los interesados, en llegar a un acuerdo sobre un asunto en particular, intercambian información, promesas y compromisos formales”.

También enumeró que “aquellas demandas que la gente está planteando, como libertad de prensa, libertad de presos políticos, suspensión de la represión, retiro de los paramilitares, regreso sin represalia de los exiliados, entre otros, son derechos humanos que no se pueden negociar” y, por tanto, “son requisitos que ya deberían estar cumplidos para iniciar el diálogo”.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .