Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

sábado, 16 de febrero de 2019

Régimen cubano agobia con propaganda por el Sí y busca sacar ventajas del referendo.


La Habana Cuba /EFE -  Temprano en la mañana, dos operarios con overoles grises y rodillos de mano, despliegan un cartel en la Vía Blanca proponiendo votar Sí en el referendo que busca ratificar la Constitución, el próximo 24 de febrero.

Un empleado de la terminal Santa Amalia, en el sur de La Habana, revisa que cada ómnibus articulado tenga su publicidad electoral visible en la parte frontal y trasera de los vehículos.

“Esta vez el Gobierno se ha esmerado en divulgar el referendo. En el cristal delantero y trasero de las guaguas hay un plegable con Yo Voto Sí. Y aquellos carros que el lumínico funciona también tienen propaganda en la parte de atrás”, cuenta un chofer de la ruta P-9.

Cientos de taxis y ómnibus de cooperativas igual se unen a la campaña electoral para atraer el voto positivo. En la entrada de una empresa, pizzería estatal u oficina de trámite, cuelgan propaganda favorable al Sí.

Según Héctor, trabajador de la imprenta Federico Engels, en la barriada de Palatino, “desde noviembre estamos imprimiendo plegables, propaganda y folletos sobre el tema constitucional. Llevo veinte años trabajando en la imprenta y nunca había visto nada igual”.

La radio y televisión han desplegado una cruzada demoledora. Cualquier programa televisivo, sea un juego de béisbol, concierto musical o programa de participación, en los cortes se hace publicidad por el Sí mediante entrevistas a campesinos, obreros, deportistas e intelectuales que detallan por qué ‘votarán por la revolución y el socialismo’.

Georgina, ama de casa, se pregunta cuál es la razón para desplegar esa intensa campaña. “Yo noto que están indecisos o tienen miedo que mucha gente vote No. En Cuba siempre gana el Gobierno, por eso no entiendo esa publicidad, que llega a aburrir, para que los cubanos apoyen a la nueva Constitución”.

Daniel, especialista en publicidad, asegura que “cualquier campaña, ya sea política o de marketing comercial, tiene que tener cuidado de no agobiar al posible consumidor. Hay que dosificarla con inteligencia, de lo contrario los resultados son contrarios a lo esperado. He hablado con personas en la calle a las cuales nunca les ha interesado la política y que de manera automática suelen votar a favor del Gobierno, y ahora se pregunta qué hay detrás de tanta insistencia y por qué el voto negativo no se menciona si es también una opción que aparece en la boleta”.

Excepto en las redes sociales, donde las opciones Yo voto NO o Yo No voto, ganan por goleada, los medios estatales despliegan su campaña sin tener oponentes.

“Si la disidencia y otros actores que optan por votar NO tuvieran espacios televisivos o radiales, [entonces sí] hubiera sido una campaña justa. Pero la dictadura tiene miedo. Incluso con esas limitaciones los que van a votar NO o se abstengan, podría llegar al 30 por ciento de los votos totales. 

Estamos hablando de casi tres millones de personas. Si el régimen hubiera permitido que los cubanos que están en el exterior, que no han sobrepasado los dos años que les garantiza las norma migratoria para perder sus derechos, pudieran votar desde el extranjero ya estaríamos hablando de un 40 por ciento de cubanos que se oponen al bodrio constitucional”, subraya Rolando Rodríguez Lobaina, líder de un movimiento opositor y director de Palenque Visión.

Periodistas independientes como Reinaldo Escobar, Julio Alega, Luz Escobar, Yoani Sánchez y Jorge Enrique Rodríguez, entre otros, han desplegado una formidable cruzada a favor de votar NO, tanto en las redes sociales como en artículos que han escrito sobre el tema.

Reinaldo Escobar, un viejo zorro del periodismo libre en Cuba y polemista intenso, desde hace años es un estudioso del sistema electoral en la isla. En 2009 propuso insertar disidentes en las elecciones para candidatos de circunscripción. Actualmente, desde el periódico 14ymedio y en las redes sociales, es uno de los principales defensores del NO.

Antonio Rodiles, Claudio Fuentes, Ailer González, Berta Soler y Rolando Rodríguez Lobaina, entre otros, apuestan por no asistir al sufragio y boicotear una Constitución que consideran espuria.

Pero el debate en torno al voto va más allá de los puntos de vista de la oposición y el exilio. Decenas de periodistas alternativos, artistas plásticos e intelectuales contestatarios no están de acuerdo con la nueva Carta Magna.

Sectores de las iglesias católica, protestante y evangélica también se oponen. Entre los ciudadanos de a pie, por lo general apáticos en temas políticos, la actual coyuntura económica, política y social del país los motiva a votar NO.

“Socio, son 60 años con el mismo cuento. Pero sigue la libreta, no mejora el transporte, los salarios son una burla y la comida cada vez más cara. No puedo apoyar de manera perpetua un sistema que no ha funcionado”, asegura Igor, mecánico automotriz.

Entre los emprendedores privados la inconformidad es notoria. “El Gobierno no nos ve como una buena opción para el desarrollo del país, prohíben que los cubanos inviertan en su patria. Nos permiten a regañadientes. Los altos impuestos, controles absurdos e inspecciones constantes son el cortafuego que utilizan para impedirnos crecer”, comenta la dueña de un hostal en la Habana Vieja.

Ridel, taxista privado, considera que “el 90 por ciento de los transportistas en Cuba (casi 20.000), de seguro que votan NO. El Gobierno hace todo lo posible para limitar nuestro trabajo”.

Para Rolando, maestro jubilado, el tema del referendo está claro: "Hay que ir a votar y marcar NO, con un bolígrafo. Si uno desmenuza la Constitución verá que está llena de fallas, una chapucería de principio a fin. Y no lo que uno quiere y necesita para sus hijos y nietos. Es una pena que este tema no se pueda debatir de verdad en la radio y la televisión. La censura es total. Mientras, el Gobierno exalta lo que ellos consideran sus virtudes, que en realidad son desastres".

El feroz tornado que asoló varios municipios de La Habana el 27 de enero, ha generado descontento en los miles que sufrieron daños materiales. El régimen lo sabe y por eso lleva a cabo una intensa campaña en busca de los votos de los damnificados, acelerando la venta de materiales de la construcción, ofreciendo facilidades de pago y brigadas de constructores para reparar o levantar sus casas.

Jorge, ex militar, no se traga esa píldora. “Por la barriada de Jesús del Monte no sé cuántas veces han pasado altos funcionarios, entre ellos Luis Torres, primer secretario del partido [comunista] en La Habana, prometiendo un montón de cosas que luego incumplen. Ese perro no me vuelve a morder. Todos los materiales hay que pagarlos, aunque sea a mitad de precio. Ya me cansé. En estas seis décadas le he dado mi vida a la revolución. Ellos me han pagado con mentiras y falsas promesas. En las próximas elecciones votaré NO”.

A pocos días del referendo constitucional, se agudiza la campaña del régimen para ganar adeptos. Pero debido a las precarias condiciones de vida y la mala administración del país, el descontento social ha llegado hasta quienes se mostraban indiferentes y temerosos. Mucha gente en la Isla no quiere hipotecar su futuro aprobando un sistema fallido.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .