Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Ortega irrespeta derechos fundamentales y elementales de los nicaragüenses advierte Pablo Cuevas de la CPDH.


Por Danny Pérez García / Especial para SNN - Organizaciones de derechos humanos de Nicaragua acusaron este martes al gobierno de Daniel Ortega de cometer "violaciones sistemáticas" a las libertades fundamentales, con base en más de 2.500 denuncias de personas que este año reportaron persecución, amenazas, arrestos y asesinatos atribuidos a policías y paramilitares.

“A 71 años de la declaración universal de los derechos humanos, en la Nicaragua del régimen Ortega Murillo, los hechos hablan por sí mismo, en los diferentes informes que la comunidad internacional a través de sus instancias que por excelencia “tutelan” el respeto a los derechos humanos, tanto organismos interamericanos, como organismos universales han sido categóricos en señalar el estado de las cosas en nuestro país, en cuanto la vulneración de los derechos humanos” afirma Pablo Cuevas miembro del equipo jurídico de la Comisión Permanente de Derechos Humanos –CPDH.


Cuevas, agrega durante su intervención en el estelar programa radial de la mañana Impacto 540, de Radio Corporación, que todos estos informes de organizaciones internacionales que velan por el respeto de los derechos fundamentales son “coincidentes”.

“En nuestro país, “no se respetan” derechos fundamentales, elementales, como son el derecho a la libertad, de expresarse, de manifestarse, aquí se hablan de crímenes de “lesa humanidad” se habla de un “estado policiaco” a situaciones de esa naturaleza y quisiéramos poder estar diciendo otra cosa, en este día tan especial en donde hace 71 años -10 de diciembre de 1948- la humanidad dio un paso tan importante como es la declaración universal de los derechos humanos” rememora Cuevas.

El miembro del equipo jurídico de la CPDH Pablo Cuevas, recuerda que esta organización defensora de derechos humanos, es la primera en nacer en Nicaragua, un 20 de abril de 1977 hace ya 42 años.

“La función de la CPDH era, al igual que hoy defender, promover derechos humanos, por tanto, es una organización histórica, y muchos de otros defensores de derechos humanos que están en otras organizaciones, surgieron de la CPDH, detalla Cuevas.

El defensor de derechos humanos Pablo Cuevas, continúa rememorando, afirmando que la CPDH empieza a operar como grupo a partir del año de 1974, y miembros de este grupo de antemano ya venían haciendo tareas en defensa de los derechos humanos, y añade que, a partir de 1974, se conformó una junta directiva ya constituida en 1977.
“Pero en esa época de 1997 –recuerda Cuevas- había por desgracia un contexto muy convulso, como sucede mucho en nuestra historia, estamos hablando que estaba en esa época gobernando el general de división Anastasio Somoza Debayle, y “campeaban” las violaciones a los derechos humanos.

“En la época de la dictadura de Somoza, campeaba la violación de los derechos humano, al igual que en esta época, en donde se daba culto a la personalidad de la familia gobernante, la confusión estado-partido y la carencia de transparencia en la gestión pública, era igual, igual que en esta época, había abusos de autoridad, encarcelamientos arbitrarios, allanamientos ilegales, persecución política, encarcelamiento por adversar políticamente a las líneas del gobierno, por el solo hecho de pensar diferente, y me gusta mucho usar ese término porque sencillamente así es” subraya el defensor de derechos humanos.

“En la época de la dictadura de Somoza, se dieron muchos asesinatos políticos –recuerda- y muchos de los que ahora son líderes, eran prisioneros de la dictadura somocista, por cierto, el preso número 198, como denomina el periodista Fabián Medina, en su libro al presidente Daniel Ortega, era preso político de esta dictadura, hasta que fue liberado como producto de una operación militar armada del FSLN, en la casa de José María Castillo”.

“Entonces cuando nació la CPDH, el actual presidente Daniel Ortega, era prisionero político, recuerda Cuevas, y añade que además en esa época también era prisionero político el comandante Tomas Borge Martínez, y otros líderes del FSLN, y la CPDH para eso estaba, para defender derechos humanos, identificar víctimas, defenderlos, y asumimos ese reto, porque estos en esos momentos eran víctimas de abusos, y eso lo denunciamos con energía aquí ante la población, y ante los organismos internacionales, y las instancias que en ese momento estaban.

“Nosotros hemos hablado con nuestros antecesores de la CPDH, y ellos nunca nos hablaron de que a ellos les dispararan en la época de la dictadura somocista, y a nosotros nos dispararon el 20 de abril, casi nos asesina la actual policía, recuerdo que veníamos saliendo de la Universidad de Ingeniería –UNI- cuando cayó un dispositivo policial como de unos 60 elementos de la policía y nos disparó, ahí la doctora Karla Sequeira y otros miembros de nuestro equipo jurídico, vieron caer a un joven, vieron a muchos heridos, golpeados, e insisto no recordar que nuestros antecesores en la CPDH, nos hayan dicho que la guardia de Somoza, les hayan disparado” puntualiza Cuevas.

“A nosotros nos dispararon reitera Cuevas, nosotros vimos la represión, estuvimos en medio de esta, hubo algún tipo de amenazas en esa época de Somoza, pero no la represión tan brutal tal como hemos podido observarla y documentarla en esta época del régimen Ortega-Murillo y a partir de esto, la población podrá hacer su propia valoración de quien es quien” puntualiza.

El miembro del equipo jurídico de la CPDH, recuerda que sus antecesores en la época de la dictadura somocista, trabajaron con las organizaciones de madres y familiares de los presos políticos. 

“Nosotros al igual en esta época trabajamos de cerca con estas organizaciones, y debo recordar que la CPDH fue la primera organización defensora de derechos humanos que se acercó a las madres de presos políticos de la época de la dictadura de los Somoza, y fuimos la única organización que trabajó de cerca con la señora Lidia Saavedra –madre del presidente Daniel Ortega- que era la presidenta del comité de madres de presos políticos de esa época” recuerda Cuevas.

“En esa época de la dictadura somocista, con la energía que siempre nos ha caracterizado, la CPDH, como organismo defensor de derechos humanos, denunciamos los atropellos y violaciones a sus derechos humanos, de los que eran objeto los prisioneros políticos del frente sandinista, además les asistimos, y eso es precisamente lo que hoy estamos haciendo, y es por ello que Marcos Carmona, nuestro secretario ejecutivo, siempre dice que nosotros no somos “enemigos” de ningún gobierno, nosotros somos enemigos de las violaciones a los derechos humanos” puntualiza Cuevas.

“Aquí podrán venir otros gobiernos y nosotros como organismo defensor de derechos humanos, siempre vamos a estar atentos a que se respeten los derechos humanos de los ciudadanos, porque esa es nuestra “razón de ser” -enfatiza Cuevas-  nuestra posición no es crear conflictos, no, nuestra posición es estar ahí, trabajando por intentar siempre en poner un alto a la vulneración de los derechos humanos”.
  
Pablo Cuevas, miembro del equipo jurídico de la CPDH hace una valoración de lo que significa para ellos lo que se ha denominado como un triángulo perverso, en el que se conjugan la policía, el poder judicial y la fiscalía para perseguir, reprimir y encarcelar a los opositores al régimen Ortega-Murillo.

“Nosotros siempre hemos visitado las cárceles –refiere Cuevas-  y hubo épocas en que a nosotros se nos permitía el acceso a los sistemas penitenciarios, en donde in situ nosotros verificamos el estado de respeto a los derechos humanos de los privados de libertad, igual nos permitían el acceso a unidades policiales, hacíamos gestiones hasta instancias del estado, para procurar la restitución de derechos, pero desde hace muchos años, hasta la fecha actual, con este gobierno Ortega-Murillo se nos ha obstaculizado esta función, o sea que el gobierno se ha “cerrado” a que nosotros hagamos nuestro trabajo, y ha obstaculizado nuestra función y nosotros siempre les decimos a las autoridades, que nosotros únicamente vamos a decir lo que encontremos, no vamos a atacar a nadie, vamos a decir siempre las cosas tal y cual son, realmente”  

Cuevas asegura que, si ellos en la función de sus labores como defensores de derechos humanos encuentran que, en el sistema penitenciario, o cualquier otra instancia se están respetando los derechos fundamentales de los privados de libertad, lo van a decir, pero si encuentran todo lo contrario, también lo van a denunciar, lo van a decir, que es lo que la CPDH ha venido haciendo.

“Reitero que ese es nuestro trabajo como defensores de derechos humanos, pero lamentablemente en el actual gobierno –Ortega-Murillo- hay una “carencia de transparencia” increíble, y un elemento que ha sido una constante, es en lo que refiere a que se ha fusionado el estado y el partido gobernante, no hay una situación de independencia de poderes tal y como lo mandata la constitución política de la república, en donde se habla que son cuatro poderes del estado que son independientes, pero que trabajan de manera armonizada, pero aquí se trabaja en base a “directrices” y estamos hablando de un presidente que actúa en esa línea y ahí es donde está el culto a la personalidad” lamenta el miembro del equipo jurídico de la CPDH.

“Aquí no existe imperio de la ley, advierte Cuevas y agrega que aquí la constitución dice que los jueces no deben más obediencia que a esta –la constitución política de la república- y a las leyes, eso lo que está diciendo, que ellos no deben esperar que venga un funcionario de mayor jerarquía y les diga: “vas a dar tal o cual fallo.

“En este contexto en que estamos viviendo, sucedió algo increíble, la semana pasada, en el juicio de los aguadores, en donde se supone que se sorteó el juicio, en el sistema Nicaragua, y recayó este juicio en la judicatura del juez Leopoldo, si no mal recuerdo y ya para el fin de semana, cambió de judicatura, para pasar a manos del juez Julio Cesar Arias, que se ha ensañado con sus sentencias, por así decirlo, en contra de los procesados políticos, solo debe recordarse que el juez Arias, fue el que mandó a Medardo Mairena, a purgar una sentencia de pena de 216 años de prisión” concluye afirmando Pablo Cuevas, en este resumen de su intervención, en Impacto 540, de Radio Corporación    
 

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .