Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

lunes, 5 de agosto de 2019

Paramilitares utilizan armamento de guerra para reprimir afirma Elvira Cuadra experta en temas de seguridad.


Por: Danny Pérez García. Especial para SNN - Elvira Cuadra, Socióloga quien realiza estudios de seguridad en Nicaragua desde inicios de los años de 1990, lo que para ella son muchos años, Cuadra, no obvia que las condiciones para el estudio de la seguridad representan un trabajo permanente, por supuesto, desde abril del año pasado 2018, hasta el día de hoy, y afirma hemos visto que las modalidades de la represión y los niveles de violencia ampliados por el gobierno, se han incrementado exponencialmente de manera terrible.

“Es importante mantener un nivel de monitoreo, un seguimiento ininterrumpido de cómo están cambiando constantemente las formas de represión –advierte la experta en temas de seguridad- en el contexto de la crisis, considerando que la crisis no se ha terminado y considerando que el movimiento cívico aún sigue muy activo” detalla Cuadra.

La socióloga Elvira Cuadra, determina que lo que se conoce hasta este momento, es de forma preliminar, está en curso, todavía en estudio, en donde en ese análisis, no están todos los elementos, si fue importante dar a conocer estos primeros hallazgos por la situación preocupante que está sucediendo, sobre todo en las zonas rurales y porque efectivamente, posterior a la excarcelación de los prisioneros políticos –el último grupo- a inicios de junio de este año 2019, la forma de esa represión han cambiado, no son iguales, nos son iguales en los sectores urbanos, como en las zonas rurales, la represión tiene características distintas y responden a un objetivo general, que es básicamente impedir que la ciudadanía, y el movimiento cívico, puedan expresar su descontento y sus protestas públicamente.

“En cada fase de la represión de abril del año pasado, hasta hoy, las acciones del gobierno tienen un objetivo más específico –explica Cuadra- y agrega ejemplificando que de lo que ahora trata el régimen es impedir que todo ese liderazgo cívico, social, pueda reinsertarse o reconectarse con los grupos y organizaciones, que todavía están realizando acciones de protestas dentro del país”.

Cuadra, admite que instituciones defensoras de derechos humanos, están haciendo el trabajo de “visibilizar” casos de asesinatos selectivos en regiones del norte del país, y agrega que este trabajo lo realizan organismos defensores de derechos humanos, porque talvez cuentan con una base de datos más precisos, que con los que ella cuenta, porque el estudio que ella realiza, va sustentado en otra dirección.

“Las organizaciones defensoras de derechos humanos, hacen un levantamiento, de cada uno de los casos, identificando a las personas, mi estudio tiene otro propósito, yo utilicé principalmente como mi fuente a los medios de comunicación y lo que circula en fuentes digamos de información pública, y el propósito es de identificar en el caso específico de los asesinatos en las zonas rurales, identificar cual es el perfil de las personas asesinadas, cual es el perfil de quienes son los que están cometiendo esos asesinatos y las características generales de cómo están ocurriendo” subraya Cuadra.

La especialista en temas de seguridad y socióloga, Elvira Cuadra, pormenoriza que efectivamente lo que ha encontrado en sus estudios, es que en definitiva hay ciertos patrones que hacen sospechar, una vinculación, o una motivación política, en relación a esos asesinatos.

Cuadra, se refiere a una eventual vinculación de grupos paramilitares con esos asesinatos que se han calificado de “selectivos” señalando que respecto a estos casos, lo que ella hasta este momento tiene registrado son 29 casos, entre octubre del año 2018 y el 15 de julio de este año 2019, de esos 29 casos hay más de 30 víctimas, y se anda cerca de las 35 a 36 víctimas, es decir 36 personas asesinadas, en donde en un caso puede haber más de una víctima, y en una mayoría de los casos, en el caso de veintiuna de las víctimas se habla de que estaban vinculadas con algún partido político de oposición, funcionarios de alcaldías de partidos de oposición, o bien de personas que están vinculadas con el movimiento cívico, que participaron en las acciones de protestas en meses anteriores.

“Se habla también en otros casos de asesinatos selectivos, de que quienes cometieron el asesinato –sigue explicando Cuadra-  son personas vinculadas con los grupos paramilitares, estos señalamientos provienen de testigos, o familiares de las víctimas, ahí en solo ese dato se tiene digamos la sospecha o el indicio de que hay un elemento político vinculado con esa muerte violenta”.

La experta en temas de seguridad, Elvira Cuadra, desvela que en esta nueva etapa de represión gubernamental se están utilizando armas de fuego, en estos asesinatos calificados de ser selectivos, y de que incluso se habla de que se están utilizando armas de guerra, que son armas que han estado utilizando los grupos paramilitares prácticamente desde mayo del año 2018, hasta esta fecha, es decir ya tienen un año, de utilizar este tipo de armamento, con lo que se ha incrementado el nivel de violencia, con los que se han cometido esos asesinatos, se ha incrementado la saña, porque varias de las víctimas no recibieron un disparo, sino que más bien fueron impactados por numerosos disparos.

“Cuándo se trata de homicidios que es la otra figura –aclara la experta en temas de seguridad- “relacionados con muertes violentas, que es otra figura jurídica, el homicidio es otra cosa diferente, el asesinato es más organizado, más planificado, hay premeditación y en este caso vemos también saña, eso quiere decir que esos asesinatos –selectivos- no fueron digamos casuales o en un momento de calor en medio de una discusión , sino que en la mayoría de los casos fueron acontecimientos que fueron organizados, también se puede pensar esto, porque los que los cometieron son grupos de tres y hasta cuatro personas, y en esto vemos el caso de un señor –al que no identificó- de Rio San Juan, en donde unos de sus familiares aseguró que llegaron 18 personas, un grupo completo de paramilitares y lo asesinaron con armas de guerra, eso es uno de los casos” puntualiza Cuadra.

Para la experta en temas de seguridad, esta participación de grupos numerosos de paramilitares en asesinatos, indica que hay un cambio importante en la forma en que se están cometiendo estos hechos. Cuadra, niega, y califica de ser una realidad el hecho de que el ejército hasta ahora no haya realizado algún tipo de intento, para desarmar a los paramilitares, y en eso basta con escuchar las declaraciones públicas del ejército, en donde lo más claro y reciente respecto a esto fueron las declaraciones del jefe del ejército, el general Julio Cesar Avilés, en donde prácticamente negó la existencia de grupos paramilitares en el país.

“El general Avilés, además agregó que no era competencia del ejército desarmarlos ni controlarlos, y eso contrasta grandemente con la actuación del ejército antes de abril del año 2018, cuando a los grupos que supuestamente actuaban en las zonas rurales, les calificaba de grupos delictivos y se organizaba con la policía, para ejecutar planes conjuntos para capturar y desarticular dichos grupos como dicen ellos” recuerda la experta en temas de seguridad Elvira Cuadra.

En la continuación de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, con la dirección del periodista Gustavo Bermúdez Herrera, Elvira Cuadra, socióloga y experta en temas de seguridad, se refiere al grado de responsabilidad que tendría el ejército en el manejo y uso de armas de guerra por parte de grupos paramilitares, señalando no estar en capacidad de adelantar algo sobre esto, porque no hay evidencias contundentes en relación a las denuncias que se han hecho, que son muchas, sobre esto que se dice que el ejército habría entregado armas de la institución a grupos paramilitares.

“De esto no tenemos una evidencia contundente –admite Cuadra- lo que se tienen son denuncias que se conocen públicamente, y esas denuncias públicas ameritan una investigación a fondo y averiguar que efectivamente eso no ocurrió, porque lo que si es cierto, es que los grupos paramilitares si están utilizando armamento de guerra, que no se encuentra en las manos de cualquier persona, ni se adquiere en una tienda de venta de armas, entonces de lo que se debe de verificar es la “procedencia” de esas armas de guerras que están utilizando los grupos paramilitares” puntualiza Cuadra.

La experta en temas de seguridad, Elvira Cuadra, señala que eventuales sanciones a mandos del ejército va a estar en dependencia de las valoraciones que hagan, en este caso, los Estados Unidos y países que tienen las posibilidades de aplicar sanciones, recordando que de sanciones a mandos del ejército y a la institución misma, se ha hablado ya de esta posibilidad, pero habrá que ver como esos otros actores, están valorando y calificando las acciones y la posición del ejército.
Negativa de Daniel Ortega de seguir dialogando era un escenario previsible.

En la continuación de su intervención en Impacto 540 de Radio Corporación, no duda en señalar de escenario previsible la negativa del presidente Daniel Ortega a continuar con el dialogo, pese a las reiteradas exigencias nacionales e internacionales de la necesidad imperativa a que continúe en la mesa de negociaciones para que se logre encontrar una solución cívica y pacífica a la crisis que vive el país.

“Desde el inicio de esta nueva ronda de negociaciones, a inicios de febrero de este año -2019- era absolutamente previsible que Ortega se iba a negar a seguir dialogando, lo que no resulta extraño, porque el gobierno de Ortega, no ha tenido mucha voluntad de negociar y encontrar digamos una salida pacífica a la crisis de Nicaragua” reitera Cuadra.

Para Cuadra, la negativa de Ortega de seguir dialogando era algo de esperar, lo que no implica que el diálogo esté completamente terminado, cerrado, porque en mayo del año pasado -2018- en el diálogo que el mismo cerró, pasaron varios meses hasta que el gobierno volviera a sentarse a la mesa de negociación, presionado por una serie de circunstancias, o más bien factores, particularmente el tema de las sanciones, y el hecho de que no había y no ha podido se puede decir eliminar la acción de protestas y descontento de la ciudadanía, en donde más bien esto se ha venido incrementando.

“En estos momentos, supongo que el régimen está tratando de reorganizar sus estrategias, sobre todo algún tipo de acciones, y es probable que más adelante veamos un intento de instalar –avizora Cuadra- una nueva mesa de negociación, en donde ya hay gente que advierte que esta nueva mesa de negociación va a tener otro tipo de formato, probablemente va a ser con partidos políticos proclives al régimen –zancudos o satélites- y esto es muy probable que esto lo veamos, pero ciertamente la realidad objetiva es que hay un movimiento ciudadano, que hay organizaciones, que hay acciones de resistencia cívica en todo el país y eso es el elemento crítico y fundamental que ejerce presión sobre el gobierno”  advierte la experta en temas de seguridad.
 
A juicio de Cuadra, esta intencionalidad del gobierno de negociar con partidos políticos colaboracionistas, podría ser un intento de montar una réplica de lo que hizo el régimen de Venezuela, y resulta indudable que esto es un ejemplo de algo que no se puede perder de vista, no obstante, ningún país, y ninguna crisis política, son iguales, y pueden ser comparables, pero no “repetibles” por ser dos realidades muy distintas, a criterio de la experta en temas de seguridad.

“Si en realidad Ortega, tiene la intención de que con una negociación  con interlocutores más a la medida de sus objetivos y propósitos va a recomponerse ante la comunidad internacional y lo que es peor aún, recomponerse, ante la sociedad nicaragüense, realmente está haciendo un mal cálculo político y seguramente no va a lograr su objetivo, porque a estas alturas su nivel de descredito, y de desconfianza que prevalece sobre el gobierno de Ortega, es muy alto y amplio, como para poder aceptarse una alternativa como la que se prevé está organizando” enfatiza Cuadra.

La experta en temas de seguridad, Elvira Cuadra, ante la decisión del régimen de comunicar al Vaticano su decisión de no seguir dialogando con la Alianza Cívica, asevera que en estos momentos y más adelante, Ortega, necesita de alguien que tenga algún nivel de credibilidad ante la comunidad internacional, para que legitime lo que está haciendo, porque ya no tiene ninguna credibilidad a nivel internacional y en estos momentos ella –la experta en temas de seguridad- pensaría que Ortega, prefiere mantener la participación y una buena relación con el Vaticano, de tal manera que pueda dar algún tipo de crédito sobre lo que él está haciendo.

“Pero la verdad que frente a un gobierno que es muy opaco, que no tiene nada de transparencia y que no brinda información de ningún tipo, solamente se pueden hacer conjeturas” afirma Cuadra, sin poder reprimir ante los micrófonos de Impacto 540, de Radio Corporación, una leve sonrisa de incredulidad e ironía.

Ortega no tiene mucha disposición de recibir a una comisión de alto nivel de la OEA.
Para la experta en temas de seguridad, Elvira Cuadra, el presidente Daniel Ortega, no tiene mucha disposición de recibir en el país, a una Comisión de Alto Nivel de la Organización de Estados Americanos –OEA- y ante esta posibilidad los próximos días serán críticos en Nicaragua, y sobre la eventual permisión a que venga esta comisión, tendría que verse algunas señales, pero si llama la atención a -criterio de Cuadra-el hecho de que la Secretaría de la OEA no ha dicho nada, sobre todo desde que el nuncio, hizo público el anuncio de que el gobierno había dado por finalizada las negociaciones con la Alianza Cívica.
  
“Hace falta ver cuáles son las reacciones de los países integrantes tanto del grupo de trabajo de la OEA, como de esta comisión de alto nivel que se conforme, ante la negativa de Ortega de seguir negociando en la mesa de diálogo, enfatiza Cuadra, y añade que los dos factores principales que Ortega, tiene en su contra, lo que constituyen sus dos flancos más débiles en donde el primero de ellos, tiene que ver con el tema económico, la crisis económica, y las previsiones que existen sobre el agravamiento de esta situación, y el segundo factor tiene que ver con el movimiento cívico, el proceso que tiene que ver con el movimiento cívico y la imposibilidad de Ortega de eliminar las expresiones de protestas y descontento.

“Ortega necesita encontrar una manera de alargar los tiempos para tratar de acomodar soluciones a su medida, eso es lo que vemos en estos momentos, y el tema de la economía es uno de los temas más urgente que ejerce mayor presión al régimen Ortega-Murillo, hemos visto como ha estado haciendo algunas gestiones en búsqueda de fondos, a veces con países y con socios bastantes cuestionados, como, por ejemplo el caso de Irán, es probable que consiga algunos fondos para paliar algunas situaciones, pero será con montos de dinero que solo le van a permitir un poquito de tiempo, porque el otro elemento que es el fundamental y que es el que le es más crítico, es el descontento y la decisión de la ciudadanía de que ocurra verdaderamente un cambio político en el país” detalla Cuadra.

Para Cuadra, Ortega, en la definición de sus estrategias, sigue posicionándose en su experiencia de los años 80, y en la década de los años 90, antes de reasumir la presidencia, sigue asumiendo de que las soluciones a los problemas políticos del país, se resuelven con violencia, y sigue pensando en ese tipo de viejas soluciones, pero la verdad es que lo que se puede ver en el caso de la ciudadanía y lo que se puede ver en la forma en que se han ido posicionando tanto la comunidad internacional como actores importantes de la sociedad nicaragüense, es que ya ese tipo de soluciones –violencia- no son viables, no son válidas.

 “Es por ello que Ortega, intenta hacer unas reformas electorales a su medida, para lavarse la cara ante la comunidad internacional y probablemente va a intentar también, recomponer algunos tipos de comunicación con la comunidad internacional, pero en relación al cumplimiento del respeto a los deberes y derechos de los ciudadanos, él sabe que no puede digamos disminuir los niveles de represión, porque inmediatamente las protesta y las acciones cívicas van a volver a repuntar, las gentes están quietas sencillamente por los altos niveles de represión existentes, no porque las gentes se hayan olvidado o porque las gentes hayan perdido digamos la esperanza, en relación al cambio que necesita el país” subraya Cuadra.  

La experta en temas de seguridad Elvira Cuadra, responde a la interrogante de que, si Ortega, con su negativa a seguir en el dialogo, estaría apostando a que se le aplique el artículo 21 de la Carta Interamericana Democrática de la -OEA- señalando que ella cree que esto no es un momento o un escenario deseado para Ortega, pero en la medida que siga haciendo las cosas tal y como hasta ahora las está haciendo ese momento va a llegar más tempano que tarde.

“En el caso de sanciones de la Unión Europea en contra del régimen Ortega-Murillo o de más sanciones de los Estados Unidos, creo que a estas alturas la comunidad internacional lo que está esperando de parte de Ortega, son acciones concretas, evidencias claras de que está respetando y cumpliendo los acuerdos y planteamientos críticos que se le han planteado, y a la demanda que la misma comunidad internacional le ha establecido como es el restablecimiento de los derechos y libertades ciudadanas, particularmente el tema de libertad de expresión, el tema de las oenegés, el tema del derecho ciudadano a expresarse libremente y sin temor y el tema de elecciones transparentes, en donde la gente pueda realmente expresar su voluntad ciudadana” refiere la experta en temas de seguridad.

Para Cuadra, actos cosméticos o meramente protocolarios, del régimen, ya no van a surtir ningún efecto en la comunidad internacional, la que más bien está en un estado de mucha alerta y mucha -digamos atención- sobre todo en los países de la Unión Europea, de Estados Unidos, y de países de la OEA, en relación a que es lo que está haciendo realmente el régimen Ortega-Murillo.

En la conclusión de su intervención en el estelar programa matinal Impacto 540 de Radio Corporación, Elvira Cuadra, socióloga y experta en temas de seguridad, a manera de reflexión afirma que el grado de responsabilidad que tiene el régimen en la represión que ha desatado en contra de la ciudadanía que le adversa, represión que no tendría parangón en la historia de Nicaragua, Cuadra afirma que esa responsabilidad del régimen ha sido claramente señalada por los organismo internacionales de derechos humanos, como son los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH-  los informes del Comisionado de Naciones Unidas.

“Creo que la evidencia más contundente, más seria, más rigurosa, de la responsabilidad de la represión gubernamental, se encuentra en el informe elaborado por el grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes –GIEI- en donde ahí están mencionadas claramente las responsabilidades del régimen, en donde el GIEI señala que el régimen ha cometido delitos de “lesa humanidad” delitos cometidos por decisiones del más alto nivel, y con ello estamos hablando de Daniel Ortega, y de ahí para abajo estamos hablando de una serie de instituciones, como la policía, el sistema judicial y una serie de funcionarios públicos que han estado involucrados en esas acciones que incurren en delitos de “lesa humanidad” concluye Elvira Cuadra.   

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .