Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

lunes, 22 de julio de 2019

Ex comandante guerrillera Baltodano: "Ortega quiere ganar tiempo".


Tomado de Confidencial / "Daniel Ortega ha sido un experto en ganar tiempo, desde abril del año pasado cundo asistió por única vez al diálogo nacional, lo hizo pensando en ganar tiempo, no tenía ninguna disposición de atender las demandas del pueblo de democracia y justicia, de verdadera apertura para que el país cambie y lo mismo se ha visto durante este año 2019", comentó la excomandante guerrillera Mónica Baltodano.

"En varias ocasiones ha abierto la mesa del diálogo, pero nos ha aplicado más de lo mismo y fue lo que ratificó este 19 de julio en la plaza del malecón, va a seguir haciendo más de lo mismo, ¿vamos esperar en Nicaragua que continúen todos los días las capturas, que continúen todos los días las ejecuciones extra-judiciales y que realmente no haya un retorno a las condiciones mínimas democráticas, de movilización, de asociación, de libertad de expresión? Eso fue lo que anunció en la plaza, más de lo mismo", señaló Baltodano.

En otro tema, la dirigente política señaló que la situación del país va en deterioro creciente, "pero parece que eso no es lo que más le preocupa al dictador. Está apostando a lo que ha ocurrido en Venezuela donde la brutal situación económica no ha significado en términos concreto el cambio que la mayoría de la gente necesita".

El ex guerrillera consideró que Daniel Ortega no le teme a una debacle económica, cree que puede manejar la economía. "Lo único que lo puede colocar contra la pared es realmente la movilización y la decisión del pueblo de enfrentarlo por la vía cívica y pacífica, es el desafío preocupante que se nos plantea a los nicaragüenses a lo que dijo y no dijo este 19 de julio", dijo.

Baltodano reconoció que seguir en la lucha cívica pacífica es complicado y el desafío es la unidad de las fuerzas de oposición, "estar claro que no estamos enfrentando a un régimen democrático, sino un régimen dictatorial, yo creo que nos falta todavía mucho más organización para que la movilización sea eficaz igual que las presiones internacionales", señaló.

Daniel Ortega estuvo solo. Ningún jefe de Estado de una delegación importante del mundo acompañó al dictador en el cuadragésimo aniversario de la Revolución Popular Sandinista, una fecha bastante significativa. El caudillo se tuvo que conformar con la presencia del descnocido Anatoli Bibilov, jefe de gobierno de Osetia del Sur, un país apenas reconocido por cuatro naciones.

Atrás quedó el arropo de Nicolás Maduro, de su amigo Evo Morales, de la premio nobel de la Paz Rigoberta Menchú, o de su “amigazo”, el expresidente de Honduras, Mel Zelaya.

“Ortega quedó en un aislamiento total este 19 de julio”, anota Dora María Téllez, historiadora y exguerrillera sandinista. “Pero hay un hueco adicional que no quedó demasiado claro en la plaza.

No llegó la delegación de Bolivia. Rusia no mandó a nadie”, insistió. “Lo que tenía ahí Daniel era al vicepresidente cubano, que tampoco tiene demasiado peso, la Delcy Rodríguez, y pará de contar”.

A diferencia de la celebración del 38 aniversario de la Revolución al que asistió Miguel Díaz Canel, actual presidente de Cuba; Álvaro Colom, expresidente de Guatemala, y el exmandatario de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, este año Ortega quedó relegado. Apenas lo acuerparon tres sacerdotes católicos que fueron a título personal y no en representación de la Iglesia. Además de pastores evangélicos, entre ellos Ralph Drollinger, un predicador ultraderechista allegado a Donald Trump.

“Antes venían presidentes y expresidentes como Martín Torrijos o Vinicio Cerezo. La premio nobel de la paz Rigoberta Menchú. Personajes que hoy brillan por su ausencia. Esto únicamente te revela que Ortega está cada vez más aislado de la comunidad internacional”, opinó Carlos Tünnermann, negociador de la Alianza Cívica y exembajador de Nicaragua en Washington. “Ortega se tuvo que conformar con representaciones de bajo nivel, incluso, más que una celebración política, aquello pareció una celebración evangélica”.

La celebración de Ortega alcanzó su punto más deplorable cuando el sacerdote Antonio Castro solicitó a Drollinger la cancelación de las sanciones de Estados Unidos. “Es una cosa tristísima para ellos. Tenían soledad internacional y mucha soledad nacional, porque la gente fue forzada a asistir a la plaza”, afirmó, Tunerman.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .