Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ⬇️SINTONIZA EN VIVO⬇️



TITULARES

jueves, 11 de abril de 2019

El Papa Francisco me pidió que me vaya a Roma. Es verdad que hubo un plan para asesinarme, afirma Monseñor Silvio Báez.


Por Danny Pérez García / Especial para SNN -  “No voy dejar de estar al lado de los más pobres que fueron los preferidos de Jesús, y no voy a dejar nunca como lo hizo Jesús, la critica a todos aquellos poderes e instancias que se auto erigiese queriendo someter al ser humano queriendo ocupar el lugar de Dios, no voy a dejar de predicar el evangelio, no voy a dejar de denunciar la idolatría, la injusticia y el pecado en contra de Dios y el ser humano” afirmó monseñor Silvio José Báez, arzobispo auxiliar de Managua, al anunciar su partida a Roma para trabajar temporalmente con el Papa Francisco.

Monseñor Báez agregó durante el anuncio de su despedida, que seguirá presente en sus redes sociales, y su evangelio y homilía continuarán presentes en YouTube los domingos, reiterando que como lo dijera el cardenal Brenes y se lo dijera el mismo Papa Francisco, que su estadía en Roma es por un tiempo, y como añadiera el Papa Francisco, esperaba que fuera muy breve, “Quiero estar muy pronto de regreso en Nicaragua” –añadió monseñor Báez.

Monseñor Báez solicitó a los medios de comunicación presentes en el anuncio de su partida, posterior a las celebraciones de semana santa, iniciar con la manía de los biblistas, que cree es siempre una buena costumbre confrontarnos siempre con las escrituras y leer el libro de los hechos de los apóstoles del capítulo XX del versículo XVII con la creencia de que las palabras que pronuncio san Pablo apóstol, a los presbíteros de éste cuando se despidió de ellos, interpretan bastante bien los sentimientos de su corazón y lo que interiormente en este momento vive como cristiano y como obispo.

“Hechos XX- XVII-XXXVII- Pablo mandó o a llamar a los presbíteros de la comunidad de Éfeso y cuando estos vinieron les dijo: “Ya saben cómo me comporte con ustedes todo el tiempo, desde el primer día que llegue a la provincia de Asia, sirviendo al señor con toda humildad y lágrimas en medio de las pruebas que me causaron las maquinaciones de los judíos, saben que no deje nada de hacer que les fuese útil, les predique tanto en público como en privado dando testimonio para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro señor Jesús, ahora encadenado por el espíritu me dirijo hacia Jerusalén sin saber lo que ahí me sucederá, porque solo sé que en cada ciudad el espíritu me anuncia que me esperan cadenas y tribulaciones, pero no me importa la vida mientras pueda llevar la carrera del ministerio que recibí del señor Jesús”.

“Por eso hoy doy testimonio delante de ustedes –continuó afirmando en su lectura monseñor Báez- “no soy responsable de la perdición de nadie, cuídense ustedes mismos, y cuiden ustedes mismos el rebaño sobre el cual el espíritu los constituyó guardianes encargados en apacentar la iglesia de Dios que el adquirió por medio de la sangre de su propio hijo, ya que  después de mi partida se van a introducir entre ustedes “lobos voraces” que no tendrán compasión del rebaño, incluso dentro de ustedes mismos saldrán algunos que enseñaran doctrinas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de si, por ese estén vigilantes y recuerden que durante tres años estuve día y noche aconsejándoles con lágrimas a cada uno de ustedes, ahora los encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia que tiene poder de edificar y de hacerlo partícipes de todo lo santificado, de ninguno codicie oro, plata o vestidos, ustedes saben que con mis propias manos atendí todas mis necesidades y de todas las formas posibles les mostré que así trabajando sin descanso, se debe ayudar a los débiles, tomando lo que dijo el señor Jesús: “es mejor dar que recibir” después de decir esto Pablo se arrodillo y oró  junto con todos ellos” concluyo su lectura bíblica monseñor Silvio José Báez.

Concluida la lectura bíblica, monseñor Báez, pidió a los medios de prensa desarrollar tres puntos: en donde afirmo en el primer punto afirmo puntualmente que él no pidió salir de Nicaragua, agregando querer dejar claro que su corazón ha estado siempre aquí en su tierra en su patria, y en medio de su pueblo y su corazón de pastor seguirá en Nicaragua, reiterando que él no ha pedido salir, que ha sido llamado por el santo padre Francisco, y como dijo el cardenal se le mandó una carta a la nunciatura en donde se le comunicó que el Papa Francisco deseaba conversar con él, yendo a Roma, en donde el santo padre le recibió de manera muy afectuosa y fraterna, con un gran interés por Nicaragua.

“Una vez en Roma el santo papa quiso que le hablara de mi ministerio, y que le hablara de la situación del país, les manifiesto a todos ustedes con toda sinceridad lo que le dije al santo padre, afirmándole que en ese momento experimentaba un gran dolor en su corazón, el dolor de no poder estar físicamente en medio de su amado pueblo nicaragüense, especialmente del pueblo santo de Dios, para anunciarles con su voz el evangelio y para ofrecerles a través de la cercanía pastoral una palabra de consolación y de profecía” expreso monseñor Báez.

“No abandono al pueblo de Dios –reitera monseñor Báez- donde vaya lo llevará en su corazón de pastor, no me voy a desatender de Nicaragua, a partir de este momento, continuaré viviendo con fidelidad mi vocación de obispo y donde vaya también enarbolaré con orgullo y esperanza el pabellón azul y blanco de nuestra patria, así como Pablo se echó a llorar con los presbíteros de Éfeso hechos XX, también yo he llorado, “esta decisión” del santo padre, que yo he aceptado con plena obediencia amorosa, ha hecho llorar mi corazón y como no recordar que en estos diez años, he gozado del cariño, la confianza, el apoyo, la cercanía, las oraciones de nuestra gente, de nuestros niños, de nuestros jóvenes, y nuestros hombres y mujeres de las parroquias, de la ciudad, de los barrios marginados, como olvidar a los campesinos, a las madres “víctimas de la represión”  a los jóvenes perseguidos y sufridos, a los que están en las cárceles, llevo todo esto en mi corazón, les aseguro que tengo una paz profunda, tengo una gracia especialísima del señor, que es la gracia que el señor da a quien en diez años sólo ha hecho lo que tenía que hacer” puntualiza monseñor Báez.      

Monseñor Silvio José Báez afirmo que la realización de su ministerio en Nicaragua le ha dado una profunda paz en su corazón, aunque ahora dentro de él tenga que llorar con mucha tristeza el tener que dejar su patria y tener que dejar a su pueblo.

“Segunda cosa que quiero compartirles-agrega el obispo auxiliar de Managua monseñor Báez- “esta decisión de que abandone Nicaragua, es una responsabilidad del santo padre Francisco, él es el último responsable de esta decisión, y me aseguró que es una decisión suya en último término” y él le aseguró al santo padre Francisco, su principio de total obediencia y fidelidad, “y les cuento como una anécdota, antes de despedirnos de la audiencia, le dije: “Santo padre, no sabe cuántas veces le he pedido a Jesús en el sagrario que me ayude a si es posible alguna vez a poder hacer algo por usted, a colaborar directamente con usted, viendo tantos problemas, que tiene, tantos colaboradores que le fallan, con esto de pensando en los abusos de menores y el tomándome del hombro me dice: “Y no sólo eso aquí los problemas de la curia, no creas que es cosa fácil, y le reiteré que le ha pedido al señor poder ayudarle en algo, entonces el sonriendo, me dice : “el señor te cogió la palabra porque ahora me vas a tener que ayudar, nos dimos un abrazo sonriendo, porque esta es la obediencia de la iglesia, no somos un ejército donde se obedece por temor, en donde mandan de modo drástico y a veces irracional, somos un colegio, la fraternidad unidos en la fe, y los obispos como sucesores, con Pedro a la cabeza, que es el papa, vivimos la obediencia a Jesús, no la obediencia del soldado que ciegamente hace lo que le dicen, es la obediencia de la fe y del amor, de la fe que sabe que la voluntad del señor se manifiesta s través de las mediaciones humanas, y una de las mediaciones humanas más importantes, más necesarias, más  grandiosas de la iglesia es la obediencia” señala monseñor Báez.

 En la continuación de su comparecencia ante la opinión pública, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, expresó su deseo de querer hablar, además de todo lo anterior, también del profundo gozo y la paz profunda que en estos momentos experimenta, al haber tenido la oportunidad de entrevistarse con el vicario de Pedro interesado por su persona y por su ministerio, y desde luego por Nicaragua, y que cómo le dijo el cardenal Brenes, el santo padre lo necesita allá, con él por un tiempo, en este momento, paradójicamente, el dolor y la tristeza están acompañados de una profunda paz y gozo de poder servir y colaborar con el vicario de Pedro, porque para él, no sólo es una cuestión teológica, ni una obediencia ciega, es una cuestión de afecto, cómo se lo dije a el: “santo padre usted ha sido mi mayor inspiración, cuando a usted lo nombraron Papa en el año 2013, yo tenía 3 años de obispo, y usted vino a configurar y a confirmar mis opciones pastorales y mi estilo evangelizador como obispo” asegura monseñor Báez.

“Para mí el santo Padre Francisco-agrega monseñor Báez-  ha sido un modelo permanente, un modelo de pastor y sobre todo su palabra ha modelado profundamente su ministerio y su vida, soy también Carmelita Descalzo, hijo de santa Teresa de Jesús, que murió después de haber padecido tantas contradicciones e incomprensiones frente a las autoridades de la iglesia, diciendo: “al fin muero hija de la iglesia” y eso los carmelitas lo llevamos en el corazón, me siento gozoso de ser hijo de la iglesia y de poder colaborar en este momento con aquel que es la cabeza visible de la iglesia el mundo” expresa monseñor Báez.

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, afirmó que el tercer punto que quería compartir con los nicaragüenses, es que el santo padre ha confirmado su ministerio, luego que le llevo al santo padre Francisco un álbum de 60 fotografías escogidas de los diez años de su ministerio episcopal, lo que al santo padre le gusto y le encantó, y las vio una a una, sin ninguna prisa, “Yo estaba nervioso porque me parecía que le estaba robando su tiempo- admite monseñor Báez.

“Las expresiones del santo padre Francisco al ver todas aquellas fotos, en donde me ve con la Conferencia Episcopal, en reuniones con el clero, con los religiosos y religiosas, con los seminaristas, verme en las zonas rurales del arquidiócesis, con los campesinos, con los jóvenes, con las madres de los jóvenes muertos en la represión, en donde me ve en los hospitales con los enfermos, dando catequesis a los adolescente, encuentros con los niños, en donde era como un panorama de diez años de mi ministerio, y el Papa a cada momento que pasaba de ver cada foto decía: “esto es lo que yo quiero” esto es lo que yo espero que hagan los obispos, de esto se trata” rememora monseñor Báez. 
  
El obispo auxiliar de Mangua revela que le hizo ver, al santo padre de cómo ve él la situación actual de Nicaragua, expresándole que acerca de este año de dolor, sufrimiento y de viacrucis, que estamos a punto de llegar al 18 de abril, y le hablo de eso.

“Le hablé al santo padre Francisco, de los intentos que se hacen de llegar a una solución, y los aportes que él ha hecho, sobre el diálogo, las negociaciones y en síntesis le recordé que este es un pueblo crucificado, que este es un país secuestrado, y de que aquí hay unos poderes facticos, dominados por la mentira, la injusticia, la represión y que lastimosamente adoran al dios riqueza y al dios dinero, y que por él, sacrifican seres humanos, que lo que hay en Nicaragua son grupos idolátricos, que sacrifican seres humanos” fustigó monseñor Báez.

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez concluye su exposición enmarcada en tres puntos, señalando como es que él ha vivido, su ministerio sintetizándolo rápidamente, en la que el imagina una iglesia que no sea dueña de la verdad, sino una iglesia servidora de la verdad, y que la busque junto a los hombres, aunque estos no sean creyentes, porque para la iglesia la única verdad es Jesucristo.

“Sueño con una iglesia que no le haga más complicada la vida a las gentes, que ya la tiene bastante complicada, sueño con una iglesia que sea samaritana, misericordiosa, que vea el dolor y se baje y cure heridas del corazón, de relaciones, y del cuerpo también, cómo lo hemos hecho durante este año, en que hemos sufrido la represión en contra del pueblo, imagino una iglesia no al servicio solamente de necesidades religiosas que son necesarias” puntualiza monseñor Báez.

Monseñor Báez, dijo soñar con una iglesia que esté al servicio de algo más que ella, una sociedad nueva, de hombres y mujeres nuevos, una iglesia que colabore a construir seres humanos, lo que es su interpretación de ser pescadores de hombres, rescatar seres humanos en medio de los torbellinos oscuros del mar en ola oscuras que se hunden, Jesús quiere una iglesia que sean pescadora de seres humanos, salvadora de seres humanos y que les ayude a  ser más justos más humanos, pacíficos y fraternos.

“Yo sueño con una iglesia que no tenga privilegios mundanos, que sea libre frente al poder, una iglesia cuyo único poder sea sanar las vidas, y expulsar el mal de la existencia de las personas y de las relaciones sociales, una iglesia sin ningún tipo de privilegios, una iglesia semejante al señor crucificado, despojada de sí misma para dar vida a los demás” puntualiza monseñor Báez.

“Pido disculpa al pueblo de Dios –expresó el arzobispo auxiliar con la voz resquebrajada por la congoja-  por no entregarme más, por no haber sabido escuchar en algunos momentos, pero me voy con la conciencia tranquila, de que he cumplido la misión que se me encomendó, y doy gracias al señor de haberme permitido la inmensa alegría y la profunda gracia de haber sido pastor en medio de este pueblo tan noble, tan bueno. como el nuestro! Concluye el arzobispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez.

Posterior a su exposición Monseñor Silvio José Báez respondió a preguntas de la prensa, en donde aclaro que su partida a Roma se debe a constantes amenazas de muerte en su contra, firmando que el santo padre Francisco, la única frase que repitió ante él es: “En este momento te necesito conmigo acá, en este momento te necesito, para luego referir su opinión respecto al segundo dialogo –interrumpido actualmente-  señalando que él ha expresado en más de una ocasión su opinión constructiva, que siempre ha dicho que aunque estén ahí los mejores mediadores del mundo, si no hay voluntad política, si no se camina en la verdad, más allá de las ambiciones personales, y de los condicionamientos ideológicos, no se va a lograr “nada” y le parece eso es lo que tiene estancadas estas conversaciones.

“Mientras no se ponga a la persona humana en el centro de estas negociaciones no se va a lograr nada –reitera monseñor Báez-  yo lo dije hace algunas semanas que no se trata de salvar la economía, lo primero no es tirarle un salvavidas al mercado financiero, por favor, el becerro de oro, que es ahora el dinero, no puede ocupar el lugar de las personas, mientras no haya compasión hacia el ser humano y búsqueda sincera de restablecer los derechos y respetar la dignidad de las personas, no vamos a avanzar hacia ninguna parte” puntualiza monseñor Báez.

A la pregunta que si la decisión de su partida a Roma, obedece a petición de algún eclesiástico o de algún laico, monseñor Báez, reiteró que esta decisión el papa Francisco se la comunicó y él, es el “responsable de la decisión a la cual él ha asentido amorosamente y fielmente, más allá de eso no puede decir nada más, agregando que hasta este momento desconoce cuáles son las funciones que le asignará el santo papa Francisco, y por ello leyó la despedida del apóstol San Pablo en la que dice: “En este momento me dirijo hacia Jerusalén, y no sé lo que me espera, el santo padre solo ha querido saber de mi disponibilidad y yo se la he dado” subraya monseñor Báez.

 “Es verdad la embajada norteamericana me confirmó de la existencia de un plan para asesíname” confirma monseñor Báez.

“Es verdad” es verdad, no recuerdo en que mes, no sé si fue, en junio o julio en que yo recibí una llamada y nunca lo quise decir porque me parecía que era una cosa de carácter diplomático, yo ya estaba en la cama, a eso de las once de la noche, cuando recibí una llamada del departamento de política de la embajada americana, para decirme que tenían plena certeza de que se tenían un plan para asesinarme, que tuviera cuidado porque esto podría ocurrir en los próximos días, incluso me dijeron en donde pudría ser, como podrían estar vestidos los que iban a ejecutar tal acción, ahora que la señora Laura Dogu –ex embajadora de Estados Unidos en Nicaragua-  lo hizo público yo también lo hago publico ahora, “es verdad que la embajada de Estados Unidos me comunicó  eso, y me lo comunicó a un nivel de alta certeza, de la seguridad americana, lo cual yo se lo comunique al cardenal Brenes, y la Conferencia Episcopal.
 
Ala pregunta de una periodista de la radio La Primerísima, de que si su partida Roma, se debería al pedido que hizo la comunidad de base san Pedro Apóstol, monseñor Báez respondió que el santo padre Francisco es suficientemente capaz de discernir lo que es mentira, y lo que esos grupos hicieron fue una vil mentira” puntualiza monseñor Silvio José Báez, arzobispo auxiliar de Managua en una entrega especial del Servicio Nicaragüense de Noticias para sus lectores.        

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .