Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ⬇️SINTONIZA EN VIVO⬇️



TITULARES

martes, 11 de junio de 2019

Hacia una nueva clase dirigente.


Por Róger Guevara Mena. Los recientes sucesos desde Abril del año pasado, hasta la fecha, marcan el despertar de nuestro pueblo, reivindicando de una sola vez, después de un largo silencio, todas las libertades conculcadas, ocultas, violentadas, arrebatadas a las grandes mayorías, llevando en ese esfuerzo de cambio social, la vida de centenares ciudadanos muertos y  desaparecidos, así como prisioneros y miles de exiliados de todas las edades, que hasta hoy desbordan nuestras fronteras en búsqueda  de posada, hacia países vecinos, España y Estados Unidos, pidiendo los que en Nicaragua no hay, seguridad y trabajo.

Ese despertar violento, sangriento, espontaneo y amorfo, pero sincero y patriótico, deja al desnudo la falsedad y mentiras, no solo al partido de gobierno e instituciones civiles y armadas  del Estado como instrumentos de  Poder, sino también a todos los otros partidos, que por codicia, o vanidad, tuvieron desde las décadas pasadas hasta hoy, una encubierta complicidad con el Poder, fingiéndose oposición, a sabiendas del control que tenía el equipo de Poder del tribunal electoral, que le permitió una manipulación total y a ellos una jugosa vida parasitaria del presupuesto nacional, a lo que se suma desde hace más de una década la cúpula de la Empresa Privada.

Es evidente que aunque el actual Poder aún se sostenga con las armas y el miedo, el rechazo nacional demuestra que aquí hay una revolución, que las grandes mayorías quieren que se haga justicia sobre los delitos cometidos, otro mensaje de renovación y de cambio, , nuevos líderes no contaminados, con capacidad,  honestidad y transparencia y que se traduzca en un nuevo Pacto Social, no solo en el papel, sino una refundación del Estado, con personas honestas, capaces y responsables en la dirección de los asuntos públicos, donde exista justicia verdadera y jueces competentes e imparciales y donde quede muy claro que en lo sucesivo la reelección presidencial no la habrá para nadie y que la ley sea la reguladora de la conducta social y se aplique por igual en lo que se llama un Estado de Derecho.

La construcción de una democracia en Nicaragua, exige personas que más allá de sus intereses personales, vanidades y compromisos, tengan las cualidades necesarias  para esos cargos, más una clara vocación de servicio, que estén seriamente advertidos que la responsabilidad de los puestos públicos no es motivo de privilegio ni impunidad, sino por el contrario una carga personal a la medida de sus capacidades en la renovación de la credibilidad en los servicios del Estado.  Hace falta una dirigencia Partidaria que sobre todo  piense con lealtad en Nicaragua y sus ciudadanos, cuyos criterios orienten a todos y no confundan, estos equipos partidarios deben responder al interés nacional exclusivamente, no a jefes corruptos ni carteles nacionales o extranjeros que  trafican corrupción.

En suma la necesidad de Democracia, no solo es el respeto al voto soberano de los ciudadanos y la transparencia electoral, sino que pasa necesariamente por el respeto a la libertad individual y sus derechos  fundamentales, donde nadie se sienta amenazado por expresar su opinión en favor del bien común, y existan garantías suficientes para hacer valer sus derechos ante tribunales creíbles, capaces y honestos, que pueda llevarnos a una segura y pronta convivencia social armoniosa y pacífica, a sabiendas que todos tenemos como Nicaragüenses, igual derecho, obligaciones  e iguales oportunidades.

Igualmente hace falta una nueva dirección de empresa privada, que sea integrada por gente honesta, capaz y responsable,  consciente de la comunidad nacional de donde se origina y está instalada y de donde proviene su riqueza, pues son los ciudadanos lo que le compran sus productos y trabajan en sus empresas,  que respete sus valores, principios y creencias, que no se venda ni se incline al Poder de turno y que se ajuste a la ley común a todos, sin tráfico de coimas, ni búsqueda de ventajas en exoneraciones y privilegios a cambio de silencio cómplice. Una empresa privada que  no contribuye a proteger a la sociedad donde vive, pierde el derecho a existir.

Todos  sabemos, que La Empresa Privada para que sea exitosa, necesita de una democracia en funciones, que tenga como principios el Estado de Derecho y el respeto a la Libertad Individual, en esa si creemos y apoyamos la mayoría de los Nicaragüenses, pues debe ser motor importante en el desarrollo económico y social del País, su existencia al igual que la inversión extranjera debidamente regulada, debe ser garantizada, a fin de proveer de empleos y servicios a la gran mayoría de la población y en obediencia  a los intereses vitales de la Nación.

La refundación del Estado después de lo vivido es más que necesario y nos obliga a todos por igual, sin querer repetir la actual cacería de brujas, con el único animo de hacer justicia y de reconstruir Nicaragua, no hay tiempo que perder, el mundo gira muy  rápido a nuestro alrededor y hay que hacer volver a todos los que en cuarenta años se han ido y recomenzar la reconstrucción nacional para no quedar como hoy estamos en la cola y último lugar de los países del Continente.

El autor es abogado y catedrático de la Universidad Centroamericana.


Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .