Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

jueves, 4 de abril de 2019

Cálculos políticos y de poder prevalecen en la mesa de negociaciones del diálogo advierte Bosco Matamoros.

Por Danny Pérez García / Especial para SNN - Bosco Matamoros, analista político, diplomático, ex miembro del equipo negociador de la ex resistencia nicaragüense en los años 90, hace un análisis de profundidad sobre el futuro del diálogo nacional, el que además de accidentado por los incumplimientos de los acuerdos del régimen Ortega-Murillo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, ayer 3 de abril, se le venció el plazo establecido para la finalización de las negociaciones.

Matamoros, con la profundidad y la objetividad que le caracteriza, avizora eventuales escenarios futuros de este dialogo, para la audiencia de Impacto 540 de Radio Corporación, bajo la dirección del periodista Gustavo Bermúdez Herrera. 
“Lo que está imperando en el diálogo son cálculos políticos, cálculos de poder, y que en función a esos criterios tanto el gobierno, cómo espero yo que la alianza tome sus acciones y plantee sus decisiones” afirma de entrada el analista político para Impacto 540.

Matamoros recuerda que la fecha del vencimiento de la primera fecha establecida para este diálogo ya ocurrió, y ahora estamos en una segunda fecha vencida, del que, si tomamos en consideración de lo que se ha alcanzado hasta ahora, salvo que ocurriese un evento “milagroso” habrá un desenlace de esta situación.

 “yo creo que en la medida que está pasando el tiempo estamos viendo que está más compleja la situación –agrega Matamoros- porque desde el inicio de éste dialogo se tejió una maraña jurídica, desde su punto de vista, en vez de tener una serie de definiciones claras de lo que constituyen, los conceptos de prisioneros políticos, los criterios de lo que se aplica a aquellos que están en procesos de juicios, de aquellos que han sido sentenciados, todas y cada una de esas categorías están envueltas en una forma de nebulosa” lamenta Matamoros.

Para el analista político esta situación es uno de los primeros defectos que tiene esa hoja de ruta que se trató de elaborar, en ese sentido los nicaragüenses somos víctimas de nuestras propias –desde su criterio- de esas ambigüedades que nos caracterizan, como sociedad, como cultura política, y por tanto a él no le sorprendería, y que es parte de los procesos de negociaciones, de que haya una suspensión del diálogo, que quizás sería saludable para ambas partes –gobierno y oposición-  que hagan un proceso de recesión.

“Francamente, siendo objetivo aquí no hay una carta de crédito abierta sin límites, para ninguno de los actores que están participando en este proceso de dialogo, hay desconfianza –reitera Matamoros-  tanto por parte del gobierno, hay desconfianza hacia esa delegación, obviamente por su obstruccionismo, por su rigidez, por otra parte, hay también reservas hacia la Alianza Cívica, en cuanto a su capacidad negociadora, en cuanto a su empeño y firmeza” subraya el analista político.

A criterio del analista político Bosco Matamoros con todo esto el país está pagando un proceso de aprendizaje, por ello los nicaragüenses debemos ser más exigentes y por otra poner en el tapete quienes están ahí, si son realmente necesarios, si hay una representación excesiva de algunos sectores, o bien si no sería mejor tratar de incluir a otros ahí, advierte Matamoros. 

“Una eventual inclusión de otros sectores en este proceso de diálogo, vendría a ser para darle más dinamismo, pero también una visión más clara de lo que se quiere, porque de seguir esto vendría a ser cómo la redacción de la biblia –ironiza Matamoros- “Quizás a Dios le tomó menos tiempo dictarle la biblia a los profetas de lo que nos va a tomar a nosotros llegar a una conclusión favorable en este proceso” advierte el analista político.

Respecto a si valdría la pena continuar en la mesa de negociaciones, ante el incumplimiento de acuerdos alcanzados, y ante la negativa del régimen de adelantar elecciones, Matamoros señala que fundamentalmente la crisis se genera de esta necesidad con todos sus anexos, reformas electorales, su anticipación, las garantías, observación nacional e internacional.

“El argumento utilizado por el canciller Denis Moncada Colindres, para rechazar la anticipación de elecciones es viciado, porque esto ya se hizo, y este argumento debe quedar bien claro, bien definido en ese sentido, me parece que en eso la alianza ha fallado, porque debió haber categorizado eso de una forma bien contundente” puntualiza Matamoros.

Para el analista político se tiene la percepción de que es el régimen el que tiene la iniciativa y de que por otra parte la alianza está detrás de la curva de eventos, no se mira esa creatividad que se necesita para este tipo de proceso tan complejo, agregando que por otra parte se ha subestimado la capacidad del gobierno, en donde la capacidad no solo es la negociación, la capacidad es la obstrucción, que se utiliza en todo proceso de negociación.

“En última instancia se debe considerar que aquí no se le está haciendo ninguna caridad a nadie, aquí no es una cuestión de bondad, esto es una cuestión de poder, y en base a esto es que tú vas a negociar en un proceso de esta naturaleza” puntualiza Matamoros.

El analista político, Bosco Matamoros, puntualiza que los garantes internacionales en este proceso de negociación son fundamentales, no sólo en el caso de la oposición, sino también para el mismo gobierno, el asunto en esto es cómo formular conceptos que hagan imperativos la necesidad de llegar a esa situación como es la presencia de garantes internacionales en este proceso de negociación.

“No obstante todo esto se debe de ver desde un concepto más amplio, en donde la crisis de Nicaragua, no solamente va a ser resuelta por los actores nacionales, y aquí hay un componente internacional muy importante que son los Estados Unidos, la Unión Europea, el organismo regional que es la Organización de Estados Americanos -OEA-  y hay un cierto grado de capacidad que tenga el gobierno, de resistir a esas presiones, pero más allá de eso, lo que vendría a lo que llamo yo la autodestrucción política, porque si no cumplimos con esas condiciones, las sanciones van a ser más rigurosas, el aislamiento va a ser mayor, y el impacto sobre el país va a ser más contundente” advierte el analista político.

Para Matamoros estamos llegando a un punto crucial en este proceso, porque él no ve a países como los Estados Unidos, de la Unión Europea, que se haya visto que están trabajando en una forma por decirlo así filosóficamente, que comparten esos valores, esas preocupaciones, de que todo quede igual, quedarse inertes ante una situación como la nuestra, en donde no se puede olvidar que la crisis venezolana y la nicaragüense están matrimoniadas, lo que es una situación que preocupa a la comunidad internacional, y como tal la comunidad internacional quiere resolverla, porque Venezuela constituye un factor de desestabilización en la región, y por otra parte nosotros podemos potencialmente convertirnos en otro factor beligerante de desestabilización, puesto que ya hay más de 60 mil nicaragüenses en Costa Rica y eso se constituye en una presión enorme en la economía y situación social de ese país, advierte Matamoros.  

“Afortunadamente aun no estamos a los niveles de Venezuela, pero si estamos en medio de una crisis, sin tomar en cuenta el impacto a nivel interno del país, es decir el sector servicio, inversión, sector agrícola, la capacidad exportadora, el recorte presupuestario que llega hasta ciertas áreas sociales que han sido afectadas directamente” advierte Matamoros.

El analista político establece a su criterio, la fortaleza y las debilidades que tiene en la mesa de negociaciones, la Alianza Cívica, estableciendo que la fortaleza de la alianza es que simbólicamente representa lo que es la oposición del país, y su debilidad es su heterogeneidad y el hecho de que se casó antes de definir las condiciones claras por las cuales iba a estar en ese proceso de negociación, y algo bien importante la percepción en el país, la alianza en ese sentido, hay reservas sobre su  conducta en el proceso de negociaciones, y no es de los adversarios de la alianza, sino más bien de los simpatizantes de la alianza, entonces está incurriendo en un costo político.

“En la medida que transcurre este proceso de negociaciones, yo estoy viendo que el costo político para la alianza aumenta cada vez más, y de eso pareciera que no se han dado cuenta, esto es una observación que puede sonar paradójica, pero que de hecho así es, porque en todo proceso de negociaciones debe verse los objetivos que se quieren alcanzar y que se debe hacer para alcanzarlos, y que es lo que está ocurriendo en el marco de lo que se está negociando, pero también tiene otros aspectos como es el de los resultados que se están obteniendo y de cómo se le pone presión a la otra parte, y en ese sentido la alianza no ha demostrado una capacidad para manejar ese contexto” lamenta el analista político.        


Matamoros advierte que, de quitarse la presión internacional en el proceso de negociaciones, la alianza perdería la fuerza interna que tiene en el país, porque claramente la crisis nicaragüense tiene una dimensión internacional, no podemos ignorar esto, por otro lado, hay una ventaja y es que el régimen de Ortega ha perdido legitimidad internacional, además de Venezuela, que es un país que se ha constituido prácticamente en un estado semi fallido.

“Es comprensible que las bases del régimen estén preocupadas, ante las posibilidades de un cambio en el país, porque hay que pagar un costo político, y aquí todos los actores políticos están pagando un costo político, lo peor que podemos pensar es que un sector es el que va a ganar todo, partamos de un hecho de que aquí hay diversos sectores políticos, cómo el liberalismo, el sandinismo, y de otros partidos políticos, los que tienen todo el derecho a participar en el espacio político, el problema es que aquí las reglas del juego no son iguales para todos y precisamente eso es lo que ha generado esta crisis” lamenta Matamoros.
  
Matamoros, admite que hay temas de discusión de mayor envergadura y de más largo plazo en la mesa de negociaciones del dialogo, como es el proceso de justicia, delitos de lesa humanidad, las investigaciones de todos esos casos, pero debemos de “priorizar” porque queremos hacer todo al mismo tiempo, y eso no es posible en los procesos de negociaciones.

Bosco Matamoros, concluye su participación en Impacto 540, en esta síntesis de su análisis que hiciera, respecto al futuro que se cierne sobre las negociaciones en el dialogo nacional, instando a que se debe aprender de las experiencias de otros procesos de negociaciones que se han realizado en otros países, y entender la desesperación de los familiares de presos políticos, de familias que perdieron a sus hijos e hijas, pero la realidad política se impone y se debe encontrar paciencia en donde hay desesperación, ingenio en donde hay torpeza, y no podemos decir a estas alturas que toda esta situación se ha manejado con inteligencia, señalando que se han dado situaciones de torpeza, y lo peor que se puede asumir es el silencio, porque hay que decirlo todo claramente, porque si no, quienes simpatizan con la alianza no van a corregir esos problemas y por otro lado, los miembros de la delegación del gobierno van a seguir manteniendo sus posiciones, porque en última instancia ambas partes están llevando al país a una situación crítica, advierte el analista político Bosco Matamoros.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .