Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

jueves, 28 de noviembre de 2019

La guerra soterrada de López Obrador por el poder judicial.


México / AFP - Entre todas las cruzadas que se ha propuesto en este primer año de gobierno Andrés Manuel López Obrador, hay una que se ha librado soterradamente. Al menos hasta hace dos meses. El sistema judicial, como tantos otros estamentos en México, está permeado por la corrupción.

Bajo esa premisa, en el marco de la autodenominada Cuarta Transformación, el entorno más próximo a López Obrador ha decidido acometer una limpieza que le permita, con el paso del tiempo, contar con un poder judicial más favorable, uno que eventualmente no pueda poner freno a sus reformas. Un proceso lleno de intromisiones que bordean los límites legales y de ajustes de cuentas personales y políticas.

El problema, de acuerdo a la mayoría de las fuentes consultadas –casi una decena entre miembros del poder judicial, la Suprema Corte, senadores y personas cercanas al propio presidente, que han accedido a hablar bajo condición de anonimato– no es el fondo, en cuyo diagnóstico coinciden todos, sino en las formas. 

Entre los nombres implicados en el proceso de cambio, de una u otra manera, hay cuatro que sobresalen y se repiten en todas las conversaciones mantenidas: el actual presidente de la Corte, Arturo Zaldívar; el jefe de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, el consejero jurídico del presidente, Julio Scherer, y el exministro de la Corte Eduardo Medina Mora, cuya dimisión forzada hizo saltar por los aires cualquier atisbo de sutileza en los movimientos.

El impulso para cambiar la judicatura comenzó a prepararse incluso antes de que López Obrador asumiera el poder. El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) arrasó en las elecciones de 2018 sin haber prometido reforma alguna al sistema judicial, repleto de carencias. 

No obstante, apenas llegados al poder, en las altas esferas de Morena se instaló el temor, casi la obsesión, por lo que sucedió en Brasil con la presidenta Dilma Rousseff, lo que consideran “un golpe de Estado judicial” que la apartó de su cargo. De ahí el intento por controlar la justicia.

Algunos de los barones más destacados del partido se lo han fijado como objetivo prioritario. En octubre, Monreal, presentó una iniciativa para reubicar a los jueces cada tres años para evitar el nepotismo en la judicatura, uno de los muchos vicios que corroe la impartición de justicia en México. 

“Es hora de darle una sacudida al Poder Judicial”, dijo entonces Monreal. No fue la única ocasión que Monreal ha repetido la frase. El legislador la utilizó en agosto y, más recientemente, en medio de la tormenta que desató la renuncia de Medina Mora. El senador está ultimando una reforma integral al Poder Judicial que revelará en las próximas semanas y que él considera “de gran calado”.

La urgencia de Monreal, uno de los alfiles de la Cuarta Transformación en el Legislativo, prendió las alarmas en la cúpula del poder judicial. Pero también en parte del entorno de López Obrador, que prefiere que el poder judicial se reforme desde dentro, sin una aparente intromisión del poder político. 

En la Suprema Corte de Justicia entendieron rápidamente que era mejor cambiar por ellos mismos antes que ser reformados por diputados y senadores que desconocen la judicatura. En este contexto se dio la elección de un nuevo presidente de la Corte, en enero de 2019. Arturo Zaldívar, un ministro progresista, se convirtió en el primero en el cargo que no pertenece a la carrera judicial.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .