Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

martes, 22 de octubre de 2019

Tiempos de barbarie en su contra vive la mujer nicaragüense advierte Movimiento Autónomo de Mujeres.


Por Danny Pérez García. Especial para SNN /  Tiempos muy difíciles para las mujeres nicaragüenses, particularmente cuando se trata de los derechos de las féminas en tiempos de crisis sociales y políticas, es lo que hacen que el análisis de este calvario que viven nuestras mujeres sea necesario, afirma Juana Jiménez, del Movimiento Autónomos de Mujeres, durante su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, con la dirección del periodista Gustavo Bermúdez Herrera.

Jiménez, asegura que el análisis de esta situación actual que atraviesan las mujeres nicaragüenses, se hace necesario para ver más allá de ese impacto que muestran y vemos en los medios de comunicación, en donde la barbarie que enfrentan las mujeres, es tan dramática, que se prolonga no solo en lo económico, sino que también en la violencia política, que es elevada y que ejerce sobre ellas el estado de Nicaragua.

“Este costo de la barbarie que ejerce la violencia sobre las mujeres es muy grave y afecta al 53% de la población nicaragüense que es el porcentual poblacional que representa la mujer de nuestro país, y este costo no implica solamente la pérdida de las vidas humanas, no solamente ese impacto económico que es real y que a todos nos llega, pero que este casi 60% de la población que representan nuestras mujeres, que son el sustento económico de sus familias, eso está calando muy duro en nuestra sociedad y por ello es que estamos urgiendo y demandando la necesidad de un “cambio urgente” increpa Jiménez.

El Observatorio de Derechos Humanos en Nicaragua comenta y subraya en su último informe que 119 mujeres han sido agredidas en lo que va de este año 2019, por la misma represión del régimen Ortega-Murillo, lo que tira por la borda el discurso oficial de que Nicaragua, es el país más seguro de centro américa.

“No es solo el discurso en contra del que batallamos, como es el que se dice que somos el país más seguro de centro américa, sino que también hay una manipulación a nivel de cifras internacionales que colocan a Nicaragua, en el sexto lugar de equidad, o sea colocados al nivel de Finlandia, Noruega, lo cual es una falsedad, en la cotidianeidad directa, o sea la violencia, los grande problemas de violaciones de derechos humanos antes de abril -2018-  han sido catastróficos para el ejercicio del derecho para las mujeres” puntualiza Jiménez.

Jiménez insiste en que las cifras internacionales de nivel de equidad en Nicaragua, son cifras muy limitadas, son cifras que se han ido recabando a partir de informaciones que se han ido recolectando desde este Observatorio de Derechos Humanos de Nicaragua, pero que las agresiones a las mujeres nicaragüenses, realmente trascienden a ese número de 119.

“Imaginen que solo en el ámbito del ejercicio por defender derechos humanos de las mujeres y ahí me ubico como defensora de derechos humanos de las mujeres que soy –detalla Jiménez- “en los datos que nosotras hemos registrado, en donde hay más de 465 agresiones a defensoras, a mujeres que desde su comunidad ejercen defensoría, que acompañan a poner denuncias a las madres de las mujeres agredidas, asesinadas, en el ámbito de la violencia política y en el ámbito de la cotidianeidad del ejercicio del derecho, y esa es una cifra de defensoras de derechos humanos de las mujeres, entonces veamos que ni siquiera se garantiza la seguridad particular de las defensoras de los derechos humanos de las mujeres” advierte Jiménez.
  
Juana Jiménez, describe que cuando llegan a las estaciones policiales a muchas de ellas les pasa lo que le pasó a la doctora Oviedo –abogada defensora de la CPDH- en donde se ve la “misoginia activada” Jiménez aclara que la misoginia no solo la ejercen los hombres, porque se ha visto como funcionarias institucionales, mujeres policías uniformadas, como han agredido y se sabe que también en toda esta ola de represión extrema que hemos vivido en Nicaragua, y estos crímenes de “lesa humanidad” que se le han señalado al estado de Nicaragua, muchos de los que los han cometido estos delitos de “lesa humanidad” también las represoras son mujeres.

“Las cifras que ofrece este informe de este Observatorio de Derechos Humanos de Nicaragua, son muy cortas –insiste la defensora de derechos humanos de mujeres- y añade que estas cifras tratan de ubicar agresiones específicas, pero por supuesto que el irrespeto a los derechos a las mujeres es mucho más amplio” puntualiza Jiménez.

Ante el señalamiento de que Nicaragua es un estado misógino, Juana Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres, señala que aparte del carácter de estado misógino del país, existe aquí un simbolismo espantoso en donde se tiene a un presidente de la república, Daniel Ortega, que está señalado de un crimen grave como es el de violación sexual. “Desde ahí en cuestionamiento en términos de derechos humanos, como fue posible que un líder arrastre una denuncia tan grave, en el seno de su propia familia, y que este pudo llegar a ostentar, aunque sea de forma viciada, un cargo de esta naturaleza” lamenta Jiménez.   

En la continuación de su participación en Impacto 540, de Radio Corporación, la defensora de derechos humanos de las mujeres, Juana Jiménez, considera ser necesario que, en el análisis de la violencia en contra de las mujeres y la misoginia, también se debe reconocer que la sociedad nicaragüense es una sociedad profundamente “desigual” desigual de derechos y que lamentablemente a nivel de políticas públicas, o sea también la violencia en contra de las mujeres se ha institucionalizado, y como mencionara anteriormente ese “simbolismo” tan grave en términos de imagen que tenemos como país, con un presidente cuestionado en términos de violencia sexual, advierte la defensora de derechos humanos de las mujeres.

“Las estructuras de poder en Nicaragua están “permeadas” por la violencia machista y un estado cuando no garantiza derechos, cuando realmente y cotidianamente hay un discurso, un doble discurso, en donde por un lado trata de aparentar que ponen en, o dan su lugar a las mujeres, pero por el otro lado sigue atropellando, sigue violando, y sigue causando daños a la vida y a la integridad de las mujeres, te toca señalar que no solamente existe la misoginia elevada a nivel de política pública, sino que hay una  práctica cotidiana y eso lo vemos desde los monitoreo, que las defensoras de derechos humanos de las mujeres hemos hecho” asegura Jiménez.

Para la activista y defensora de derechos humanos de las mujeres, Juanita Jiménez, el ensañamiento mostrado por el régimen orteguista, en contra de mujeres que forman parte de la resistencia cívica, al igual que la represión que han sufrido otras mujeres que son abogadas, doctoras, y de diversas profesiones, este ensañamiento represivo tiene su lógica y explicación en el hecho de que el mismo Ortega, es un violador de derechos de las mujeres, reitera Jiménez.

“No hay respeto, no ha habido limites, e incluso en términos individuales para garantizar la vida y la integridad de las mujeres, o sea esto no es algo ajeno, es más bien una práctica –enfatiza la integrante del Movimiento Autónomo de Mujeres-  y añade que la violación de los derechos humanos de las mujeres se ha institucionalizado con la propia figura del presidente Ortega, pero en general el machismo en una sociedad donde cotidianamente se desvaloriza el derecho de las mujeres, en donde las instituciones que se construyeron fueron prácticamente totalmente destruidas, eso indica lo que nosotras desde el feminismo hemos venido señalando de que este es un “estado misógino” de que su política gubernamental es de constante violación de la ciudadanía, pero con una gran saña hacia las mujeres” enfatiza Jiménez.

La defensora de derechos humanos de las mujeres, Juana Jiménez, señala que esta situación dramática de violencia que sufren las mujeres nicaragüenses, no es “nada nuevo” es algo con lo que se ha estado batallando desde la llegada al poder de Ortega, recordando que su primera intencionalidad fue tratar de criminalizar a las feministas y esto tiene que ver con la historia de resistencia, como es la posición de ser coherente desde el feminismo y particularmente con las organizaciones de mujeres, a las que han acompañado, a las víctimas, más allá de quienes son sus agresores, ese compromiso con las víctimas, el costo ha sido una persecución política permanente, que ha vivido el feminismo y las organizaciones de mujeres.

“Todo el modelo defensor existente de los derechos humanos de las mujeres fue decapitado, debe recordarse que como se dice “llegó el comandante a parar” todo lo que habíamos avanzado en términos de institucionalidad democrática, la participación ciudadana fue uno de los grandes logros –rememora Jiménez.
  
“Esto se puede ahora valorar mucho mejor, porque en su contexto, en otros gobiernos, uno estaba como ciudadano y ciudadana demandante, y en ese contexto no se ven esos pocos avances, pero cuando te vez en un contexto en el que la institucionalidad colapsa totalmente, en donde no hay garantía de ejercicio de ningún derecho, te das cuenta de que todos esos grandes avances o esa participación ciudadana estructurada y todos esos mecanismos de participación ciudadana que se trabajaron a lo largo de esos años, claramente se ve como se necesita volver a los cauces democráticos para que la ciudadanía pueda decidir de los asuntos públicos, puedan fiscalizar al poder público, que el ejercicio de ese poder público se deba a la ciudadanía ” puntualiza en tono añorante la defensora de derechos humanos de las mujeres.

Jiménez, señala que esa fiscalización de la ciudadanía al poder público, debe servir para velar que este poder público no esté al servicio de una familia en el poder, de un régimen que ataca a sus ciudadanos.

Juana Jiménez, reitera ser importante el retorno de los cauces democráticos en Nicaragua, porque eso permite incluso grandes temas como lo que realmente significa ser un estado laico, en donde la ciudadanía y los derechos se respetan en primer lugar, y la ciudadanía, y la religiosidad incluso sea un ejercicio de libertad plena, de conciencia, y no de “instrumentalización” concluye Juana Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres, en esta amplia síntesis de sus declaraciones en el estelar programa matinal Impacto 540, de Radio Corporación, que reproduce para sus lectores el Servicio Nicaragüense de Noticias –SNN- 
 

    

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .