Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

sábado, 15 de junio de 2019

El caudillismo político.


Por Oscar-René Vargas /  En los años noventa del siglo XX, poco a poco, se inició la construcción de un entramado de instituciones para favorecer los contrapesos políticos, la rendición de cuentas y la competencia electoral efectiva.

Ese proceso sufrió un retroceso por el ascenso de Ortega al poder en el 2007. Ortega buscó como restablecer el poder presidencial imperial y someter a las diferentes instituciones al voluntarismo del caudillo.

El caudillo se alimenta del hartazgo social de los ciudadanos, en particular de los menos favorecidos, de la corrupción galopante de los políticos tradicionales, de la debilidad del Estado frente a las élites y del desprestigio de la clase política tradicional.

El caudillo no es un verdadero hombre de Estado, ya que antepone siempre sus intereses personales a los intereses del país. Sin educación ni comunicación ética, es fácil caer en lealtades destructivas que permite el surgimiento del caudillismo.

En la historia política de Nicaragua, las secuencias de las administraciones de gobierno han estado orientadas a satisfacer ambiciones personales y/o de partido; ha sido la impronta característica de la vida política del país.

Ortega tiene un perfil autoritario, endiosado, prepotente, enemigo a muerte de todo el que no lo venere, y enemigo del pensamiento crítico. Su poder absoluto lo ha vuelto más recalcitrante, más absolutista.

El aumento de la represión sobre la población y, el tratar de aplastar el amplio y profundo descontento social de los ciudadanos es que lo domina la actual coyuntura política.

Las protestas sociales contra el régimen Ortega-Murillo, y el empobrecimiento de la mitad de la población en beneficio de unos cuantos de la “nueva clase” y sus aliados, anuncian, más temprano que tarde, una nueva ronda de protestas sociales.
Las protestas sociales tienen el objetivo, entre otros, de impedir la excesiva concentración del poder, el abuso en su ejercicio por parte del caudillo y la democratización del país.

El ejército, además del poder militar representa uno de los carteles económicos más poderosos del país, que en la práctica sostienen al régimen del caudillo.

La transformación de los cambios cuantitativos en cambios cualitativos ha seguido su curso durante el gobierno de Ortega-Murillo, al transmutar las protestas sociopolíticas cívicas y pacíficas como una guerra política.

Una forma de mantener a un pueblo atado a sus frustraciones y sometido al poderoso influjo de la demagogia, es negarle el acceso a la información, limitando el crecimiento de los centros de enseñanza y proponiendo programas educativos ineficientes y desactualizados.

De una sociedad con tales privaciones surge con extrema facilidad el caudillismo, una enfermedad política producto de la hábil manipulación psicológica de pueblos abrumados por el continuo fracaso de sus expectativas y del atraso educativo.

No existe factor más determinante en el retraso de la evolución social como el apasionamiento político. De las pasiones ciegas nacen las dictaduras, y también a ellas se deben las divergencias irreconciliables dentro de una comunidad.

En este contexto, es imposible esperar el cumplimiento de todas las demandas o la solución de problemas estructurales de larga data, cuyos efectos se agravan año tras año.

Por lo demás, es ilusorio y no es racional suponer que de un pueblo privado de educación surja de pronto una sociedad democrática, consciente de su responsabilidad y comprometida con el desarrollo de su nación.

Por el momento, no existe antídoto de corto plazo ni fórmulas mágicas capaces de obligar a los grupos mayoritarios a actuar de acuerdo con otra lógica.

El escaso desarrollo de la educación -en todos sus niveles- ha sido una condicionante histórica esencial en el entorpecimiento de la evolución social, y es precisamente el primer obstáculo que urge quitar del camino.

A partir de un real compromiso de Estado en temas como educación, salud, trabajo y vivienda, se neutralizaría de manera natural el peligro del caudillismo en los niveles nacional, regional y departamental.

El caudillo domina apoyándose en otros sectores sociales y poderes fácticos, sometiéndolos, corrompiéndolos o intimidándolos; aunque los intereses del capitalista individual entran, a veces, en conflicto con los intereses del caudillo.

Hay que tener claridad que el poder del caudillo descansa en una mafia política y económica, que ha manejado a su antojo los destinos del país; se manejan muy bien entre ellas y con algunos de los poderes fácticos del establishment del país.

La lógica de la estrategia de los grupos que conforman los círculos concéntricos del poder es impedir que tenga éxito la lucha de los movimientos sociales contra el caudillismo, contra la corrupción, contra la impunidad y a favor de la justicia y la democracia.

Por eso los aliados del caudillo quieren derrotar, neutralizar, paralizar o desnaturalizar al movimiento social en su lucha por la democratización de la nación.
Los paramilitares y la policía, si bien no se han apropiado del poder mismo, ejercen una influencia en el acontecer político nacional. Esta capa estableció un sistema más entrelazado con el círculo íntimo de poder.

Al mismo tiempo, dadas sus condiciones de existencia, hábitos y forma de pensar, estos sectores (paramilitares, policías, operadores políticos del partido de gobierno) se alejan más y más de una solución pacífica, política y negociada de la actual crisis sociopolítica.

El caudillo se ve obligado a tener en cuenta a estos sectores, y debe hacerles concesiones para mantener su dominación, liberando a presos políticos y encarcelando a otros. 

Todo se reduce a saber cuál es el grado y cuáles son los límites de dichas concesiones.  Por las fuentes de donde deriva su fuerza, la base de poder del caudillo, cae progresivamente bajo la influencia de los sectores más fascistas que aseguran su supervivencia.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .