Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ⬇️SINTONIZA EN VIVO⬇️



TITULARES

sábado, 22 de junio de 2019

Persiste acoso y represión policial contra ciudadanos.


Tomado de Confidencial / La Policía Nacional continúa con el asedio, la represión y las capturas ilegales de los nicaragüenses que siguen manifestándose en contra de la dictadura Ortega Murillo, a más de un año del estallido de la Rebelión de Abril. 

Los plantones, las misas, los piquetes y demás actividades pacíficas son vigiladas muy de cerca por las autoridades policiales, que disponen de decenas de efectivos para “controlar” el grito de justicia y libertad de los ciudadanos que plantan cara al régimen.

Este miércoles los oficiales rodearon la Iglesia San Jerónimo, en Masaya, donde se celebraba una misa en honor a Marcelo Mayorga, mejor conocido como Marcelo Tiradora o Cailagua, quien fue asesinado hace un año por paramilitares. A pesar del asedio los amigos, vecinos y demás pobladores de la ciudad llegaron al templo a participar de la ceremonia religiosa y no se intimidaron por la presencia de la policía.
La misa terminó a eso de las 5:00 de la tarde. 

Los ciudadanos que asistieron a la actividad llevaron banderas azul y blanco y globos del mismo color. Al salir del templo un buen grupo empezó a caminar hasta la casa de Marcelo, ubicada a cinco cuadras de la parroquia, gritando consignas de libertad. Esto no gustó a los oficiales, que comenzaron a perseguir a los pobladores.

“Una cuadra antes de llegar a la casa, nos alcanzaron cuatro patrullas desde San Jerónimo y nos interceptaron otras 6, viniendo de las 7 Esquinas. Se bajaron los guardias y empezaron a seguirnos y a golpearnos. Acá lograron montar a varios chavalos y los secuestraron”, explicó uno de los jóvenes que estuvo en la marcha improvisada.

Los oficiales secuestraron a dos jóvenes, ambos menores de edad, quienes fueron golpeados, desnudados y posteriormente dejados en sus casas. Uno de los muchachos relató que uno de los agentes le preguntó que quién les pagaba por andar protestando y también lo acusó de andar tirando bombas de contacto. A sus señalamientos respondió que no sabía de qué le estaban hablando.

El asedio continuó hasta altas horas de la noche en el barrio donde vivía Marcelo. Su esposa e hijos denunciaron ante los medios de comunicación el acoso policial, asimismo agradecieron a los amigos y vecinos por brindarles su apoyo en la situación.

“Agradezco a toda la gente que apoyó en la conmemoración del primer aniversario de mi papá. #Seguimos_en_la_lucha, #Viva_Nicaragua, #Viva_Masaya”, escribió Marcelo Mayorga Cardoze, hijo del recordado y muy querido Marcelo “Tiradora”.   A raíz de la liberación de los presos políticos, ocurrida la semana pasada, la presencia policial en las calles de Managua ha incrementado. 

El lunes 17 de junio, durante una reunión sostenida entre los excarcelados y abogados de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), en la que los defensores explicarían los pasos jurídicos a seguir para lograr que les anulen los casos en su contra, un contingente policial rodeó la oficina en la que se realizaba la junta.

Los oficiales comenzaron a tomar fotos y videos a los ciudadanos que estaban en el sitio, al momento en que estos decidieron salir para retirarse hacia sus domicilios. El asedio fue denunciado por los medios de comunicación y los agentes se excusaron diciendo que estaban investigando un robo de una moto ocurrido la noche anterior.

No obstante, fue evidente el acoso hacia presos políticos y sus familiares. De hecho los oficiales en todo momento enfocaron las cámaras de sus celulares hacia las oficinas de la CPDH, descartando así la excusa ofrecida por uno de los policías.

También el martes 18 de junio, al grito de “justicia” y “libertad para los presos políticos”, jóvenes universitarios y excarcelados políticos, realizaron un plantón en la Universidad Centroamericana (UCA), exigiendo al régimen, la liberación total de al menos 84 reos de conciencia, que continúan detenidos en los distintos sistemas penitenciarios del país, según cifras de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

A pesar de que el plantón fue realizado dentro del campus universitario, los oficiales de la Policía Nacional llegaron al sitio y se plantaron en los alrededores para evitar que los jóvenes salieran a realizar una protesta en la carretera. Al menos doce patrullas con más de 70 efectivos antimotines asediaron la actividad.

Ante el vencimiento del plazo de la liberación, sin excepción, de todos los presos políticos, familiares y excarcelados políticos, decidieron realizar un plantón en la entrada del sistema penitenciario La Modelo, en Tipitapa, el miércoles 19 de junio. Si bien la actividad no fue asediada por las fuerzas especiales de la Policía, al menos dos docenas de custodios del penal se plantaron en los portones, para vigilar las acciones de los pobladores.

Con globos y banderas azul y blanco, que se han popularizado como símbolo de la protesta contra el Gobierno de Ortega y Murillo, pancartas y fotografías de sus familiares, los familiares comenzaron a reunirse desde las 7:00 de la mañana afuera de la cárcel.

Al finalizar el plantón autoridades policiales secuestraron a un joven que participó en la manifestación pacífica. Todavía se desconoce el nombre del joven, quien presuntamente estaba detenido en la delegación de Tipitapa.
Por la tarde la Unidad Nacional Azul y Blanco y la Unión de Presas y Presos Políticos de Nicaragua (UPPN), realizaron una conferencia de prensa para rechazar el posicionamiento del Gobierno sobre el cumplimiento de los acuerdos firmados en la mesa de negociación en marzo de este año. Esta actividad nuevamente fue asediada por la policía.

Al final de la conferencia al menos doce patrullas cargadas de antimotines llegaron al hotel en el que se desarrollaba la actividad. Cerraron la vía y luego los agentes policiales se plantaron en la entrada del local. Todos eran dirigidos por el comisionado Fernando Borge, quien ante las preguntas de los periodistas, decidió callar.

El asedio duró alrededor de 30 minutos. Finalmente ante una orden del mismo Borge los oficiales se montaron a sus patrullas y despejaron la zona.

Este jueves la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia denunció que Nicaragua sufre una nueva “ola de represión” y violación de los derechos humanos por parte del Gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Día a Día, el régimen continúa su ola de represión y violación sistemática a los derechos humanos de todos los nicaragüenses”, indicó en una denuncia pública la Alianza Cívica, contraparte del Gobierno en las negociaciones para superar la crisis de Nicaragua, que se mantienen suspendidas desde abril pasado por la falta de cumplimiento de los acuerdos de parte del Ejecutivo.

La Alianza y otros movimientos de la oposición reclaman al Gobierno que cumpla con los acuerdos adquiridos en marzo pasado, en la mesa de negociaciones, en los que se comprometió a respetar la Constitución en lo referido a las libertades de expresión y de prensa, así como la liberación de los presos políticos.

“La liberación de todas y todos los presos políticos es el primer paso y seguiremos exigiendo hasta que el régimen cumpla. Sin embargo, los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el régimen no pueden quedar en la impunidad”, destacó la Alianza.

El Gobierno insiste en que ha cumplido con cada uno de los compromisos, sin embargo el asedio policial y capturas de toda persona que considera opositora contradice el discurso, según los miembros de la Alianza Cívica.

“Continúan estos atropellos a los derechos humanos de quienes nos oponemos a un régimen autoritario y exigimos un cambio. También continúa nuestro compromiso por lograr libertad plena para ejercer nuestros derechos constitucionales, democracia y justicia para las víctimas”, agregó el movimiento.

El acoso policial también persiste para los presos políticos excarcelados. Este miércoles 19 de junio los oficiales de la delegación de San Marcos llegaron a la casa de Julio César Espinoza, el exantimotín que fue apresado por negarse a reprimir a los manifestantes en contra de la dictadura orteguista.

“Vino una patrulla como con 20 policías, entraron a la casa sin orden judicial y el mismo investigador que me acusó en el juicio a mí, le dijo a mi hermana que venían a buscar a mi hermano supuestamente por un delito de violación. Allanaron mi casa, la de mi tía, de mi hermana y la de mi mamá. Fue una redada, igual que cuando a mí me agarraron”, relató a CONFIDENCIAL Espinoza.

Los oficiales le dijeron a la mamá de Espinoza que si su hijo no llegaba a la estación policial al día siguiente, regresarían para buscarlo en toda la propiedad. El exantimotín rechazó la acusación de violación por la cual buscan a su hermano, y alegó que lo que pretenden las autoridades es apresarlo por haber participado en las protestas.

“El oficial dijo que estaban buscándolo por ese delito, que no tenía nada que ver en política. Pero esto es falso, lo quieren capturar bajo ese delito porque mi hermano también se ha pronunciando en contra del régimen”, reafirmó.

Espinoza expresó que su temor es que la policía regrese y pongan droga en su casa. “Yo trabajé con ellos varios años, y sé que en cualquier momento pueden ponernos eso. Por eso denuncio, porque esto es demasiado abuso. No se llevaron a nadie, pero sí nos dejaron todo patas para arriba”, finalizó.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .