Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ⬇️SINTONIZA EN VIVO⬇️



TITULARES

sábado, 18 de mayo de 2019

Nicaragua es de todos.


Por Onofre Gutiérrez. Repentinamente y  una coincidencia, las diásporas nicaraguenses de Miami, donde la colonia se acerca a los doscietos mil y la de Washington la menos numerosa, después de un largo letargo, se movilizan para sendas reuniones con dirigentes de Managua y Costa Rica para acelerar la extinción del brutal régimen sandinista de Daniel Ortega que se debate en su peor crisis: el fracaso de imponerse a la Alianza Cívica  por la Justicia y la Democracia en el diálogo y no derrotar a la agrupación de multitud de organizaciones comunitarias bajo el estandarte de la otra Alianza, la Azul y Blanco.  

La primera es como el grupo pensante; la segunda está compuesta por las masas indomables; la que más ha sufrido la persecusión del dictador.

Mientras el aislamiento de Ortega crece, sus recursos se agotan a igual ritmo que se incrementa la campaña de denuncias en su contra y crecen las demandas de su renuncia y la convocatoria de elecciones este mismo año.  El fracaso de Ortega en su intento de llegar al 2021 lo sellaron las Alianzas.

Al mismo tiempo, la crisis de la dictadura se profundiza ante una ola de rumores de que de un momento a otro empezarán las  deserciones de funcionarios que conocen el manejo de los escasos fondos de que dispone la familia gobernante para hacerle frente a las demandas populares de democracia este año, mediante elecciones honestas y supervigiladas para evitar fraudes.

A las reuniones de las diásporas asistirán conocidas figuras de la oposición radicadas temporalmente en Costa Rica que pueden entrar a Estados Unidos sin dificultad, especialmente a Miami y Washington. Se anticipa la presencia de centenares  de líderes en ambas reuniones, primero en Miami en la última semana de este mes y a principios de Junio en Washington. 

Aunqe no se han publicado los nombres de los participantes, se sabe que en Miami se juntarán ex-militares, médicos, abogados, periodistas, directores de organismos no gubernamentales   (Oeges), hombres y mujeres; estudiantes, empresarios y  representantes de grupos comunitarios de Flórida, Maryland, Virginia, Nueva York, Pennsylvania y New jersey., incluyendo conocidos sacerdotes católicos.

Todo ese tiempo, las diásporas aprovecharán para cabildear ante la Casa Blanca, las Cámaras legislativas del Capitolio, periódicos y cadenas de  radio, TV  y montarán una campaña masiva de divulgación para informar a la opinión publica norteamericana los entendimientos  de Daniel Ortega con el mundo comunista: Cuba, Venezuela, Bolivia, Rusia y China y su estratagema para evitar negociar de buena fe una salida pacífica a la crisis socio-política que tiene a Nicaragua al borde de otra sangrienta guerra civil como hace 40 años.

Desde Abril del 2018, Ortega mantiene una guerra de exterminio contra una oposición desarmada que denuncia en las calles sus arbitrariedades, respondiendo el dictador con fuego de artillería como si se tratara de una guerra.  El saldo ha sido de más de 500 muertos, miles de civiles heridos debidamente documentado.

Ortega no registra bajas en sus fuerzas, como fue constatado por organismos de Derechos Humanos de la OEA y Las NNUU.  Antes de los primeros muertos, en Abril del ’18, la oposición demandó la renuncia de Ortega y la convocatoria de elecciones generales, actitud que enfurece al dictador quien insiste que su mandato se extiende hasta el 2021, a pesar de que su segunda reelección en 2016 fue fraudulenta.
       
En Junio, la Organización de Estados Americanos (OEA) convocará a  los Ministros de Relaciones Exteriores que tienen facultad de desconocer a Ortega y expulsarlo del sistema, que signfcaría  cuarentena mortal.  Las diásporas respaldan la expulsión del dictador.

Es de esperar que los dirigentes de la diásporas de Miami y Washington consideren que de estas asamblea surjan los nuevos líderes y programas para dotar a Nicaragua de  instituciones renovadas con miras a evitar el caudillaje, mediante la participación comunitaria en un nuevo gobierno limitando la influencia de los oligarcas  en la restructuración de instituciones que  respondan a los anhelos del pueblo contrario al pasado.  

Lo que hay que evitar es desproteger a los más vulnerables y sacarlos de la  pobreza, evitar la explotación inhumana que conduce a estallidos sociales como en el presente.
 
Nicaragua es de todos. Todos deben beneficiarse del progreso al que los pueblos – las clases trabajadoras - conribuyen con sus músculos.  A eso se le llama Justicia Social: salarios justos,  educación,  buena alimentación, techo decente. Etc. Para la decentralización del poder, los futuros gobiernos deben fortalecer los entes municipales, una manera efectiva de fortalecer la democracia, una manera e evitar caudillajes y una manera de evitar cuartelazos. 

La Revolución Cívica, sin armas, que se alzó contra la dictadura  de Ortega es un reclamo justo del  pueblo que quiere tener voz y voto - DERECHOS  - en la administración de la hacienda pública.  Un gobierno que niega los Derechos Ciudadanos no contribuye al establecimiento y desarrollo de la democracia. 

En la medida que se atiendan y entiendan las aspiraciones de las masas, Nicaragua puede contribuir con su ejemplo a establecer verdaderas democracias en los países vecinos, donde hasta este dia la clase menos protegida  tiene que emigrar por falta de oportunidades.

 No se trata de reemplazar sino de RENOVAR: Rerum Novarum, de las Cosas Nuevas.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .