Desde Nicaragua,cuna de Rubén Darío transmite "La Nica" la Radio de Nicaragua.: ♪SINTONIZA EN VIVO



TITULARES

domingo, 3 de mayo de 2020

El virus anda suelto en el gran mercado de Latinoamérica.


México / EFE -   En el puesto de tomates dicen que el 108 ha cerrado porque el dueño murió de coronavirus. “No, es que han bajado las ventas y no podía mantener el negocio”, cuentan sin embargo detrás de las cajas del chiles serranos. 

El de las cebollas se ajusta el bocas y, casi susurrando, dice que “no era muy limpio” y por eso Sanidad le ha cerrado el puesto.

“Lo que pasa es que se asustó porque sí esta habiendo muchos muertitos”, avisan desde el local de papas. Y al final del pasillo, mientras espera su turno para almorzar unos tacos al pastor, otro vendedor de frutas reflexiona estoicamente: “Quién sabe lo que pasó o vaya a pasar con el pinche virus. Al final de cuentas, todos vamos a ir para allá cuando diosito nos llame”.

El mercado de abastos de la Ciudad del México, el más grande de Latinoamérica, un gigante del tamaño de 250 campos de futbol, cinco veces más que la extensión del Vaticano, se ha convertido en un foco rojo en la capital, el Estado mexicano que acumula a su vez más contagios: 5000, de los casi 20.000 detectados. Las autoridades del mercado han reconocido al menos 25 casos. Dos trabajadores han fallecido y ocho están hospitalizados.

El Gobierno de la ciudad consideró al mercado desde el principio de la crisis como una actividad esencial que no debía cerrar. Desde finales de marzo, cuando México elevó el umbral de la emergencia, se comenzaron labores especiales de desinfección. Las denuncias de los comerciantes han ido aumentando durante las semanas de escalada de la epidemia. 

Este lunes, dos meses después de iniciada la crisis, se han redoblado la medidas con un dispositivo específico de detección y prevención. 400 operarios de Sanidad desplegados por las instalaciones, 10 carpas médicas, controles y señales de advertencia. Desde este lunes, un nuevo cartel gigante da la bienvenida a los vehículos que entran al recinto: “Cuidado, está usted entrando en zona de alto contagio”.

Debajo del cartel, policías armados de termómetros digitales van haciendo los controles a coches y peatones. Por encima de 37 grados, no pasan. Una pareja al volante ha superado el límite. Les mandan para atrás. “Vamos a esperar unos minutos y hacemos una segunda prueba. Hasta por el nerviosismo de que les vamos a checar les sube la temperatura”, explica el policía. La pareja vuelve a que le apunten en la frente con el sensor. 36,4. Pueden pasar.

Más grados: Un señora entra caminando: 35, 3. Un señor en moto: 36, 6. Un señor en bici, sudando, con cuatro cajas atadas con cuerdas: 33,8. Una temperatura en el terreno clínico de la hipotermia. “Debe ser del agotamiento −resume el policía− de que casi va a desmayarse. Quién sabe si ha comido hoy”.

El mercado de abastos mexicano no es solo un negocio al mayoreo. Antes de fijar en los setenta su localización actual, al oriente, el gran mercado estaba en el casco viejo de la ciudad y abastecía también las compras al pormenor. Esa tradición sigue vigente hoy con naves separadas para el comercio familiar o industrial. 

Cada día pasan por sus puertas 500.000 personas, se comercializan 60.000 toneladas de productos y cargan y descargan 70.000 vehículos. Acción las 24 horas. El mercado nunca duerme.

Acerca de " "

LA NICA LA RADIO DE NICARAGUA ES PARTE DEL SERVICIO NICARAGUENSE DE NOTICIAS (SNN)

Publicar un comentario

Comentarios en Facebook

 
Copyright © 2011-2018 (SNN)
Design by SNN | Distributed by Servicio Nicaragüense de Noticias .