Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

miércoles, 5 de febrero de 2020

Guillermo Incer: “En la UNAB hay somocistas y ateos”.


Tomado de la Trinchera de La Noticia. Este muchacho de 34 años decidió renunciar a la dirección de una oenegé para meterse de lleno a lo que llama la “bases para la construcción de una nueva Nicaragua”.  Guillermo Íncer Medina es originario de León, con una licenciatura en Ciencias Políticas y una maestría en Política Pública, es docente universitario.

En abril de 2018 decidió apoyar el levantamiento social contra el gobierno de Daniel Ortega y, desde su cargo de miembro del concejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), conversó con Trinchera de La Noticia sobre la dinámica y los puntos de vista en las negociones con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y con los partidos políticos, con quienes buscan firmar una gran coalición opositora.

¿Cuál es tu origen político?

GI: Nunca he militado en ningún partido político, ni he sido parte de las estructuras de algún partido político.  Soy de una familia clase media, mi mamá es médica y mi papá abogado.

Trabajé durante muchos años en la dirección de una oenegé enfocada en programas de asistencia social en el Caribe, renuncié a ese cargo para concentrarme en la construcción de la coalición nacional y de una opción política para salir de la dictadura.

He sido parte de la generación, que cuando ya fue joven, conoció la decadencia de los partidos políticos, nunca tuve la oportunidad de identificar a un partido político en el que me sintiera representado, ni atraído.

Decidí participar en la política a partir del estallido social, me di cuenta que era la oportunidad de construir algo nuevo y quiero ser parte de eso.
Trinchera: Pero ahora hablan con esos partidos políticos…

GI: La existencia de los partidos es imprescindible, pero las opciones de partidos políticos que he conocido hasta hoy, no me atraen, por eso participó en la construcción de algo que funcione diferente.

El problema no son los partidos políticos como tal, sino la forma en que los han conducido.

Trinchera: ¿Por qué los vinculan a ustedes con la ideología de izquierda?

GI: Eso es una campaña dirigida para hacer a un lado a la UNAB en la construcción de una nueva opción política, se ha tratado de polarizar al país en extremos de izquierdas y derechas y pretende etiquetar a la UNAB como de izquierda y específicamente como del MRS.

Hemos dicho que la UNAB es diversa, plural, no hay hegemonía de ningún grupo.
En la asamblea de la UNAB hay “contras” (de la resistencia armada de los años ’80), liberales, conservadores, hay somocistas, feministas, gente urbana, rural, hay gente atea, personas que son profundamente católicas y evangélicas.  La UNAB es plural y para nosotros eso es su mayor fortaleza.

Esa mezcla también les ha generado fuertes críticas…

GI: Hay que cambiar la mentalidad política del nicaragüense. Aquí hay sectores que solo se quieren juntarse con sus afines cuando el mérito es juntarte con quien piensa diferente y construir consenso y la UNAB ha dado un ejemplo de eso en el país.

¿Son válidas las críticas que avanza lento la hechura de una coalición opositora?

GI: ¡Qué coalición es fácil!, en ninguna parte del mundo, en ningún momento de la historia, hay que reconocer que el factor que nos hizo reunirnos fue el estadillo de abril de 2018.

Las diferencias que existían entre nosotros antes de abril no van a desaparecer por arte de magia, lo que ocurre es que ahora se han creado las condiciones para que converjamos en un objetivo común.

Esto es un proceso, nos estamos conociendo, yo nunca he platicado con Kitty Monterrey, no la conozco, en mi vida he hablado con María Fernanda Flores, nunca había estado en la misma sala con don Saturnino (Cerrato), somos de distintas generaciones y eso juega su papel.
Hay que poner en perspectiva que esto que se construye en el país es inédito en nuestra historia.

¿No se parece a la construcción de la Unidad Nacional Opositora (UNO) de 1990?
GI: El fenómeno autoconvocado es nuevo, eso es inédito en este país, la UNO al final estuvo conformada por partidos políticos principalmente.

La coalición que estamos construyendo ahorita es mucho más compleja que esa UNO, aquí hay un grupo de exiliados políticos que están pidiendo participar, la diáspora de nicaragüenses pide tener un espacio, las víctimas directas e indirectas de la represión quieren un lugar, también los grupos autoconvocados, los estudiantes, esto es más diverso de lo que existió antes.

Eso lo vuelve diferente y más complejo, porque aquí no es un antagonismo de ideologías, sino que es un antagonismo de orígenes sociales, de perspectiva de cómo se concibe la política, incluso hay un tema generacional.

¿Será más complejo definir la plataforma ya propiamente electoral con las candidaturas?

GI: Nuestra visión es que la coalición nacional no debe plantearse desde las perspectivas ideológicas de izquierda o derechas, o de cualquier cosa que este en medio.

Planteamos salir de lo viejo y reconstruir Nicaragua y en esa nueva nación caben principios comunes a cualquier pensamiento político, justicia social, preservación del medio ambiente.

¿Bajo qué bandera de filosofía política impulsarían eso?
GI: Bajo la bandera de reconstruir Nicaragua, poniéndola de primero.
¿No es complicado hablar así en un país que han definido entre liberales y sandinistas?

GI: Es complejo para quienes tienen un esquema mental bajo ese pensamiento, pero para personas de mi edad, de mi generación, eso no es complejo, para nosotros es natural entender que hay personas con diferentes formas de pensar, pero con temas en común para construir cosas nuevas.

Hemos platicado con quienes compartimos un objetivo común sin preguntarnos si somos de izquierda o de derecha.

Querer encasillar a la coalición en una ideología política, es algo que separa más de lo que une.

Cuando explicamos la pluralidad, se van cayendo esos prejuicios. En la medida que nos reunimos y platicamos, los ruidos se van disipando.

Hemos estudiado experiencias recientes de coaliciones políticas, tenemos el caso de Morena en México (Movimiento Regeneración Nacional, de izquierda) y el Frente Amplio en Uruguay (movimiento político también de izquierda), la experiencia internacional dice que inicialmente se conforman alianzas que tienen un objetivo inmediato electoral, pero que en la medida que va pasando el tiempo, se consolida la institucionalidad y se constituye una coalición permanente, el Frente Amplio de Uruguay es el más emblemático, era una alianza de partidos y ha competido en más de una elección.

¿Se disiparon todos los ruidos con la Alianza Cívica?

GI: Las relaciones entre la UNAB y la Alianza Cívica, al principio estaban muy marcadas por esos ruidos. En la medida que nos hemos venido conociendo, esos ruidos van desapareciendo, ya no se habla tanto de los conflictos entre la UNAB y la Alianza, seguimos teniendo diferencias, pero encontramos la forma de lograr consenso.

¿Y en que radican las diferencias que aún tienen?

GI: En la estrategia, en la UNAB sostenemos que debemos entrar a una negociación en caliente, forzar a Daniel Ortega a negociar, él no está dispuesto a ceder, lo que sea que vayamos a obtener de la dictadura hay que arrancárselo, en esto estamos de acuerdo, en lo que no estamos de acuerdo es en los métodos.

La UNAB plantea que esto tiene que ser mediante la lucha popular, la presencia en las calles, con movilización social, mientras en la Alianza hay más inclinación al tema de la negociación política, de crear condiciones para eso.

En las últimas conversaciones hemos concluido que el tema de la movilización social tiene que ir acompañado de una negociación política, que debemos juntar nuestras capacidades para lograr una estrategia y empujarla juntos.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .