Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

martes, 22 de octubre de 2019

Ortega paga las consecuencias de su grave error: imponer una “dictadura dinástica familiar” afirma Eliseo Núñez.


Por Danny Pérez García.  Especial para SNN / En Bolivia no habrá segunda vuelta electoral, con el partido de Evo Morales, controlando al igual que Ortega en Nicaragua, todos los poderes del estado, incluyendo desde luego el electoral, que muestra una decidida parcialidad hacia la candidatura de Morales, que busca su cuarto mandato consecutivo en el poder.

En estas condiciones de control de los poderes del estado boliviano resulta peligroso que se dé un fraude electoral, porque el Castro-Chavismo no está dispuesto a que le arrebaten otro país tal y como resultó con Ecuador, es la opinión generalizada de analistas políticos internacionales.

“Básicamente están dispuestos a todo” –opina- Eliseo Núñez, ex diputado, catedrático del derecho y analista político durante su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, con la dirección del periodista Gustavo Bermúdez Herrera.

Núñez agrega que el Castro Chavismo, además de estar dispuestos a todo esperan que la comunidad internacional ante un eventual fraude electoral en Bolivia, no tenga más respuesta que una protesta diplomática.

“Evo Morales tiene la mentalidad del siglo XIX ni siquiera tiene mentalidad del siglo XX por creer que a él solo le pueden desplazar del poder en Bolivia, mediante la violencia, es decir el aislamiento político, el rechazo internacional, o cualquier otro parámetro que pueda entrar dentro de la presión, porque precisamente ellos han abandonado cualquier tipo de parámetro moral o ético, solo entienden por la fuerza real, es decir la fuerza física” asegura Núñez.

El analista político asevera que el Castro Chavismo, ahora que en el mundo no hay el método del uso de la fuerza como vía privilegiada de conseguir las relaciones internacionales, entonces ellos tienen un buen margen de navegar, que es lo que vemos ahora aquí en Nicaragua, en donde Ortega, asume que como no enfrenta una amenaza militar de la oposición local, ni tampoco la hay de parte de la comunidad internacional, entonces no hay problema, y eso mismo asume la gente de Maduro, y eso asumirá Evo Morales, en el caso de que se robe las elecciones en una segunda vuelta, sentencia Núñez.

“Fraude es una palabra suave, simplemente lo que hacen es robar, robar unas elecciones, como de si tratara de robar un objeto –detalla el analista político- y añade que robar es simplemente algo amoral, y eso Evo Morales, está dispuesto a hacerlo una y mil veces con tal de mantenerse en el poder, de mantener a la mafia que mantiene a su alrededor en el poder” asegura Núñez, agregando, lamentar que se tenga la desgracia de que se haya caído en esquemas de poder idénticos de la mafia y del narcotráfico. 

El analista político y ex diputado Eliseo Núñez, se refiere a la situación de Nicaragua, señalando que el caso nicaragüense, es similar a la de países como Cuba, Venezuela, Bolivia, y como tal, la oposición nacional para poder dar golpes más contundentes al régimen de Ortega, debe de “organizarse” y el organizarse pasa por procesos que son largos, tiempos más largos de lo que la gente querría.

“El problema real es que todo mundo creyó que, con la explosión, la rebelión social de abril del año pasado –explica Núñez- íbamos a solucionar el problema de la extracción del tumor llamado Daniel Ortega, que se iba ir y ya está, y hoy nos damos cuenta que se está en una fase de “quimioterapia” y en esta fase el paciente sufre junto con el tumor que va hacia afuera, y esto es una analogía perfecta de lo que estamos pasando, porque realmente todo mundo siente los sufrimientos que genera un Ortega estando más tiempo de lo que debe de estar en el poder”.

Núñez, reitera que la única manera de sacar a Ortega del poder es teniendo una verdadera y sólida organización que se construya en la base, y esto no se construye destacándolo de forma permanente en las redes sociales, no se construye como decimos aquí en Nicaragua, haciendo el “papachin” de arriba abajo.

“La organización se construye calladamente, en donde hay mucho tiempo que pareciera tiempo muerto” –puntualiza el analista político- y añade que esto es tiempo en que se está organizando la oposición, el pueblo de Nicaragua. “Entonces hay que tomar conciencia que ese es proceso que tenemos que echar a andar, “el proceso de organización” como es la de construir una red humana que, de su aporte a la red virtual de construir la capacidad de movilización, movilización que no dependa de las redes sociales, ni que dependa a que, si de pronto surge el detonante movilizador, porque estos detonantes movilizadores surgen espontáneamente” subraya Núñez.

El ex diputado y analista político Eliseo Núñez enfatiza que cuando se tiene una estructura, se tiene una red, la movilización está determinada por los acuerdos internos que se hagan y el liderazgo que se tengan en el seno de esta organización detalla Núñez. 

En la continuación de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, el ex diputado y analista político Eliseo Núñez, advierte que entre las estrategias que Ortega ha venido siguiendo, es la destrucción sistemática de los opositores a su régimen, y entre la primera de estas estrategias de destrucción de los líderes de la oposición, es el ataque a sus prestigios, algo que resultaría risible si no fuese porque las consecuencias que esto trae son tan malas para los nicaragüenses.

“La principal acusación que hace Ortega –advierte- que hace en contra de los opositores, es el que quiere en el poder, y Ortega mismo no está en el poder, él se ha quedado ahí, enclavado, atornillado, por los doce últimos años, acusando a los opositores de que solo quieren el poder, y desde luego que es desde el poder que se hacen los grandes cambios en las sociedades, no se hacen de otra manera, y el poder se consigue por “mayoría popular” no a como Ortega lo ha obtenido, a punta de bala, de represión y fraudes electorales” sentencia Núñez.

“La segunda estrategia que ejecuta Ortega es la de acusar a sus opositores de ser “ineficaces” – asevera Núñez-  y son ineficaces porque no me quitan el poder, y no me lo quitan porque no tienen armas, porque no roban elecciones o porque se dejan robar, y hay gente que hacen suyo ese discurso de Ortega” lamenta el analista político.

Núñez, agrega que él siempre ha dicho de que eso es como de que se culpe a una muchacha, de que la acosen, que ese acoso provine de como se viste, y no porque el acosador está ahí, y eso es lo que pasa con Ortega, en donde la culpa es por dejarse robar, no porque Ortega robó.

Núñez, señala que toda esta campaña de desprestigio que lanza Ortega en contra de sus opositores, es una estrategia de señalarlos de ser mezquinos por querer optar al poder, y la otra parte de esa estrategia como es la de calificarlos de ineficaces “por no quitarme el poder eficientemente cuando yo estoy armado, con policías y con todo lo que tengo”.

“Con todo lo que hemos visto de Ortega, dispuesto a matar, con tal de sostenerse en el poder, eso crea una situación de rotación del liderazgo opositor muy rápido –explica Núñez- agregando que se debe aprovechar lo que surgió en abril, como son los nuevos liderazgos, liderazgos que son muy diversos, muy genuinos, y estos nuevos liderazgos hay que sostenerlos a todos”.

Núñez insiste en que se debe de sostener el liderazgo surgido en abril, de los que tuvieron que ir a la cárcel, de los que tuvieron que exiliarse, a los que después de abril sostuvieron la lucha, aunque no hayan ido a la cárcel, no hayan sido torturados, todos esos liderazgos hay que sostenerlos, ese es el liderazgo que va a garantizar que se pueda lograr la organización y que se le den golpes contundentes a Ortega, porque se debe de ir más allá de ese modelo irrisorio de Ortega, que quiere imponer, como es el de querer calificarnos permanentemente de “ineficaces” 

Núñez, admite que el transcurso de 18 meses en el poder de parte de Ortega, a partir de la explosión y rebelión social de abril del año pasado, puede parecer una eternidad por la capacidad de hacer daño que tiene y ejerce Ortega desde el poder, “no obstante –agrega-  estos 18 meses transcurridos para un país, es poco tiempo, tiempo en el cual han surgido un montón de acontecimientos, los cual hoy están volcados en contra de él, en donde desde una aparente normalidad, la gente no quiere más de Ortega.

“Ortega está cometiendo el grave error –asegura Núñez-  de haber puesto el mismo, como fecha de elecciones el 2021, porque los nicaragüenses queremos que sea antes, de esta fecha, porque ya hay mucha gente que mira el año 2021, como el tiempo máximo para aguantarlo, no es que quiera la gente que llegue hasta ese año, sino más bien que si este pretende no irse el 2021, el mismo está provocando el rechazo masivo en su contra, si él hace otro fraude electoral para quedarse con el poder más allá del año 2021”.

Núñez, urge a que este tipo de errores que comete Ortega, son los que tiene que aprovechar la oposición, porque los errores políticos se pagan rápido y se pagan caros, y el principal error que cometió Ortega y que ya lo pagó, y sigue pagando las consecuencias del error político que cometió, como fue la decisión que tomó en el año 2016, de que su sucesora en el poder fuese Rosario Murillo, es decir no importa que se llame Rosario, que se llame Laureano Ortega Murillo, Rafael Ortega Murillo, o como se llame.

“El error político de Ortega, es que asumió la decisión de crear una “dinastía familiar” desde ese momento, Ortega cometió su más grave y mayor error político que ha cometido en todo su gobierno, al igual que el otro error político que cometió como fue el eliminar a toda la oposición de este país, oposición que como válvulas de escape le permitían sostenerse en el poder pese a los fraudes electorales que venía ejecutando, y por el otro lado consolida una “dictadura familiar dinástica” con un partido como es el de él y que es el FSLN, partido político que precisamente había luchado en contra de ese tipo de dictadura,” resalta Núñez.

El analista político y ex diputado Eliseo Núñez asegura que en este modelo de dinastía familiar que Ortega pretende imponer de nuevo a los nicaragüenses, solo le respaldan sus partidarios fanatizados, que no son los militantes de base de este partido, los que no respaldan este modelo de “sucesión familiar dinástica” sumados a la oposición, los que son la gran mayoría, que andan en un 60% y sumado a este 60% un 20% que se ha incrementado a la oposición, dejan a Ortega con un 20 a 25% de apoyo popular nada más.

“El grave error de Ortega fue haber construido esa sucesión “dinástica familiar” en el poder reitera el analista político y ex diputado Eliseo Núñez, en este amplio recorrido de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, que reproduce el Servicio Nicaragüense de Noticias –SNN- para sus lectores. 

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .