Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

miércoles, 25 de marzo de 2020

¡Urge conformar el Comité de Salvación Nacional!


Por Douglas Salamanca.  - Como todos sabemos, en la actualidad, Nicaragua atraviesa una coyuntura muy difícil. Debemos enfrentar simultáneamente dos plagas igualmente aterradoras. La plaga del coronavirus y la plaga de la dictadura orteguista.

No se puede decir a ciencia cierta cuál de las dos pestes es mayor. Sin embargo, podemos asegurar que ambas se complementan, para nuestra desgracia. Pero no basta, obviamente con señalar o constatar ese hecho. Debemos empeñarnos en lograr que la emergencia médica sea atendida eficazmente,  pero que esta sirva a la vez para asestar un golpe demoledor a la dictadura.

Tenemos que reconocer que la crisis representa simultáneamente una grave amenaza y una gran oportunidad de luchar por nuestra liberación.

Podemos apreciar ya señales muy reveladoras, que indican contradicciones profundas al interior del sistema dictatorial. Aunque de manera muy sigilosa, se advierte que las primeras ratas empiezan a abandonar el barco.

Es de prever que colapsen, de manera secuencial, el sistema hospitalario, el sistema de salud en general, el sistema bancario, la economía en su conjunto, el sistema represivo y finalmente el gobierno.  Dicho de otra manera, la pandemia del coronavirus exige un replanteamiento audaz de la estrategia de la oposición, y de la gran Coalición en particular.

Las nuevas circunstancias introducen en el panorama político un cambio radical. Lo pertinente, en esta coyuntura, es integrar el combate a las dos plagas que nos azotan como si fueran una sola. Dicho de otra manera, sólo cabe un enfoque integrado de la situación.

En la medida en que el régimen prioriza la conservación del poder por encima de los intereses del pueblo, eso deja en evidencia su carácter anti-popular. Eso también lo hace vulnerable a la crítica. Asimismo, las acciones erráticas e inconsistentes de la dictadura ante la pandemia provocan desconcierto y desorientación al interior de sus propias filas. Eso se traduce en una mayor vulnerabilidad, que debe ser capitalizada al máximo.

Los seguidores del régimen, aun los más fanatizados y obtusos, comprenderán gradualmente que los desatinos del régimen los exponen a ellos también al peligro.  Despertarán de su servilismo y de su fanatismo cuando ellos empiecen también a enfermarse o incluso perezcan.

Todos esos factores deben ser aprovechados al máximo por la oposición, mientras se logra, simultáneamente, atraer a nuestra causa el apoyo de la población en general.

Desafiando el sentido común, el régimen se empeña en desafiar las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud, y de la Organización Mundial de la Salud. Siguen promoviendo eventos masivos, prohíben las mascarillas en los hospitales, no cierran las fronteras, ni las escuelas, etc.

Hay que entender que estas acciones no son gratuitas. Ellas responden al objetivo de mantener un esquema de control rígido sobre la población.   Para lograrlo, apelan a la represión, el chantaje, las amenazas y la demagogia. Pero esas acciones son un arma de doble filo, porque los ponen en evidencia ante el grueso de la población. 

¿Por qué la dictadura no le quita al menos los impuestos al jabón de lavar?

Es obvio que esas cosas no le preocupan, aunque, en las presentes circunstancias pueden ser de vida o muerte para una familia de indigentes.

Por su parte, la Gran Coalición ha emitido un oportuno comunicado, con 22 recomendaciones, exhortando al gobierno a asumir su responsabilidad. También la Unidad Médica de Nicaragua ha ofrecido un conjunto de señalamientos críticos y de recomendaciones excelentes. Aunque el gobierno sea totalmente obtuso y malvado, tenemos, gracias a Dios, también a personas brillantes y decididas que están de nuestro lado. Eso es una bendición, que debemos saber aprovechar.

Se le han enviado diversas peticiones al gobierno, por parte de los empresarios, del director del INCAE, de las madres de los presos políticos, y de otros sectores relevantes.

Pero es evidente que esos llamados no tendrán eco. Descabelladamente, la dictadura ni siquiera permite que los hospitales privados adquieran los kits para hacer los  exámenes del coronavirus a los pacientes que solicitan. El estado monopoliza, absurdamente, un recurso que podría salvar vidas. Sabemos que la dictadura es absolutista, y sorda al clamor del pueblo. Ella subordina la salud de la población a su objetivo supremo que es el de robar y reprimir.  

Eso crea por lo tanto un grave vacío, que debe ser llenado a lo inmediato por la oposición organizada. Urge conformar un Comité de Salvación Nacional, con el fin de cumplir las tareas que el régimen está incumpliendo. Como difundir información que la dictadura oculta deliberadamente.

Así mismo, ese Comité tendría a su cargo otras atribuciones importantes, como encauzar la inconformidad popular en contra del régimen, exigir la liberación  de los presos políticos, y exigir que se tomen medidas drásticas en contra del coronavirus.

Otra tarea importante consiste en hacer llamados a la comunidad internacional para solicitar ayuda y captar recursos que estén disponibles para auxiliar al país a enfrentar la emergencia sanitaria.

Sabemos que muchas entidades foráneas desconfían de la probidad de la dictadura para administrar fondos de asistencia económica. El Comité de Salvación se constituiría por tanto en una opción alternativa para captar esas ayudas y ponerlas a disposición del pueblo.

El comité debe estar integrado por algunos notables y también por representantes de la comunidad médica, economistas, sociólogos y otros. No conviene que lo integren empresarios con un pasado cuestionable, de alianza con el régimen,  ni figuras políticas desgastadas.

La presencia en el  Comité de personas que generan rechazo haría que la población mirara a esa entidad con suspicacia, lo cual redundaría en un fracaso de sus objetivos.

Se trata de asumir un liderazgo moral, en momentos en los cuales el país atraviesa una grave encrucijada. Si en el futuro la situación se agrava, y amenaza caer en la anarquía generalizada, ese comité podría asumir eventualmente las funciones de un gobierno paralelo y provisional.

Es importante que ese comité de salvación se constituya desde ahora, y no esperar hasta el último momento, cuando podría ser ya demasiado tarde.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .