Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ⬇️SINTONIZA EN VIVO⬇️



TITULARES

lunes, 15 de abril de 2019

¿Cuál es la operación que se está tramando al exiliar a Báez?


Por Oscar-René Vargas / El colapso de la institucionalidad democrática en Nicaragua es tan completo que ya nadie espera acción alguna del régimen Ortega-Murillo en favor de la justicia, la honestidad o del medio ambiente. 

Ya no existe límite alguno al ejercicio del poder. La principal función del régimen no es la rendición de cuentas, sino el control social por medio de la represión generalizada.

Nicaragua no solamente es un paraíso fiscal en el que nadie del gran capital paga lo que le corresponde, sino que también se ha convertido en un paraíso de la impunidad en el que cualquier cosa se vale con tal de mantenerse en el poder y enriquecerse a expensas del erario y los recursos nacionales.

Ortega-Murillo se van y ellos lo saben. Su imagen, cada vez más negativa, sigue en caída libre, según las dos últimas encuestas. Se mire por donde se mire, Ortega-Murillo tienen los días contados y son conscientes de ello. No tienen apoyo popular, como bien se demostró en los resultados de las recientes encuestas.

De esta forma, a Ortega-Murillo se les va esfumando de su lado toda la batería de amigos, salvo los paramilitares y el núcleo duro de la “nueva clase”.
Su última decisión desesperada, como manotazo de ahogado, ha sido mantener la represión contra la población y la militarización de las ciudades.

Muchas personas creyeron que la Alianza Cívica nos iba a “librar” de la mafia en el poder y a traernos democracia. Sin embargo, un año después, el mismo régimen está aquí sin concederles nada. El sistema dictatorial sigue de pie, violento, mentiroso y en contubernio con los poderes fácticos.

El dominio de la mafia nicaragüense en el poder es hoy infinitamente superior al que en su época tuvieron las “familias” Genovese, Gambino o Luciano. La mafia nicaragüense sofisticó sus métodos y amplió sus intereses.

No solo controla los casinos, las armas, la droga, el dinero del erario público y, a través del terror y la represión, ejerce el control de las personas; sino que hincó también sus dientes en la política e hizo suyas todas las instituciones civiles y militares, y tiene una influencia considerable en los medios de comunicación, en el comercio, en las iglesias, en el turismo y en las finanzas de Nicaragua.

Su estado mayor ya no vive en Chicago o New York, sino que se aposentó en El Carmen. Son más peligrosos que los de antaño. Los paramilitares y parapoliciales son sus pistoleros cuyas brutalidades marcan a fuego la decadencia del régimen Ortega-Murillo. El perfil de estos mafiosos es más siniestro de lo que aparenta a simple vista.

La “familia” designó a los paraestatales la tarea de desaparecer, asesinar, matar, y torturar de manera implacable a los ciudadanos autoconvocados para eliminar toda protesta social. Al armar grupos paramilitares para el exterminio de la población indefensa, los Ortega-Murillo cometieron crímenes de lesa humanidad.

Los paramilitares sabían lo que tenían que hacer en su miserable papel de Caín. Los poderes fácticos lo saben. No son cándidas palomas sino cómplices, que actúan como si fueran inconscientes de que el régimen Ortega-Murillo ha cometido crímenes de lesa humanidad para mantenerse en el poder.

Los datos dan cuenta de que la economía está entrando en una zona de alto riesgo sin solución inmediata: deterioro comercial, alto endeudamiento, burbuja inmobiliaria, desaceleración, crisis en el sector agropecuario, déficit comercial, desempleo, caída de las inversiones, menos dinero en circulación, limitación del crédito bancario, riesgo bancario por el incremento de la morosidad y la fuga de capitales, etcétera. Todo lo anterior visualiza una recesión mayor con una profunda contracción de la economía.

¿Cómo es posible, entonces, que el gran capital y los banqueros sean tan ciegos que no vean que, si el país se hunde, sus negocios también? Una explicación es que todavía piensan en un “aterrizaje al suave”; y, también, tienen temor de que con un cambio de gobierno se conozcan los amarres y beneficios obtenidos por su alianza con el gobierno Ortega-Murillo.

El sector empresarial ha marcado prudente distancia con Ortega-Murillo: los ven muy débiles, saben que se aproxima su final y es mejor no quedar “pegados” a ellos. A partir de ahora, la presión subirá. Los dueños de los dólares acelerarán el proceso de llevarse el dinero al exterior.

Así generarán la tormenta perfecta para que Ortega acepte un “aterrizaje al suave”, basado en la necesidad de prevenir el caos y la incertidumbre económica, terreno en el que se mueven como pez en el agua, autoerigiéndose como imprescindibles.

Ya conocemos bien que los grandes empresarios son de fácil conversión y que siempre les gusta jugar con el viento a su favor. Seguramente ya han apostado por el nuevo caballo ganador. Aunque acepten, por el momento, el “orteguismo sin Ortega”.

La lógica del Estado mafioso ha sido involucrar a los diferentes sectores del gran capital a través de los negocios no transparentes y los múltiples beneficios, para que sean favorables a una “salida al suave” de la crisis.

Entonces, ¿cuál es el verdadero objetivo de las negociaciones del INCAE? Algo huele mal en este asunto. Hay algo oculto que sin duda tiene que ver con la permanencia de Ortega-Murillo en el poder, que es su obsesión.

En el plano internacional sigue el aislamiento al régimen. Sin embargo, la mafia ha conseguido, con las pláticas/negociaciones del INCAE y el apoyo del Nuncio, parar las sanciones de la Unión Europea y de EEUU.

En la lógica de EEUU y de la Unión Europea, mientras continúen las pláticas en el INCAE no habrá sanciones en el marco de la Ley Nica Act o la Ley Magnitsky; ya que piensan que mientras las negociaciones Alianza-Gobierno se mantengan, no se han roto los contactos para una salida a la crisis.

¿Por qué la Alianza Cívica no explica que las negociaciones como tales están suspendidas, que la dictadura no ha cumplido absolutamente nada de los acuerdos alcanzados, que continúa el estado de sitio de facto, que siguen las detenciones arbitrarias sin órdenes judiciales cada día en todo el país, y que no libera a los presos políticos? Da la sensación de que la mayoría de los delegados de la Alianza se inclinan, cada día más, a favorecer un “aterrizaje al suave”.

La Alianza Cívica da la sensación de pedalear en el vacío sin avanzar un centímetro en las demandas del pueblo, con el riesgo de perder toda legitimidad ante los ciudadanos autoconvocados, al tener una actitud vacilante frente a la falta de voluntad negociadora del régimen.

La Alianza Cívica sigue recibiendo apoyos verbales de parte de personeros de los EEUU y de la Unión Europea sin que tomen acciones concretas en contra de miembros de la mafia en el poder.

Mientras tanto, el régimen sigue violando todas las leyes constitucionales, usa el mayor tiempo posible y continúa jugando todas las cartas posibles —incluyendo la carta del Vaticano— para mantenerse en el poder.

El análisis del Nuncio Apostólico del Vaticano es que la solución de la crisis va para largo y es prudente, para sus intereses, dejar abiertos canales de comunicación con el régimen Ortega-Murillo.
El Estado del Vaticano es una estructura de origen religioso, pero con intereses económicos y políticos. Históricamente el Vaticano, como institución, se ha relacionado con dictaduras y regímenes opresores.

Es claro que el sesgo del Nuncio abonó al exilio de Báez. Pesaron más los intereses del Estado Vaticano que los de la defensa de la Iglesia a sus feligreses sacrificados.

Desde un comienzo la mediación del Nuncio ha servido para legitimar al régimen Ortega-Murillo. Al lograr el exilio del Obispo Báez, le lanza un salvavidas al régimen a pesar de que no ha cumplido ninguno de los acuerdos firmados el 27 y 29 de marzo. Los Ortega-Murillo seguirán ganando tiempo y reprimiendo. La salida de Báez es parte de la estrategia para implementar un pacto entre los poderes fácticos.

El 12 de abril, el Nuncio junto con el representante del Secretario General de la OEA, testigos y acompañantes de las negociaciones del INCAE, convocaron a dos representantes de la Mesa de Negociación a una reunión de trabajo el 23 de abril, con el objetivo de conversar sobre las condiciones que permitieran, de forma efectiva, avanzar en los acuerdos del 27 y 29 de marzo pasado.

¿Qué nueva operación mafiosa se está tramando contra la población insurrecta que obliga al Vaticano a exiliar al Obispo Báez? ¿Será un pacto entre los poderes fácticos? No hay que olvidar que los poderes fácticos buscaron, desde mayo 2018, una “salida al suave” a la crisis para seguir gozando de los beneficios del modelo corporativo, aunque fuera en detrimento de la democracia.

¿El exilio del Obispo Báez será una muestra más de que la lógica de aislar a los “radicales” para justificar e implementar el “aterrizaje al suave” se ha impuesto como solución a la crisis sociopolítica? Para efectuar esa jugada es necesario que todos aquellos que están a favor de las elecciones adelantadas y de la salida del poder de Ortega-Murillo deben ser prescritos, ya sean estudiantes, mujeres, campesinos u obispos.

La desesperanza y el desaliento sobre el destino del país y la vida de la gente es lo que quiere imponer el régimen a la sociedad para desarmar a la protesta social. Ortega-Murillo busca bajar el perfil de la protesta para armar un pacto con los poderes fácticos y evitar las sanciones internacionales.

La presión de los autoconvocados en la calle, de los presos, de las madres de los asesinados y del pueblo en general, es lo único que puede impedir el pacto tradicional entre los diferentes poderes fácticos, para lograr la derrota definitiva del régimen Ortega-Murillo.

El final ya está escrito. No sabemos exactamente cuándo, pero seguramente será más pronto que tarde. Ya lo ha dicho hasta el mismo cardenal Brenes: no se puede esperar más, 2021 es demasiado tarde.

El obispo Báez sigue más vivo que nunca, lo que es inversamente proporcional al tiempo de vida política de Ortega-Murillo. Las vías para salir son múltiples: simple renuncia, anticipo electoral, etcétera. Sea como fuere, el canal institucional, la política ya ha fijado la fecha de su caducidad.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .